Tribuna

Papel o web, futuro por descubrir

No es fácil adivinar el futuro. Las predicciones, sobre todo en términos económicos y empresariales, no suelen ser muy certeras; y, si no, que se lo pegunten a los miles de analistas que fueron incapaces de predecir la caída de Lehman Brothers o la llegada de la crisis que todavía padecemos.

En el mundo de la Comunicación y del periodismo estamos sufriendo la tormenta perfecta pues a la crisis económica mundial se añade la crisis particular española y, a todo ello, se suma la irrupción de internet y el cambio de modelo de negocio. Como consecuencia, miles de periodistas han perdido su empleo y las empresas editoras arrastran caídas escandalosas de las difusiones y los ingresos y soportan pérdidas, año tras año, a pesar de los durísimos recortes. En la consultoría de Comunicación y en la publicidad los menguantes presupuestos de los clientes y la lucha encarnizada por la supervivencia han llevado a una guerra de precios que pone en riesgo la calidad de los servicios que prestan algunos y la dignidad de los profesionales que tienen la suerte de continuar teniendo trabajo.

En esa negra tesitura, CincoDías y Estudio de Comunicación nos trazamos el objetivo de conocer qué opinan las empresas líderes sobre el momento actual de los Medios de Comunicación, cómo está en estos tiempos la batalla -si es que existe como tal- entre papel y web y, lo más importante, cómo ven las empresas el futuro de los medios. ¿Desaparecerá el papel? ¿Cuándo?

Esta misma semana, los editores españoles de prensa celebraban su conferencia anual y presentaban el Libro Blanco de la prensa diaria 2014. En las mesas de debate, unos directores de periódicos aseguraban que el papel tiene vida para largo y otros acusaban al sector de inmovilista y de no saber ver una realidad que está revolucionando la prensa y el negocio y que es inevitable. Nuestro estudio es, por tanto, muy oportuno. No creemos que sea le respuesta, pero al menos es una opinión más que poner encima de la mesa. Eso sí, una opinión muy cualificada porque es la que tienen una muestra de las principales empresas españolas, de sus gestores y responsables de Comunicación y publicidad.

Algunos datos son muy reveladores: a día de hoy, y no necesitamos ir al futuro para constatarlo, la mayoría de los empresarios entrevistados aseguran que se informan indistintamente por la web y por el papel, pero ya hay más que lo hacen sólo en formato electrónico frente al impreso. Y son los empresarios los que más usan solo la web, frente a los responsables de Comunicación de las empresas que siguen usando más el papel. Los medios tradicionales (los periódicos de toda la vida) siguen siendo los que tienen mayor capacidad de influencia y las noticias que estos publican todavía son las de mayor impacto, pero la distancia es muy pequeña y los nativos digitales están muy cerca.

Sobre el futuro del papel, los empresarios que aseguran que lo tiene, que no son todos, creen que debe centrarse en el análisis, la investigación y la reflexión, porque la batalla por la actualidad, por la noticia la tiene perdida con la web. El 89% de los entrevistados que dan por cierta la desaparición del papel como soporte de los periódicos consideran que esto sucederá en menos de diez años. Y ese es un periodo histórico muy, muy corto.

En fin, será lo que será y, probablemente, los analistas vuelvan a equivocarse y los estudios como el nuestro sólo sirvan para mostrar tendencias y para generar debates más rigurosos. Pero lo esperanzador es que la clave de ese futuro seguirá estando en la calidad de los mensajes. Sea en el soporte que sea, lo que buscan los lectores informados, lo que buscan los empresarios y los directivos de empresas es información veraz y de calidad. El principal problema que tiene hoy la información en la web es su credibilidad, la falta de rigor en muchos casos y la poca profesionalidad. Los soportes web de los medios tradicionales cuentan con mayor credibilidad porque sus estructuras profesionales y periodísticas son mejores. Los profesionales de la Comunicación de las empresas también tienen un importante papel que jugar en ese camino del rigor y la profesionalidad. Los emisores de información empresarial pueden ayudar a seleccionar la calidad frente al intrusismo, apoyando a los medios que, sea en el soporte que sea, generan información creíble, contrastada y bien contada. Sea el futuro que sea, será inevitable y, mientras lo estemos construyendo, viviremos una época llena de dificultades, pero apasionante.

 

Benito Berceruelo es consejero delegado de Estudio de comunicación

Normas
Entra en El País para participar