"La cantidad deber ser una cifra cierta", asegura
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante su intervención hoy en la conferencia que organiza el Consejo Empresarial para la Competitividad bajo el título "España emprende y exporta".
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante su intervención hoy en la conferencia que organiza el Consejo Empresarial para la Competitividad bajo el título "España emprende y exporta". EFE

Brufau pide a Argentina "claridad en la contrapartida por YPF y cuanto más mejor"

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, ha dejado hoy claro que se siente apoyado por el consejo de administración de Repsol y, al ser preguntado por si le parecía bien la compensación pactada por YPF, ha sentenciado: “A mí cuanto más mejor (...) Lo que cobremos debe ser una cifra cierta”, y ha añadido que todo dependerá de la “calidad de la contrapartida”.

Brufau se ha referido así al principio de acuerdo sellado con Argentina por YPF, que consistiría en una compensación de 5.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros) en deuda argentina y la retirada de todos los litigios judiciales.

El presidente de la petrolera ha participado hoy en Barcelona en la presentación del informe “España emprende y exporta”, elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad, un organismo formado por las grandes empresas españolas.

Al ser preguntado al final del coloquio por si la compensación pactada con Argentina le parecía bien, ha comentado: “A mí cuanto más mejor”, pero “no hemos dicho nunca que sean 5.000 millones (de dólares)”, ha aclarado.

Brufau ha subrayado que, en cualquier caso, “lo que cobremos debe ser una cifra cierta y que en valor presente nos justifique dejar los litigios”, ya que ha recordado que la situación creada es “consecuencia de una confiscación”.

“Si en el Ciadi -Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial- pedimos algo más de 10.000 millones, tenemos que calibrar como consejo” la “calidad de la contrapartida”, ha argumentado en alusión al fin de este litigio.

Brufau ha comentado que la situación sería diferente si el pacto implicara el cobro en efectivo de “billetes verdes de la Reserva Federal” (dólares), pero ha dado a entender que, en el caso de YPF, la satisfacción o no con el preacuerdo alcanzado dependerá de la “calidad de la contrapartida”.

Al ser preguntado por si se sentía apoyado para seguir como presidente, Brufau se ha mostrado molesto por la lectura que ha hecho de la votación del consejo un diario económico.

Brufau ha remarcado que el apoyo al equipo directivo cosechó 15 de 16 votos, por lo que solo un miembro votó en contra, y se ha preguntado “cuál era la mejor forma de interpretar” el resultado de esa votación.

La compensación pactada con Argentina está muy por debajo de los 10.500 millones de dólares inicialmente reclamados por Repsol.

Repsol tiene apuntada en sus cuentas la nacionalización de YPF como “activos no corrientes mantenidos para la venta sujetos a expropiación” con una valoración, a cierre de septiembre, de 5.264 millones de euros.

Para materializarse, el preacuerdo necesitaba el visto bueno del Consejo de Administración de Repsol, algo que consiguió la semana pasada.

Junto a este aval, el Consejo ha acordado iniciar en breve conversaciones con el Gobierno argentino para buscar “una solución justa, eficaz y pronta a la controversia”, es decir, para definir los detalles y garantías de la compensación, una labor en la que estará asesorado por Deutsche Bank. 

Normas