Los visitantes chinos, los que más dinero se dejan
Tiendas de lujo en Madrid.
Tiendas de lujo en Madrid.

Del turismo de sol y playa al de 'shopping' en Madrid y Barcelona

España ha diversificado en los últimos años su oferta turística y ha pasado de una única propuesta, sol y playa, a ofrecer una gama más amplia de opciones para el turista, del low cost, al turismo cultural, pasando por el auge del shopping. Siete ciudades de seis países europeos lideran la captación del turismo de compras de visitantes extracomunitarios en Europa, de las que dos son españolas. Madrid y Barcelona compiten por atraer al turismo de shopping frente a Londres, París, Munich, Viena y Milán, un negocio que mueve unos 13.500 millones anuales en Europa y que supone el 44% de las compras que se realizan en todo el mundo.

España facturó 1.100 millones de euros el año pasado gracias a las compras realizadas por turistas extracomunitarios, contribuyendo en un 8% al total europeo. Una cifra que, según un estudio elaborado por la consultora Global Blue, podría incrementarse hasta los 1.250 millones de euros y pasar a representar un 9,3% de la facturación obtenida por el turismo de shopping en Europa.

Para incrementar la facturación del sector retail en España, la consultora aboga por reorientar las políticas turísticas hacia los visitantes que provienen de Asia, entre los que los turistas chinos son los que más gastan en las ciudades europeas con un tique de compra media que alcanza los 1.449 euros, muy por encima del ruso, el segundo de la lista, que se deja de media 682 euros.

Por detrás de China y Rusia, que controlan el 26% y 17% de la facturación mundial del shopping, un porcentaje que se eleva hasta el 46% en las siete capitales europeas, se sitúan otros países asiáticos, como Japón, Tailandia, Hong Kong y Malasia, que acumulan un 14% en conjunto, frente al 4% que representan que facturan los turistas de EE UU.

Para incentivar que el visitante extracomunitario acuda a las ciudades españolas, Global Blue propuso ayer agilizar los visados que se conceden para entrar en España a los ciudadanos chinos. “La mitad de los turistas chinos que llegan a España pasan primero por otro país europeo”, declaró ayer Luis Lorca, director general en España de Global Blue, quien recordó los avances realizados en el mercado ruso gracias a la mejora de la concesión de visados, y que en cuatro años pasó de traer a España 300.000 turistas anuales a 1,5 millones.

Además de solicitar el impulso de la administración con los trámites de visados, Global Blue reclamó ayer un impulso por parte del sector privado, tanto de las aerolíneas y aeropuertos, para mejorar la conexión aérea de España con los países asiáticos y Rusia, como por parte de las tiendas y marcas de lujo. “No es solo hablar en inglés, sino en ruso y chino. Los extracomunitarios no compran lo mismo que los europeos o los nacionales, ni tienen nuestros mismos códigos de conducta”, declaró Llorca.

Uno de cada dos euros van a Barcelona

Dentro de España, Barcelona representa el 48% del total de las transacciones que se realizan en todo el país por parte de turistas extracomunitarios, es decir, casi uno de cada dos euros se gastan en la ciudad condal, mientras que Madrid tiene una cuota de mercado del 31%.

La capital ha sido la ciudad española más castigada por la caída de afluencia de turistas en el último año y es la que menor crecimiento del número de transacciones ha tenido, un 12%, frente a la subida del 32% experimentada por Barcelona y la del 34% lograda por el arco mediterráneo. “Si te quedas quieto los demás se mueven”, afirmó Llorca en referencia a la caída de Madrid, quien aseguró que además de mejorar la conexión aérea con los países de origen de los turistas extracomunitarios, “se habla poco de turismo de shopping” y hay que promoverlo como destino. “Nos hemos quedado fuera del juego”, declaró. Pese a esto, el directivo reconoció que en tiendas del madrileño barrio de Salamanca, el 70% de las ventas son a ciudadanos extracomunitarios.

Fuera de las grandes capitales, el informe apunta al auge de Marbella y del arco mediterráneo en el turismo de compras. “Mientras que el visitante chino opta por un tour de capitales europeas o de ciudades en España, el ruso prefiere un único destino de la costa mediterránea”, comentó Llorca.

Unas preferencias que también se notan en la factura. La consultora, especializada en la devolución del IVA, apunta que el turista ruso muestra predilección por los objetos más llamativos y es reacio a comprar en los outlet, mientras que los chinos son más propensos a este tipo de establecimientos y son tendentes a negociar siempre el precio a través del regateo.

Normas