Afirma que "los piquetes vandalizan la ciudad de Madrid"
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella. EFE

Ultimátum de Botella: Si en 48 horas no hay acuerdo, los servicios mínimos pasarán a Tragsa

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha asegurado en una rueda de prensa convocada para analizar la huelga de los trabajadores de las empresas concesionarias de los servicios de limpieza de Madrid que si en 48 horas las concesionarias no alcanzan un acuerdo con sus trabajadores pondrá los servicios mínimos en manos de la empresa pública Tragsa.

Tragsa, empresa pública perteneciente a la SEPI y que se encargó de las labores de limpieza del Prestige, sería la encargada de realizar los servicios mínimos de las labores de limpieza de la ciudad de Madrid en caso de que no se logre un acuerdo entre concesionarias y trabajadores, en huelga desde hace una semana tras anunciar 1.000 despidos y una rebaja salarial del 40%.

Botella ha destacado que "los servicios mínimos no se están cumpliendo" y que "se están agravando los efectos de la huelga por la acción de los piquetes", a los que se han sumado acciones vandálicas que "han puesto a Madrid en una situación que los madrileños no tienen porque aguantar".

El ayuntamiento de Madrid exigió el martes a las empresas concesionarias de la limpieza de la ciudad el cumplimiento de los servicios mínimos y ha asegurado hoy que "Madrid no puede esperar más a un acuerdo".

Botella ha declarado que no contempla la rescisión de los contratos de las empresas concesionarias pero que si no alcanzan un acuerdo en los dos próximos días el Ayuntamiento "pondrá en conocimiento del ministerio fiscal el incumplimiento de los servicios mínimos". Tras esto, garantizará el cumplimiento de los servicios mínimos.

La alcaldesa ha añadido que esta medida "no supondrá ni un euro de coste a los madrileños" y que descontará a las empresas concesionarias del servicio de limpieza de la capital el importe de las prestaciones que no se han ejecutado en los últimos días, "incluyendo la parte de los servicios mínimos que se haya incumplido". Un porcentaje que Botella no ha precisado.

Por su parte, el Comité Intercentros de Tragsa ha subrayado que no podrá realizar las tareas de limpieza en las calles de Madrid porque “la mayoría” de sus trabajadores “van a ser despedidos” y el sindicato CSIF ha invitado a Botella a decretar la alerta sanitaria antes de pedir la intervención de la empresa pública en las calles de la capital y han declarado que no están por la labor de “lavar los trapos sucios” de esta huelga, declaró el portavoz de CSIF en Tragsa, Rafael Fernando a Europa Press.

¿Qué es Tragsa?

A diferencia de las empresas concesionarias, que han logrado el contrato con el Ayuntamiento de Madrid a través de un concurso público, Tragsa no precisa de un concurso público para hacerse con la gestión de los servicios mínimos. 

La empresa pública de servicios e ingeniería medioambiental, perteneciente a la SEPI, recibiría una encomienda de gestión por parte del Ayuntamiento, lo que permite el comienzo de la actividad en un plazo mucho menor que el que necesitaría una concesionaria.

Normas