Las grandes compañías confían en los mercados exteriores para crecer
Un monitor en la Bolsa de Madrid muestra el valor de la prima de riesgo en algunos países de la zona euro
Un monitor en la Bolsa de Madrid muestra el valor de la prima de riesgo en algunos países de la zona euro EFE

¿Cómo creen las grandes empresas del Ibex que les irá en 2014?

Los directivos ven luz al final del túnel, pero lo toman con prudencia ante las incertidumbres

Las estimaciones apuntan a una leve mejoría gracias los ajustes y al crecimiento exterior

¿Está saliendo España de la crisis? Los últimos datos disponibles parecen decir que sí, que la economía española ya ha retornado a la senda del crecimiento. ¿Quiere decir esto que las cuentas de las empresas volverán a dar alegrías? Es posible. Los datos se toman con cautela entre los directivos de las principales empresas españolas, entre otras cosas porque un tercer desplome de la economía del país el año que viene (como en 2009 y 2012) sería muy difícil de digerir. Pero los datos y las previsiones marcan al menos unas estimaciones de cierre algo más positivas, aupadas en todo caso por los continuos esfuerzos de buena parte de las empresas de sacar su negocio fuera de España

Es el caso de Inditex. Sus responsables no dan datos oficiales al respecto del cierre de año y sus trimestres no se cierran a la par que el conjunto del Ibex 35 porque sus cifras están muy sujetas a las temporadas de lanzamientos textiles y rebajas. Sin embargo, en septiembre ya daban alguna pista sobre su posible rendimiento a corto plazo: “En el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 14 de septiembre de 2013, las ventas en tienda a tipos de cambio constantes han crecido un 10%”. “Llevan muchos trimestres consecutivos creciendo en ventas y nada hace pensar que no vayan a seguir así”, detallan desde el sector.

¿Crecerán por eso en España? Probablemente, el país no sea su principal palanca de crecimiento. En España, la debilidad del consumo interno y el hecho de que solo inauguran tiendas emblemáticas en lugares determinados y las aperturas se realizan fuera, en Estocolmo, en París o en Seattle, no por desconfianza sino porque su capilaridad en el país de origen es mayor. La apuesta por mercados fuertes en los que su presencia es menor mantendrá posiblemente sus cuentas en positivo.

Una línea muy parecida seguirá Telefónica, que confirmó en su presentación de resultados del último trimestre que “recuperaba el crecimiento” y que está “cumpliendo antes de tiempo sus objetivos del año” en términos de incremento de los ingresos y de reducción de la deuda.

Fuentes financieras apuntan que, si bien el efecto de los tipos de cambio penaliza en cierto modo su actividad fuera de España, el crecimiento orgánico que están experimentando viene de Europa y Latinoamérica. Este continente supone ya el 51,1% de los ingresos de Telefónica y en el ebitda representa el 48,8%. Estos países y su fuerte presencia en Alemania y Reino Unido son las grandes esperanzas de crecimiento.

Para las constructoras, la expectativa también está más allá de las fronteras españolas. Los presupuestos son aún restrictivos y con la obra pública en España cayendo en picado, las empresas como ACS, Sacyr, OHL, Ferrovial o FCC se ven obligadas a “intensificar sus labores de internacionalización” para crecer, explican fuentes cercanas al sector. Los países objetivo para estas compañías son Estados Unidos, Canadá, el plan de obra industrial de México, la apertura de Brasil a la licitación de obras por compañías extranjeras, el norte de África u Oriente Próximo. En la otra cara de la moneda, la incertidumbre ante la última y quizá definitiva reestructuración del sistema energético y de la retribución de las renovables puede tener un impacto serio en las cuentas de estas compañías que diversificaron hacia el sector eléctrico.

Es el caso, por ejemplo, de Acciona. Las medidas de reforma del sistema eléctrico aprobadas en 2012 y 2013, que colocan un impuesto a la generación eléctrica, un canon a la energía hidráulica, un nuevo marco retributivo a la energía termosolar y otras revisiones, han supuesto un impacto de 137 millones de euros en los nueve primeros meses del año, según explicó Juan Muro Lara, director general de desarrollo corporativo de Acciona.

La empresa hizo, a principios de año, una estimación de entre 160 y 170 millones de euros de impacto total de estas medidas para el conjunto del año, que sin duda será “escasa”, afirman fuentes del sector, sobre todo si finalmente se aprueban nuevas medidas de recorte a las energías renovables. La actividad de la filial Acciona Energía se verá “obviamente condicionada” por el balance de estas decisiones, en una “medida no evaluable en este momento”, afirmaron en la presentación de resultados del tercer trimestre.

En este sentido, también Iberdrola está llevando a cabo una política de moderación de las inversiones por la incertidumbre regulatoria. A lo largo de los nueve primeros meses del año, el grupo obtuvo una cifra de ventas de 24.216,8 millones de euros, un 4% menos que en el mismo periodo del año anterior. Estas cuentas vinieron muy condicionadas por “un entorno operativo complejo caracterizado por la difícil situación macroeconómica a nivel internacional, que se concreta en la debilidad de la demanda de electricidad y gas en la eurozona y el efecto de las recientes modificaciones regulatorias y fiscales”, afirmaron desde la compañía. En esta línea, Iberdrola afirmó que “ha sufrido un impacto de 1.010 millones de euros en el ebitda hasta septiembre por las reformas regulatorias en España y Reino Unido”. En el país, el impacto ha sido de 503 millones de euros y los tributos impuestos a todos los negocios en los que opera la eléctrica ya ascienden a casi 800 millones de euros, más del doble que en los nueve primeros meses de 2012.

Esta incertidumbre afectará sin duda a los presupuestos del año que viene. Iberdrola presentará en febrero una revisión estratégica para adaptarse al nuevo escenario basado en la moderación de las inversiones.

El hecho de estar menos expuesto a las energías renovables quizá sea la clave para que Gas Natural esté más protegido de cara al riesgo regulatorio. En sus previsiones para los próximos años, la empresa asegura que “tiene capacidad para reducir el impacto regulatorio a través del plan de eficiencia”. “Las dinámicas de mercado y nuestro posicionamiento en gas y Latinoamérica nos proporcionan oportunidades de crecimiento”, afirman.

Vista general del panel del IBEX 35, principal indicador de la bolsa española. EFEArchivo
Vista general del panel del IBEX 35, principal indicador de la bolsa española. EFE/Archivo EFE

Mapfre

Acceso a nuevos mercados

La aseguradora Mapfre mantiene el objetivo de alcanzar los 26.000 millones de euros de ingresos a final de año que enunciaron en la última junta de accionistas. Fuentes de la compañía confían en sortear “las dificultades, gracias al importante esfuerzo en innovación y eficiencia” y la reciente “reestructuración de la compañía”, que busca precisamente “fortalecer la presencia de Mapfre en sus mercados y entrar en nuevos países”.

Para el año que viene, si se mantiene la recuperación en España, “se puede esperar que la actividad del grupo también mejore en la misma línea”. Mapfre no prevé destrucción de empleo en su grupo.

Jazztel

Crecer por encima del 10%

La compañía de telecomunicaciones Jazztel es una rara avis en el conjunto de las empresas del Ibex, porque es de las pocas que aporta datos concretos sobre sus previsiones a corto plazo. Para el cierre del año, la estimación de ingresos “está entre 1.000 y 1.025 millones de euros, lo que representa un 11% de crecimiento frente a 2012”, afirmaron. Del mismo monto es el incremento previsto para 2014, cuando esperan “alcanzar unos ingresos de entre 1.100 y 1.150 millones de euros, es decir, una subida del 11% respecto a nuestras estimaciones para 2013”, como ya avanzaron en su plan de negocio. La buena tasa de captación de clientes tanto en líneas de móvil, donde ya rozan el millón de usuarios, y de banda ancha fija sostienen estos pronósticos. Para 2014, la empresa espera tener entre 1,575 y 1,6 millones de clientes de banda ancha, un 10% más de lo esperado al cierre de 2013. Esperan crear empleo.

Mediaset

Pendientes del mayor consumo

El director financiero de Mediaset España, Javier Uría, señaló, respecto al cierre de 2013, que, “a pesar de la mejora relativa de los ingresos publicitarios a lo largo del año, sobre todo en el mes de octubre, esta tendencia no será suficiente para evitar que en el acumulado anual se produzca un descenso” respecto al mismo periodo del año anterior.

Uría reconoce que están “trabajando en los presupuestos para 2014, pero la poca visibilidad inherente al mercado de publicidad en TV hace muy difícil cualquier tipo de predicción incluso a corto plazo, especialmente en los momentos de cambio de ciclo como ocurre en la actualidad”. Uría apunta a que “de manera genérica, sin embargo, cabe decir que si el consumo se recupera a través de una mejora en el empleo (estamos hablando de una subida del PIB del 2%, quizá inferior) se podría pensar en un mercado publicitario al alza”. No creen que exista creación de empleo en su empresa.

Bankinter

A por más clientes y negocio

Desde la entidad financiera apuntan que al cierre del tercer trimestre de este año han obtenido “un beneficio neto de 155,8 millones de euros, un 115,5% más de lo obtenido en la misma fecha de 2012”. En consecuencia, “esa será la tendencia para el conjunto del ejercicio”, afirmó el banco.

Estas grandes cifras son resultado en parte de la comparación con el ejercicio 2012, “uno de los más duros para todo el sector financiero, pues las entidades tuvimos que hacer frente a fuertes exigencias de provisionamiento y recapitalización, en función de nuestra exposición a los activos y créditos inmobiliarios”. Bankinter resaltó que fueron “una de las dos únicas entidades que obtuvo un beneficio positivo el año pasado en España después de haber realizado la totalidad de las provisiones”. Estos datos le permiten afrontar “2014 con el optimismo de una leve mejoría de las perspectivas y la actividad económicas”. Bankinter apostará por captar “más clientes y más negocio en un entorno como el actual, todavía inmerso en un proceso de consolidación y reestructuración sectorial”. La entidad está cómoda con el tamaño de su plantilla.

Ebro Foods

Digestión de las compras

La alimentaria prevé que las ventas del grupo “se mantengan planas respecto al ejercicio 2012, en 2.048,4 millones”, por el “cambio de perímetro del grupo tras la venta de la marca No men y otras menores, condición impuesta por Competencia para la adquisición de los negocios arroceros de Sos (ahora Deoleo)”. Para el presupuesto del año que viene, la empresa afirma que “esperará a conocer cómo van a ser los precios de las materias primas”. La empresa mantendrá el empleo. El crecimiento de la plantilla estará “supeditado a la posible incorporación de nuevos negocios”.

Normas