El consejo aprueba el plan de incentivos para el comité ejecutivo
Un hombre camina junto a la sede de Telefónica en Gran Vía.
Un hombre camina junto a la sede de Telefónica en Gran Vía. REUTERS

Telefónica asigna 324.000 acciones a Alierta en el nuevo plan de incentivos

La operadora mantiene estable la asignación de títulos a la dirección

El consejo de administración de Telefónica ha aprobado hoy la asignación de acciones correspondientes el tercer ciclo del plan de incentivos a largo plazo destinado a los miembros del comité ejecutivo de la compañía para el periodo 2013-2016, el denominado Performance & Investment Plan (PIP).

En un hecho relevante remitido a la CNMV, la empresa ha comunicado los detalles del plan. La empresa señala que tanto el número de acciones teóricas a asignar como el número máximo posible de títulos a recibir, se mantienen estables con respecto al segundo ciclo anunciado en 2012, cuando las aportaciones al plan se redujeron el 30%.

Los títulos asignados al conjunto de la alta dirección ascienden a 1,14 millones, con un número máximo de 1,71 millones de acciones. Las acciones de la operadora cerraron este jueves con un precio de 12,25 euros, lo que implicaría una retribución mínima teórica de 13,9 millones de euros en el periodo 2013-16 y un máximo de 20,9 millones.

Las acciones asignadas al presidente de Telefónica, César Alierta, ascienden a 324.000, con un número máximo de títulos de 506.250. De esta manera, basado en el citado precio de las acciones de Telefónica de 12,25 euros en función del cierre de hoy, la retribución mínima por esta vía entre 2013 y 2016 para el presidente rondaría los 3,96 millones de euros y los 6,20 millones.

Mientras, el consejero delegado, José María Alvarez Pallete, tiene 192.000 acciones asignadas y un número máximo de títulos de 240.000.

Otros directivos de la compañía, Eva Castillo, Santiago Fernández Valbuena, Guillermo Ansaldo, Matthew Key y Angel Vilà, tienen 104.000 acciones asignadas y un número máximo de 162.500, y, por último, Ramiro Sánchez de Lerín y Eduardo Navarro reciben 52.000 acciones teóricas asignadas con un máximo de 81.250 títulos.

Según Telefónica, el plan es un ejercicio teórico que plantea ambiciosos objetivos a tres años y vincula la retribución a largo plazo de los directivos con el cumplimiento de metas de remuneración para el accionista. Así, el plan está condicionado a un requisito de co-inversión y al cumplimiento máximo (del 90%) de unos niveles de rentabilidad de la acción de Telefónica en relación con el comportamiento en bolsa de otras empresas del sector. De no cumplirse, los beneficiarios del Performance & Investment Plan de Telefónica no recibirían pago alguno, como ya ocurrió en el ejercicio 2012.

El plan, vinculado a la acción y práctica habitual entre las grandes empresas europeas y norteamericanas, supone un incentivo a largo plazo para los directivos que ratifica su compromiso con una gestión que tenga el foco y objetivo en el logro de los mayores retornos para el accionista. El Performance & Investment Plan de Telefónica pretende, al mismo tiempo, facilitar la captación de talento directivo y su retención en un mercado competitivo como es el de las telecomunicaciones en la actualidad.

Normas