Sube más de un 32% desde principios de año
Logotipo de la consola Xbox One en la sede del Nasdaq en Nueva York.
Logotipo de la consola Xbox One en la sede del Nasdaq en Nueva York. Reuters

Nasdaq, el 4.000 a las puertas, ¿nueva amenaza de burbuja tecnológica?

Avanza con el tirón de grandes valores como Google, Microsoft, Yahoo y Amazon

El mercado más moderno del mundo vuelve a volar. En línea casi a como lo hacía en el año 2000, en plena burbuja del puntocom. No es para menos. El Nasdaq Composite cerró la sesión del viernes en 3.991,65 puntos tras haber alcanzado durante la semana los 3.994 puntos. Los 4.000 puntos están a un pequeño paso, una cota que no marca desde el año 2000.

Eso sí, aún está lejos de los 5.048 puntos alcanzados en marzo de 2000, su récord histórico. Una cota desde la posteriormente se despeñó hasta los 3.000 puntos a final de ese mismo año. Para llegar a los 5.048 puntos, todavía debería subir en torno a otro 26%.

En cualquier caso, mantiene una racha alcista imparable que devuelve los recuerdos a los momentos de la burbuja. Desde principios de año, el Nasdaq acumula una revalorización superior al 32%, por encima, por ejemplo, del Dow Jones, que gana un 22,5% y registra también máximos históricos. La política monetaria de la Reserva Federal de EE UU también ha acompañado a estos rallys.

El Nasdaq se está viendo beneficiado por el fuerte tirón de empresas como Google, que acumula una subida desde enero del 45% que ha llevado a sus acciones a superar la cota de los 1.000 dólares. Microsoft gana un 40% ante la próxima llegada de un nuevo consejero delegado que sustituya a Steve Ballmer; Amazon sube un 48% favorecida por la expansión del comercio electrónico; mientras Yahoo se ha disparado un 83% desde enero bajo el mando de Marissa Mayer, que bajo su mandato los títulos de la histórica firma de internet ha superado la oferta de 34 dólares que ofreció Microsoft en la opa presentada hace más de un lustro.

Activision, Adobe, Applied Materials, Priceline, Sandisk, Micron Technology, Netflix… acumulan revalorizaciones que hace muy felices a sus accionistas.

Entre los grandes grupos, sólo eBay y Apple registran leves caídas anuales en su cotización.

En este contexto, en la prensa estadounidense y en los círculos financieros de Wall Street ha vuelto a salir la temida palabra burbuja. Más de uno se pregunta ya si las empresas tecnológicas están sobrevaloradas, tal y como sucedió en el año 2000.

La CNBC apuntaba esta misma semana que empresas como Netflix y Tesla presentan signos de exuberancia similares a las que alcanzaron compañías como eToys y Pets.com, dos símbolos de la época de la burbuja del puntocom.

Frente a esta posición, The Wall Street Journal advertía de que el mercado ha cambiado mucho desde el año 2000. El diario indicaba que el Nasdaq está ahora dominado mayoritariamente por empresas rentables, indicando que nombres como Pets.com se han ido, siendo sustituidos por grupos maduros, capaces de generar una fuerte tesorería y de pagar millonarios dividendos, como Microsoft, Cisco Systems y Apple.

No obstante, hay situaciones que recuerdan mucho a la burbuja, como por ejemplo la salida a Bolsa de Twitter, que pese a ser una empresa que no gana dinero, vio como sus acciones se disparaban un 73% en su debut en el New York Stock Exchange (NYSE) hace apenas unos días. Tras fijar un precio de OPV de 26 dólares, la popular red de microblogging superó los 50 dólares en los primeros compases de la cotización. Ayer, tras dejarse más de un 2,5%, cerró en 41 dólares.

Normas