Cristina Garmendia, exministra de Ciencia y presidenta de Genetrix
Cristina Garmendia en la oficina de Silo en Madrid.
Cristina Garmendia en la oficina de Silo en Madrid.

“Europa tiene un entorno financiero ineficiente para las empresas innovadoras”

Como asesora del presidente colombiano participa en la creación de Biolatam, el primer foro de bioempresas de ambos lados del Atlántico.

Cree que es el momento de invertir y aprovechar las oportunidades en Latinoamérica.

Cuando en 2011 Cristina Garmendia dejó el Ministerio de Ciencia, volvió a la presidencia de su empresa Genetrix y como socia de la firma de capital riesgo Ysios, especializada en biotecnología. Además, ejerce la consultoría en la firma Silo y asesora al presidente colombiano Juan Manuel Santos en materia de competitividad.

Pregunta. El encuentro Biolatam, ¿qué oportunidades ofrece a las empresas españolas?

respuesta. En biotecnología, como en todos los sectores de rápido crecimiento, la política de alianzas es una de las claves de éxito. Los mercados latinoamericanos ofrecen oportunidades para las empresas españolas para crecer más rápido, en mercados atractivos y de gran potencialidad. Hay que hacer una inversión específica en estos países.

P. ¿En cuáles?

“La ciencia es el futuro del país”

¿Se puede incentivar a las empresas para que hagan más I+D?

Las empresas se incentivarán si ven que a través de esta colaboración mejoran su cuenta de resultados. Está demostrado.

¿Cómo afectará el recorte de la I+D al crecimiento de la competitividad en España?

Uno de los objetivos a la hora de ajustar los recursos es preservar el Plan nacional para proyectos y de contratos. Lo que no se puede hacer es un ajuste de forma infinita. Tienen que preservarse los centros de excelencia de investigación científica porque si no lo hacemos no seremos capaces de atraer talento internacional. Siempre he defendido que la investigación tiene que ser buena, porque si es de calidad se transfiere al mercado siempre.

¿Los ajustes ponen en peligro a los centros de excelencia?

Espero que haya sido una reflexión en los presupuestos de 2014. A estas alturas, en el siglo XXI, difícilmente se puede sostener un discurso económico competitivo sin contar con un eje de I+D+i de primera línea.

Usted también recortó en el presupuesto de I+D, en contra del mensaje de que la ciencia es el futuro del país. ¿Hace alguna autocrítica?

La ciencia es el futuro del país. Comparto esa premisa. En un momento de dificultad presupuestaria era el momento de ver cómo hacíamos un sistema científico más eficiente, ajustando allí donde se podía. Cuando comenzó la crisis hubo que recortar, pero en ese momento los centros de investigación tenían una tesorería muy boyante, que les permitía financiar su actividad normal sin sufrir las consecuencias. Era el momento de tomar decisiones, como prescindir de centros fuera de España que no eran claves. Con los fondos suficientes, en los próximos años tendremos un sistema más eficiente del que teníamos. Eso siempre y cuando los recursos vuelvan a ser crecientes y con unos objetivos más claros. Soy partidaria primar la ciencia de calidad. Lo iniciamos con la acreditación Severo Ochoa para centros de excelencia.

r. Colombia, Costa Rica, Brasil, México, Chile y Perú es donde España debe prestar especial atención.

P. ¿En qué fase está en la región?

r. Hay una visión política y recursos necesarios para crear un sector eficiente. Tienen también grandes empresas que pueden ser demandantes de esas tecnologías, en sectores tradicionales como son agroalimentario, cosmética o energético.

P. ¿Hay recursos económicos?

r. No solo hay los recursos necesarios y crecientes en Latinoamérica, sino que están dispuestos a poner los que sean necesarios. Los problemas que ha habido no solo en España, sino en Europa, es que no ha sido capaz de crear el entorno financiero necesario para promover empresas de rápido crecimiento. Hoy por hoy hay un entorno financiero ineficiente en Europa. La economía europea está excesivamente bancarizada y no hay cultura para otros instrumentos como fondos de inversión o capital riesgo. El 90% de las empresas innovadoras europeas se han creado antes de 1950 mientras que en EE UU han surgido muchas grandes empresas en los últimos 20 y 30 años. No ha sucedido un fenómeno semejante a Apple o Google en Europa.

P. ¿Las empresas españolas pueden encontrar fondos allí?

r. La política de la alianzas entre las empresas españolas y latinoamericanas para explorar el mercado de la región contarán con todo el entorno necesario para crecer de forma adecuada, incluidos los recursos financieros.

P. ¿Qué busca Ysios en Biolatam?

r. Países como Colombia establecen apuestas sectoriales con las políticas necesarias, incluido el desarrollo de instrumentos de financiación. Es un momento incipiente y hay que estar para poder posicionarse. En el momento que busquemos recursos para el segundo fondo, que calculemos que será en el segundo trimestre de 2014, el fondo estará abierto a inversores internacionales y evidentemente latinoamericanos.

P. ¿Qué ocurre con la financiación de las bioempresas?

r. Evidentemente el sector de la biotecnología no está blindado ante la crisis y está sufriendo como todos los que dependen de la financiación pública por la menor disponibilidad de recursos. Pero el sector sigue creciendo. Su peso en el PIB ha pasado del 2,9% en 2008 al 7,15% en 2012. Es un buen dato.

P. En gran parte no por un crecimiento de las firmas de biotecnología, sino porque las grandes empresas de alimentación o energía comienzan a realizar bioprocesos.

r. Es uno de los cambios más potentes en el proceso de transformación productiva de España. Las grandes incorporan la biotecnología. Eso será una gran oportunidad para las pymes.

P. ¿Por qué el sector privado en España sigue invirtiendo poco en I+D?

r. Me gusta hablar de ejemplos. Cuando sale la clasificación de I+D+i y ves las compañías españolas que lo encabezan, Telefónica, Santander e Indra, no hay más que ver la correlación entre I+D+i y el éxito de las empresas. La receta es inequívoca. Las que más invierten en I+D+i ganan cuota de mercado. En España también hemos tenido un problema de interlocución entre el sector privado y los centros de investigación El responsable de I+D+i tiene que ser un miembro del comité de dirección de las corporaciones. No puede estar en el nivel 15. Es la manera de formar parte de la estrategia de las compañías.

Latinoamérica, "una salida inexplorada" para las bioempresas

“Europa tiene un entorno financiero ineficiente para las empresas innovadoras”

Hoy comienza en Bogotá el primer encuentro empresarial Biolatam, organizado por Asebio, que acoge un foro de alrededor de 250 empresas de 30 países y 15 fondos de inversión. Tras las firmas colombianas, las españolas serán las más numerosas en el evento, buscando alianzas y recursos.

“Era necesaria una feria internacional donde participaran las empresas españolas. Una salida lógica y suficientemente inexplorada para la biotecnología es Latinoamérica”, explica Garmendia, quien pertenece a un comité de expertos internacionales que asesora al presidente colombiano. Este país ha lanzado el Plan de transformación productiva. “Es un modelo muy interesante que está sirviendo como ejemplo para otros países de la región. Lo que se quiere demostrar es que a través de promover un entorno innovador, prestando atención a ciertos sectores, la economía colombiana puede hacerse más competitiva”, añade.

“Lo más interesante de Biolatam y de Colombia es que si uno trabaja en una empresa innovadora, tiene que estar en el país en este momento. Colombia ya tiene una gran presente inspirador”, asegura. Además, el país pone recursos públicos, cuenta la exministra: “Ha creado un fondo de regalías con el 10% de las ganancias del petróleo para la competitividad de las regiones. Es un gobierno que no solo tiene la visión sino que ha sido capaz de alinearla con el discurso y recursos necesarios”.

Normas
Entra en EL PAÍS