Sony reconoce que tendrá problemas de abastecimiento
Jugadores de PS4.
Jugadores de PS4.

PS4 versus Xbox One, ¿cuál reinará en España?

Dos no pelean si uno no quiere, pero este no ha sido el caso. Tan solo una semana después del lanzamiento de la Xbox One, aterriza en España la nueva consola de Sony. La PS4 se estrena hoy en 20 países después de que el pasado 15 de noviembre debutara en EE UU y Canadá, donde en 24 horas vendió más de un millón de dispositivos, la misma cifra que Microsoft vendió en 13 países de su nuevo terminal.

La batalla comercial entre las dos consolas de nueva generación arranca justo en la antesala de la temporada navideña y con el precio de ambas como uno de los factores determinantes para la elección del usuario, en un país de tradición pro PlayStation. La nueva consola de Sony cuesta 399 euros, 100 menos que su competidora estadounidense, algo que recalcó ayer James Armstrong, consejero delegado de Sony Computer Entertainment España (SCEE) y vicepresidente del sur de Europa, al asegurar que la empresa “ha hecho un gran esfuerzo para lanzar una máquina a un buen precio”.

Armstrong reconoció que la PS4 se va a agotar en los primeros días a la venta en España, “no tendremos tantas como nos gustaría. El lunes estarán agotadas y faltarán consolas hasta bien entrado 2014”, declaró, si bien no precisó cuántas tendrá disponibles Sony para el lanzamiento. Con todo, para evitar el desabastecimiento, la compañía realizará desde China envíos semanales en aviones hasta Reyes. “He luchado mucho para que España tenga el máximo número de unidades posible”, afirmó el directivo.

Marcando distancias frente a su competidor, Sony tampoco ha querido hacer público cuánto dinero ha destinado a la campaña de lanzamiento de la nueva PS4 pero Armstrong reconoció que “son muchos millones de euros de inversión en marketing de aquí a marzo” y destacó que está más enfocada a la televisión y a internet.

Una inversión que Sony espera ver recompensada por las ventas. Así, confía en vender más de 500.000 dispositivos de la nueva consola en los primeros 12 meses a la venta en España, una cifra muy superior a los 17.000 comercializados en el primer año a la venta de la PlayStation, hace ahora 18 años. La compañía, que ha vendido ya 70 millones de PS3 en todo el mundo, confía en cerrar su ejercicio fiscal, en marzo de 2014, con un total de cinco millones de dispositivos de nueva generación comercializados.

En su estreno, la PS4 está acompañada por un total de 26 juegos, entre los que destacan títulos como Killzone: Shadow Fall o Knack, pero que ha sido calificado de escaso por el sector tecnológico frente al de la Xbox One, con más títulos en exclusiva. De todos ellos, un 90% se podrá jugar también en la PS Vita, lo que permitirá a los consumidores de menos de 30 años tener “una oportunidad de jugar fuera del salón”. Para ellos, Sony lanzará próximamente un pack especial que incluirá las dos consolas. Al mismo tiempo, la compañía cree que la nueva consola es además una oportunidad para volver a captar a “los jugones mayores”, aquellos usuarios de entre 30 y 40 años que un día dejaron de jugar.

Unos jugadores que tendrán que comprar aparte la cámara y que deberán suscribirse a PlayStation Plus, el servicio de pago que da acceso a juegos gratuitos cada mes. Con todo, los jugadores españoles tendrán que esperar hasta finales de 2014 o principios de 2015 para la gran apuesta de Sony, el juego en la nube.

El consejero delegado de SCEE reconoció ayer que el fabricante japonés ha cometido algunos fallos, “después del éxito de PS1 y PS2 fuimos arrogantes y cometimos algunos errores”, declaró para después asegurar que “hemos tardado en sacar la nueva consola. Se tenía que haber lanzado hace dos años”, después de que la PS3 llegará a las tiendas en 2007.

A la espera de conocer nuevas cifras de ventas de PS4 y Xbox One, Armstrong declaró que la nueva generación de consolas ha llegado para quedarse y que “no solo van a sobrevivir, sino que van a tener un éxito notable”, después de una época en la que Nintendo fue el líder del mercado con la Wii. “Los jugadores quieren contenido y parece ser que la demanda de juego se va a consolidar mucho más en PlayStation y Xbox”, concluyó.

Normas
Entra en El País para participar