Editorial

Mensajes de fin de año de Draghi

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se despidió ayer oficialmente hasta 2014. Y lo hizo muy a lo Draghi. Es decir, con unas de cal, otras de arena y un mensaje claro y rotundo: los tipos de interés históricamente bajos –el 0,25% actual o menos– pervivirán durante bastante tiempo. Con una inflación absolutamente apaciguada, el máximo responsable de la política monetaria europea está seriamente preocupado por la solidez de la recuperación. El BCE estima que la salida de la crisis aún es frágil e irregular y que está rodeada de riesgos. De ahí la apuesta de Draghi por mantener el precio del dinero bajo mínimos. No obstante, de su última comparecencia pública antes de que finalice el año se puede aventurar que esta no es la única arma que tiene dispuesta para enderezar el camino de la recuperación. “Cuando hicimos las subastas de liquidez”, dijo, “la incertidumbre era muy elevada. Fue una medida muy exitosa y evitó más contracción crediticia debida a las dificultades de financiación de la banca. Ahora la situación es distinta”. O dicho de otra manera:cualquier nueva ronda de liquidez queda condicionada a que el dinero se destine a préstamos al sector productivo. Contundente mensaje de fin de año.

Normas