La jornada anual de la Confederación de Directivos y Ejecutivos de España
La hora de liderar la recuperación económica

La hora de liderar la recuperación económica

La relevancia de las nuevas tecnologías y la innovación en general fue un tema recurrente

Los directivos destacan los buenos datos del sector exterior y la vuelta de la confianza inversora

Ya se respira un nuevo aire. España se encuentra en los inicios de la recuperación económica y el papel de los directivos, su liderazgo y su capacidad de innovar y de abrirse a nuevos mercados serán decisivos para consolidar la nueva tendencia. Ese fue el diagnóstico en el que coincidieron destacados líderes empresariales y políticos que intervinieron el pasado jueves en la jornada anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). “La economía española comienza a dar señales claras de estabilidad y de recuperación incipiente”, afirmó el presidente de la entidad y del grupo La Caixa, Isidro Fainé, ante los más de 1.500 ejecutivos reunidos en el Palacio de Ferias y Congresos.

Las perspectivas positivas de crecimiento, los buenos datos del sector exterior y la vuelta de la confianza inversora son, según Fainé, señales de que España está en el camino correcto. El directivo aseveró que los exportadores son el principal pilar sobre el que se está forjando la recuperación y consideró que ello es una clara demostración de lo mucho que ha mejorado la competitividad de las empresas españolas en este último año.

“En KPMG percibimos la vuelta del interés inversor y no solo animado por el precio de nuestros activos”

Hilario Albarracín, consejero delegado de KPMG España

Al mismo tiempo, destacó que las medidas para corregir los desequilibrios de la economía, la reducción del déficit público, “la fuerte reestructuración bancaria acometida, que no la ha hecho ningún país del mundo”, el “doloroso proceso de devaluación interna”, el ajuste de precios, de salarios y de márgenes y la corrección del déficit comercial exterior fueron esfuerzos fundamentales para que volviera la confianza. “Como consecuencia de ello, se fortalecen las expectativas de mejora económica y el apetito inversor está aumentando”. Claro que también hay serios retos pendientes. El máximo responsable del grupo La Caixa subrayó la necesidad de que la economía vuelva a generar empleo, un reto del que será decisivo para el crecimiento.

Fainé recordó que en el tercer trimestre de 2013 el empleo aumentó en 40.000 personas, “uno de los incrementos más altos de los últimos años”, pero matizó que para encontrar una solución viable y duradera es preciso que todas las fuerzas políticas, los sindicatos, los medios de comunicación, los empresarios y los ciudadanos en general vayan en una misma dirección. Sin obviar las fuentes de incertidumbre y los retos que la economía aún tiene por delante, Fainé señaló que lo que determinará el éxito es la existencia de emprendedores, “de personas comprometidas, perseverantes, con visión realista, con energía, con sentido de responsabilidad social, con dotes de liderazgo y con capacidad de asumir riesgos pero también fracasos”.

El presidente de Telefónica, César Alierta, se mostró convencido de que, en el campo del liderazgo, España cuenta con un gran capital. Alierta aseveró que los directivos españoles son el mejor activo y la mayor fortaleza del país. “Son los mejores del mundo”, proclamó durante su intervención, en la que defendió el papel de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como impulsoras del crecimiento.

La relevancia de las nuevas tecnologías y la innovación en general fue un tema recurrente a lo largo de la jornada. En ello hizo hincapié el consejero delegado de Huawei para España y Portugal, Walter Ji, quien reveló que la multinacional china dedica cada año un 10% de su presupuesto a investigar y desarrollar innovaciones. En una mesa de debate sobre las nuevas formas de vender, el presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, aseguró que las nuevas tecnologías “han cambiado el perfil del consumidor” y destacó la importancia creciente de las ventas por internet.

La presidenta de Siemens en España, Rosa García, afirmó que la innovación es la clave para el desarrollo.
La presidenta de Siemens en España, Rosa García, afirmó que la innovación es la clave para el desarrollo.

El expresidente del Gobierno, Felipe González, fue el protagonista de la segunda sesión de la jornada, con la consigna de “¿hacia dónde va el mundo?”. González advirtió de que Europa está tocando fondo y con un tono menos optimista, dijo no atreverse a vaticinar cuándo podrá salir de ese fondo. “No veo políticas europeas ágiles para que la recuperación llegue a la gente, que se cree empleo, una dimensión de la crisis que me parece la más importante”. González subrayó la necesidad de aumentar la productividad por hora de los trabajadores en lugar de buscar una mejora de la competitividad a partir de menores salarios. El expresidente propuso que se liguen las dos terceras partes del salario a la productividad por hora de trabajo y rechazó el contrato único. Defendió una legislación flexible que deje que los contratos se adapten a lo que demande el empresario en cada momento y para cada puesto.

El consejero delegado de KPMG en España, Hilario Albarracín, coincidió con el resto de los directivos en que el país está superando el temporal. “En KPMG percibimos la vuelta del interés inversor y no solo animado por el precio de nuestros activos”. Albarracín consideró que el impulso de los directivos por salir al exterior ha sido clave. “El reto es que no sea una estrategia temporal para compensar la caída de la demanda interna”.

A la hora de describir el papel que deben asumir los altos ejecutivos, el presidente ejecutivo de ManpowerGroup, Raúl Grijalba, fue claro: “Debe ser un maestro de la estrategia, estimular el talento, generar relaciones colaborativas y ser un agente del cambio”.

En un panel sobre percepciones y realidades en España, la presidenta de Siemens España, Rosa García, afirmó que la crisis propició la vuelta de los estereotipos. “El 83% de los británicos y el 77% de los alemanes piensan que España no es un país moderno”. García señaló que se trata de adjetivos que ponen quienes emiten juicios sin estar informados. “Cuando los estadounidenses tienen que mandar a sus hijos a una escuela de negocios, los mandan a España y cuando en el extranjero necesitan una empresa que construya un puente, van a buscar a una española”. García animó a los gestores a alejarse de los tópicos y a centrarse en las estrategias a seguir para lograr el éxito sostenible, para lo que es fundamental la innovación, “pensar qué pueden hacer distinto para crear un cliente fan”.

La directora del diario Expansión, Ana Isabel Pereda, tuvo palabras de elogio sobre el trabajo que los altos ejecutivos han hecho para capear la crisis: “Se convirtieron en verdaderos embajadores de la Marca España”. En la misma línea, el director de Cinco Días, Jorge Rivera, coincidió con el presidente de Telefónica sobre la gran calidad de los líderes empresariales de España. Rivera afirmó que hay varios elementos que invitan al optimismo, como el cambio de discurso que percibe en los directivos. “Antes todas las conversaciones giraban en torno a cómo ajustar y ahora el tema es qué hacer para mejorar los ingresos”.

“Lo peor sería tener empresas administradas y no lideradas”

El presidente de CEDE, Isidro Fainé.
El presidente de CEDE, Isidro Fainé.

En su discurso de clausura de la Jornada 2013 de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, el presidente del grupo La Caixa, Isidro Fainé, aseguró que un directivo debe estar preparado para situaciones “que ni puede imaginar” y tener en cuenta que el cambio es el único principio de gestión incontestable. “Lo peor que nos puede pasar es tener empresas administradas en lugar de lideradas”.
El máximo responsable de La Caixa afirmó que un líder no administra ni se limita a mantener sino que innova y desarrolla. “Tiene la vista en el horizonte. Pone en tela de juicio la situación de las cosas y es él mismo, un original, no una copia hecha a partir de decenas de libros”.

Normas