Vizcaya acoge el primer centro de teleasistencia de esta patología
Mario Fernández, presidente de Kutxabank.
Mario Fernández, presidente de Kutxabank.

BBK y Microsoft se unen en una plataforma para el síndrome de Dravet

El síndrome de Dravet es una de esas patologías no comunes que se convierten en un premio de lotería a la inversa para aquellas familias que tienen que convivir con alguno de sus miembros afectado por esta enfermedad. Es una epilepsia mioclónica grave que se manifiesta desde la infancia y que causa retrasos cognitivos y motores en el paciente. Los protocolos de prevención que siguen los epilépticos no valen en estos casos. Las crisis llegan por la noche y dejan insomnes a los padres, alertados por una enfermedad con una tasa de mortalidad del 18%.

Para mejorar la prevención en los pacientes y la calidad de vida en sus familiares, BBK y Microsoft han puesto en marcha en Ermua (Vizcaya) el centro EIC con tecnologías de Microsoft. Con la consola Xbox 365 del grupo estadounidense, las familias pueden controlar a distancia a sus pacientes con tecnología Kinect. El programa es capaz de la detección nocturna de las crisis epilépticas con sensores instalados en las casas de los pacientes. Sus familiares son informados en tiempo real de su estado a través de dispositivos móviles, tabletas y ordenadores.

BBK, la caja de ahorros integrada en Kutxabank, el banco vasco que está presidido por Mario Fernández, ha abierto el centro EIC de Ermua con una plantilla de dos desarrolladores informáticos y un jefe de proyectos, arropados por los promotores dela Fundación Síndrome de Dravet y por especialistas tecnológicos y empresariales externos.

Los fondos que la Obra Social de BBK ha aportado a EIC proceden del legado de una clienta de la entidad vizcaína, que cedió sus bienes a la caja de ahorros con el único requisito de que fueran reinvertidos en Ermua en proyectos de interés social y cultural, han informado desde la entidad.

El convenio firmado por BBK y la Fundación Síndromede Dravet tiene una vigencia inicial de tres años desde 2013, con una aportación por ejercicio de 87.000 euros.

Relevo sin sueldo hasta el cambio a fundación

Este mes se ha producido el relevo en la presidencia de BBK. Mario Fernández cumplió 70 años el pasado 4 de noviembre, edad límite para seguir en el cargo, según la ley y los estatutos de la caja. Y_tres días después de su cumpleaños se produjo el cambio. Xabier Sagredo, de 41 años y vecino de Trapagaran (Vizcaya), asume la presidencia de la caja. En su primera comparecencia pública, Sagredo anunció que no cobrará sueldo alguno por su nuevo puesto hasta que BBK se convierta en fundación, según la normativa de conversión de las cajas en este tipo de instituciones. Sagredo, del PNV, ya conoce la entidad, donde ha sido vicepresidente con Mario Fernández, que continúa como presidente de Kutxabank, que aglutina el negocio financiero de las tres cajas vascas (la propia BBK, Kutxa y Vital).

Normas