La compañía avanza que planea despidos en su sede central
Juan Santana, consejero delegado de Groupalia.
Juan Santana, consejero delegado de Groupalia.

Groupalia vende su filial italiana y se repliega a España para ser rentable

Su consejero delegado, Juan Santana, saldrá de la compañía "a corto o medio plazo".

La española Groupalia, uno de los líderes en compra colectiva en nuestro país junto a Groupon, LetsBonus (adquirida por Livingsocial) y Offerum, repliega velas. La compañía, que en marzo de 2012 vendió sus filiales de Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia y Perú a Pez Urbano tras decidir reorientar su estrategia y concentrar sus operaciones en el mercado europeo (España e Italia), se ha desprendido ahora de su filial en Italia.

Antes de su desinversión en Latinoamérica, las filiales de América Latina representaban para Groupalia el 20% de sus ventas. Ahora, su filial italiana suponía en torno a la mitad del negocio de la corporación.

La compañía española, dirigida por Juan Santana (ex consejero delegado de Panda), ha vendido la filial a un grupo de emprendedores italianos, liderado por Andrea Gualtieri. Este fue durante un tiempo director general de Groupalia en Italia y es fundador de Desiderando.com, un sitio italiano de cupones descuento relacionado con viajes.

“Hemos vendido nuestra filial italiana porque el negocio no iba tan bien como en España y nos estaba quitando foco y recursos”, explica a CincoDías Santana. El consejero delegado de Groupalia, que no quiso desvelar los términos económicos de la operación, sí defiende que la internacionalización de la compañía “no fue un error, pero sí una estrategia muy cara”. “O tienes una operativa mundial como Groupon, con su infraestructura y su potente financiación, o te centras en el mercado que más conoces, porque salir fuera es caro, no es fácil y requiere de muchos recursos para que la gente te conozca”, insiste.

Santana asegura, no obstante, que este repliegue no lo está viviendo solo su empresa: “LetsBonus [otro de los líderes mundiales] acaba de vender su operativa en Corea y ya le quedan pocos países”.

Groupalia ha decidido centrar sus recursos en sacar adelante su negocio en España, donde la compañía “va muy bien”, sostiene Santana. El directivo explica que actualmente cuenta aquí con casi cuatro millones de usuarios y más de 8.000 socios colaboradores, “además de un gran reconocimiento de marca”.

Fuentes financieras señalaron a Hemerotek que el repliegue de Groupalia ha estado motivado por la presión de los accionistas para reducir deuda y equilibrar la compañía, cuya facturación anual, según estas fuentes, supera los 100 millones de euros, pero no logra encauzar su rentabilidad. ¿Es cierto, les han presionado? “Como todos; nuestros accionistas no son distintos a los de otras empresas, pero yo no le echaría la culpa a ellos”, continúa Santana, que defiende que las compañías se tienen que sostener por sí mismas y deben tener un modelo de negocio que se lo permita.

El directivo afirma que están cerca de alcanzar el break even en el conjunto de 2013 y asegura que Groupalia cuenta con todo el apoyo de sus accionistas actuales: Caixa Capital Risc, Nauta Capital, los fundadores de Privalia y fondos de EE UU Index Ventures, General Atlantic e Insight Venture Partners. En dos años ha conseguido más de 30 millones de euros de financiación, según el citado medio.

La decisión de vender la filial italiana y centrarse en España va a tener otros efectos colaterales. Para empezar, habrá despidos. Groupalia está definiendo en estos momentos con qué recursos se queda, “pero habrá una reducción de personal”, que afectará a la sede central de la compañía. Los recortes, según Santana, impactarán sobre todo en las personas “que tienen funciones en servicios centrales que se apalancaban sobre el hecho de que la compañía estaba en Italia y España, y que ya no tienen sentido en el contexto de una compañía más pequeña”. Groupalia, que es reacia a dar datos corporativos, cuenta que actualmente tiene una plantilla de unos 200 empleados.

Cambios en la cúpula directiva

Los cambios estratégicos de Groupalia tendrán otro efecto añadido: la salida a corto o medio plazo de su actual consejero delegado, Juan Santana. “Mi rol en la compañía no tiene mucho sentido en el medio plazo”, reconoce a este periódico el propio directivo, que se incorporó a la empresa en mayo de 2012. Santana asegura, no obstante, que antes de dejar la compañía ayudará a Groupalia a definir su plan de negocios en España tras los cambios, “aunque el foco del mismo no va a cambiar: ofertas permanentes de distintas categorías y la apuesta por el móvil, que es algo clave para la compañía”.

En este sentido, el directivo apunta que actualmente más del 45% del tráfico les llega a través de dispositivos móviles y más del 25% de sus ventas se producen a través de estos terminales.

Respecto a la anunciada salida a Bolsa para financiar el crecimiento de la compañía –algo que ocurriría antes de 2016, según anunció el grupo en mayo de 2012–, queda descartada. “La compañía es demasiado pequeña para planteárselo”, relata Santana.

Normas
Entra en El País para participar