Su endeudamiento podría quedar por debajo de 46.000 millones
Sede histórica de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.
Sede histórica de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Telefónica reducirá su deuda en 2.685 millones con la venta de su filial checa

La venta de Telefónica República Checa está valorada en 2.900 millones de euros

Nuevo paso de Telefónica en su agresiva estrategia de venta de activos. La compañía ha llegado a un acuerdo con el grupo PPF para la venta del 65,9% del capital de Telefónica República Checa, que incluye las actividades en Eslovaquia. El importe en efectivo rondará los 2.467 millones de euros, incluyendo un pago inicial de 2.063 millones al cierre de transacción y una cantidad aplazada de 404 millones durante cuatro años.

Ahora bien, la cifra total rondará los 2.900 millones de euros puesto que Telefónica mantendrá un 4,9% del capital de la firma, valorado en cerca de 180 millones, y recibirá otros 260 millones en concepto de dividendo procedente de esta división a distribuir durante este mismo mes. Telefónica indicó también que el precio de esta transacción supone una valoración de más de seis veces el ebitda previsto para 2014.

Telefónica entró en Chequia en 2005 al adjudicarse el control de la vieja Cesky Telecom, dentro del proceso de privatización puesto en marcha por el Gobierno. Desde entonces, la operadora ha recibido más €3.000 millones entre dividendos y management fees.

Ahora ha llegado la hora de la desinversión. En un hecho relevante remitido a la CNMV, la compañía explicó la operación tendrá un impacto positivo en la reducción de su deuda neta de, aproximadamente, 2.685 millones de euros. “La operación permite a Telefónica acelerar su proceso de desapalancamiento y cumplir el objetivo de deuda neta establecido para finales de este año”, indicó la empresa.

Telefónica no precisó cómo quedará su deuda tras la venta, a la espera de la presentación de los resultados del tercer trimestre, que tendrá lugar este viernes. Según fuentes del mercado, el endeudamiento neto podría situarse por debajo de 46.000 millones de euros, una vez cerradas las ventas de las filiales de Chequia e Irlanda y computadas las ampliaciones de capital en Telco, holding que posee el 22,4% de Telecom Italia. Así, la empresa cumpliría con claridad su objetivo de situar la deuda por debajo de 47.000 millones a final de 2013.

El proceso de recorte de deuda ejecutado por Telefónica alcanza cifras millonarias. Y es que, en junio de 2012, su endeudamiento era de 58.000 millones.

En este tiempo, además de una imparable actividad financiera (ha captado financiación por 25.000 millones de euros entre 2012 y 2013), ha vendido numerosos activos, entre los que figura el 4,56% de China Unicom, Atento o el 23% del capital de Telefónica Alemania.

En esta carrera, el grupo está todavía en proceso de venta de la citada filial irlandesa O2 Ireland, valorada en cerca de 850 millones, y de compra de E-Plus, filial alemana de KPN, valorada en 8.500 millones. “Telefónica está acelerando en la venta de negocios en países periféricos como Irlanda, Chequia y Eslovaquia, para concentrarse en los grandes mercados europeos como Alemania, Italia y Reino Unido”, indican fuentes del sector.

Telefónica explicó que el anuncio en la República Checa sigue a los acuerdos recientemente alcanzados en Irlanda y Alemania y se une al conjunto de iniciativas que han permitido dar un profundo giro estratégico al grupo.

Con esta reducción de deuda, Telefónica ha logrado mejorar su flexibilidad financiera de cara a hipotéticas operaciones de consolidación en países como Brasil o Italia, país este último en el que hace pocas semanas cerró un acuerdo para ampliar sus derechos económicos en Telco desde el 46,2% al 66%.

Mantendrá un 4,9% de su filial

Telefónica indicó que está previsto que, una vez ejecutada la transacción, PPF lance una OPA obligatoria por el resto del capital de la operadora checa. No obstante, Telefónica dijo que mantendrá una participación del 4,9% en la compañía y permanecerá como su socio industrial y comercial durante cuatro años.

El acuerdo contempla que a partir del momento de finalización de la citada OPA y sujeto a las restricciones del contrato, Telefónica podrá disponer libremente de la participación.

Normas