Breakingviews

Ganadores en el cártel de la UE

Las recompensas de las primeras colaboraciones en el escándalo Libor son cada vez más evidentes. Los primeros bancos que avisaron a los organismos financieros del amaño de tipos, Barclays y UBS, se han ahorrado 685 millones de euros y 2,5 millones respectivamente en multas –tras dar la voz de alarma sobre otros malhechores a la Comisión Europea–.

Los otros cinco bancos y un broker implicado en el acuerdo con las autoridades antimonopolio europeas recibieron multas reducidas por la cooperación. Pero el golpe financiero es aun así significativo. Para Deutsche Bank es de 725 millones de euros, en lugar de 958 millones.

El tratamiento suave a Barclays y puede parecer injusto, pero a los reguladores no les importará. El banco del Reino Unido pareció haber cometido un error táctico al ser el primero en confesar el intento de manipulación del Libor el año pasado. Ese fue un posible desincentivo para que las firmas tomaran la iniciativa de ir limpias a las autoridades e implicar a los rivales. Pero ahora hay claros beneficios para dar un paso adelante. Ello centrará la atención cuando la CE también examine la posible existencia de cárteles similares en áreas como las divisas y los CDS.

Sin las diversas reducciones de buena conducta, las multas totales habrían sido de 5.450 millones

Sin las diversas reducciones de buena conducta, las multas totales habrían sido de 5.450 millones de euros –más de tres veces lo que en realidad se ha impuesto–. Eso eleva las participaciones de Deutsche, Société Générale, JPMorgan y Citigroup, sobre los que no han concluido las investigaciones acerca de la manipulación de los índices llevadas a cabo por reguladores nacionales y extranjeros.

La metodología de la CE golpea a los participantes en el cártel en función de su posición de mercado en los productos amañados, multiplicado por la gravedad de su mala conducta. Eso significa que las manipulaciones de larga duración de un individuo asociado con otro de una empresa de la competencia podría generar multas paralizantes –que podrían ser de hasta el 10% de sus ingresos mundiales–. Por ahora, la CE ha cambiado el balance del dolor en el escándalo Libor a favor de los denunciantes.

Normas
Entra en El País para participar