Compensa así el impacto en rentabilidad de la morosidad
Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España.

La banca hace pleno con la deuda: ingresos de 17.300 millones de euros este año

AFI advierte que su efecto es pasajero y que la rentabilidad pasa por conceder crédito

Los bajos tipos de interés y el persistente avance de la morosidad, que no tocará techo hasta el próximo año, son el azote de los márgenes de intereses de la banca, que ve recortada así la rentabilidad que podría obtener de su negocio bancario más tradicional. Y mientras la crisis continúa, manteniendo el precio del dinero en mínimos históricos y el avance de los impagados, el sector encuentra al menos en su apuesta por la deuda pública una valiosa fuente de ingresos con la que sostener la parte alta de la cuenta de resultados.

Así, según estimaciones de Analistas Financieros Internacionales, la cartera de renta fija podría aportar unos 17.300 millones de ingresos financieros a la banca española este año, un 26% de los ingresos totales. Será la consecuencia de “unos mayores ingresos de la cartera de renta fija y una reducción a casi la mitad de los ingresos derivados del crédito”, explica AFI, que destaca que “buena parte de la rentabilidad generada por el sistema bancario proviene de la cartera de renta fija”, que asciende a 540.000 millones de euros, el 17% del balance.

Además de estos ingresos financieros, la banca se está apuntando las plusvalías de una cartera que se ha revalorizado con fuerza y que contribuyen a apuntalar su margen bruto, si bien se trata de una vía de beneficios no recurrente. “La clave para generar rentabilidad en el negocio bancario pasa por la concesión de crédito”, advierte AFI. Pero la actual cartera crediticia es ahora fuente de constantes provisiones y escasa rentabilidad.

AFI calcula que en 2013 la rentabilidad del crédito hipotecario ascendería al 1,95%, partiendo de que todo el crédito moroso tiene una rentabilidad nula. Y de no existir esa morosidad, esa rentabilidad podría alcanzar el 2,05%. Otro tanto sucede con el crédito a empresas no inmobiliarias, donde la rentabilidad podría ser del 3,36% de no ser por una tasa de morosidad cercana al 14%, que la deja en el 2,97%.

Y AFI calcula que la morosidad hipotecaria reduce los ingresos financieros anuales en 600 millones de euros y la de empresas, en unos 2.000 millones. Es decir, 2.600 millones de euros menos de ingresos financieros por crédito moroso. La situación comenzará a cambiar no en 2014 sino en 2015, cuando los tipos de interés estén ya por encima de los actuales.

Normas