Reclama que se fomente los planes individuales y colectivos dentro de las empresas
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

La OCDE pide a España que “vigile” la pobreza de los nuevos pensionistas

La vivienda eleva un 30% la renta de los mayores españoles

Los trabajadores con salarios medios serán los más perjudicados

La treintena de países más industrializados del mundo agrupados en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) hizo ayer público su informe Panorama de las pensiones 2013, en el que introdujo un capítulo especial sobre la reforma de la Seguridad Social en España.

En este apartado, la OCDE considera que el factor de sostenibilidad que introducirá el Gobierno en su reforma y que vincula la cuantía de las nuevas pensiones de jubilación a la esperanza de vida de los futuros pensionistas –a partir de un año por determinar que podría ser el 2019– “reparte mejor los riesgos entre generaciones;y da razones fundamentales para el ahorro”.

Dicho esto, el organismo internacional también lanza una advertencia a España derivada de la implantación de este nuevo factor de sostenibilidad. En su opinión “incrementará la incertidumbre” entre los futuros pensionistas en cuanto a la cuantía de sus prestaciones. Y esto puede resultar “particularmente relevante” entre los trabajadores con menores ingresos. Por ello, la OCDE considera que sería “importante” que España “vigilara cuidadosamente” la pobreza entre los futuros pensionistas.

No obstante, este informe pone de manifiesto que los estándares económicos de vida medios de los mayores de 65 años en España son ahora “relativamente altos” ya que representan el 86% de la renta media disponible del total de la población total, lo que se encuentra en la media de la OCDE.

Además destacan que España ha logrado una “reducción sustancial” de la pobreza entre los más mayores entre 2007 y 2010, pasando de afectar del 21% al 12% de la población de más edad en dicho periodo. Durante estos mismos años la tasa de pobreza de los mayores en la media de la OCDE también se ha reducido del 15,1% al 12,8%, con lo que España ya se sitúa en este promedio.

El alivio de la vivienda

Es más, este informe hace una precisión más respecto a la situación económica de los pensionistas españoles. Según sus consideraciones, el nivel de vida de las personas mayores está también condicionado por otras circunstancias distintas a la cuantía de su pensión. Sobre todo se refiere al régimen de tenencia de la vivienda. Lo normal, constata la OCDE, es que los mayores sean propietarios de sus viviendas porque ya han terminado de pagar sus hipotecas, “y eso supone muchos menos costes que hacer frente a un alquiler”. Así, si se descuentan los beneficios económicos derivados de vivir en una casa que ya está pagada, la renta disponible aumenta considerablemente y contribuye a disminuir los niveles de pobreza. En el caso español, la OCDE calcula que el 90% de los mayores de 65 años tienen su vivienda ya pagada, por encima del 76% de la media de los países de esta organización. Es más, calcula que esta circunstancia en España, reduce la tasa de pobreza de los mayores de 65 años a menos de la mitad y su renta disponible aumenta alrededor de un 30%. Este último efecto es el más alto observado en los países de la OCDE.

Prestaciones más bajas en el futuro

En general, este informe alerta también de que las pensiones de jubilación futuras en los países desarrollados serán más bajas que las actuales; y que los trabajadores con salarios medios sufrirán esta merma más que el resto.

El análisis de esta organización recuerda que en la mayor parte de los países hay pensiones mínimas garantizadas para quienes ganan menos;mientras que los que han tenido más ingresos pueden completar su pensión pública con otras privadas. Pero son aquellos con salarios medios los que más riesgo tienen de no conseguir una renta suficiente tras su jubilación.

En este escenario, la OCDE considera “importante” que se fomenten los sistemas privados de pensiones a través de planes individuales y colectivos en las empresas. Aunque admiten que estos sistemas han estado sometidos a mucha presión en los últimos años “por el clima de desconfianza hacia el sector financiero”. Aun así, destacan que en países como Dinamarca y Holanda, con una “gestión prudente y efectiva” han dado buenas rentabilidades.

Normas
Entra en El País para participar