La renta variable se lleva la palma, pero hay más oportunidades
Dónde invertir con el fin de la recesión

Dónde invertir con el fin de la recesión

El ciclo económico en España empieza a cambiar.Tras una larga recesión, la confianza sobre el mercado español crece y se espera una recuperación gradual. Este cambio de percepción se refleja, fundamentalmente, en el incipiente retorno de los inversores internacionales a España, animados particularmente por las bajas valoraciones de los activos españoles tras la fuerte caída que han experimentado en los últimos años. Con este escenario, los expertos valoran las mejores opciones de inversión.

Sin duda, la Bolsa se lleva la palma. La renta variable española presenta una tendencia alcista, según los analistas consultados, pese a que puedan darse algunas correcciones de aquí a final de año, derivadas de las fuertes subidas del rally que empezó en verano. Las valoraciones de las compañías siguen bajas en comparación con sus precios históricos y la Bolsa española presenta un potencial mayor que otros mercados europeos.Además, en un contexto de tipos de interés bajos, la renta variable es la mejor opción en busca de rentabilidades.

El Ibex, por lo tanto, es la gran apuesta de los expertos consultados, aunque no la única. La deuda corporativa de empresas españolas es apetecible porque ofrece mayores intereses que sus homólogas europeas, y también puede ser una buena opción la deuda pública, especialmente en bonos a medio plazo.

Por otro lado, fondos de inversión internacionales han mostrado interés en los últimos meses por activos gestionados por Sareb y por créditos fallidos de la banca española. El sector inmobiliario vuelve a presentar oportunidades, según los expertos.

Inversión extranjera: El regreso del dinero internacional

Las grandes gestoras de fondos internacionales vuelven a invertir en España. En los últimos meses se aprecia el regreso del dinero foráneo al mercado español, aunque aún el volumen de inversión está muy lejos de alcanzar la cifra de los fondos que salieron del país durante la crisis. En el primer semestre de 2012, salieron de España 174.000 millones de euros. En el mismo periodo de este año han entrado 38.000 millones, según datos del Banco de España

Pero, ¿en qué activos están entrando los inversores extranjeros? “Bolsa, deuda e inmobiliario. Activos infravalorados y que estaban infraponderados en las carteras. En el caso inmobiliario, comercial frente a una postura más marginal en residencial”, dice José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi para España.

Los expertos consultados destacan que la entrada de dinero internacional se está dando en todo tipo de activos, fruto de una mejora de la percepción sobre España. Diego Jiménez-Albarracín, analista de Deutsche Bank, explica que “primero entraron en renta fija. El volumen de inversión extranjera en las subastas de deuda y en el mercado secundario se ha duplicado”. Dentro de la renta fija, no solo han optado por la deuda pública. Desde Renta 4 afirman que “las colocaciones de deuda privada tienen muy buena demanda, con elevado peso de inversores internacionales”. Tras entrar en el mercado de renta fija, centraron su atención también en la Bolsa. Así, el aumento de volumen en el Ibex 35 responde, según los expertos, a la llegada de flujos internacionales desde otros mercados con menor potencial de revalorización que el español.

Javier Codina, director de renta variable de Société Générale, añade a las inversiones ya citadas “los fondos internacionales que están comprando activos a la Sareb y a entidades bancarias y los particulares extranjeros que compran segundas viviendas en la playa”.

Desde Fidelity, una de las grandes gestoras internacionales, explican que “estamos entrando en banca, telecomunicaciones e industria. Estamos fuera de sectores defensivos como el consumo básico y cualquier empresa que esté muy apalancada”.

La deuda corporativa de empresas españolas también ha tenido una buena acogida. “Parte de la afluencia de flujos inversores viene por esas emisiones, ya que las compañías españolas ofrecen un valor relativo mayor que sus homólogas europeas y son comparables en cuanto a su perfil de crédito”, añade Fernando García, director de mercados de capitales de deuda para empresas de Société Générale.

Renta variable: Un Ibex aún alcista en el que aprovechar las correcciones para entrar

Existe unanimidad entre los analistas a la hora de elegir la inversión más atractiva en el contexto económico actual. Por varias razones, todos los expertos consultados creen que la Bolsa será el activo con más posibilidades en los próximos meses. En julio, el Ibex comenzó un rally acelerado que le condujo a los 10.000 puntos, al que ha seguido una leve corrección esta semana.

Aunque a medio-largo plazo, la Bolsa se presenta como la mejor opción, los expertos piensan que los descansos podrían seguir.Así,Diego Jiménez-Albarracín, analista de Deutsche Bank, cree que “a corto plazo puede haber una corrección de un 5-6% si las estimaciones de las empresas para final de año y para 2014 no cumplen las expectativas de los inversores”.También recomienda cautela en los próximos meses José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi. “La cuestión de fondo es que en estos momentos, con vistas a la evolución de final de año, seríamos mucho más conservadores. Todo ha subido demasiado rápido, impulsivo. Debe ser digerido”, explica. Martin Skanberg, gestor de fondos de renta variable europea de Schroders apunta otro temor de futuro. “La renta variable europea está en recuperación, aunque el mayor riesgo sigue siendo cuándo se recuperará el ciclo de crédito”, afirma.

Como explican desde Fidelity, “en comparación con muchos otros países europeos (salvo Portugal e Italia), la renta variable española se ha revalorizado menos desde octubre de 2008, por lo cual es comparativamente muy atractiva”. Las bajas valoraciones en relación a sus niveles históricos, sumadas a la mejora de la economía y al potencial de mejora de los beneficios empresariales son las razones que llevan a JPMorgan a concluir en un reciente informe que el rally bursátil no ha ido demasiado lejos en la periferia europea y tiene recorrido. “Pueden llegar correcciones, pero cada bajada debería aprovecharse como una oportunidad de compra”, afirma.

Sobre el potencial del Ibex para 2014, desde Ibercaja Gestión explican que “depende en gran medida del recorrido del índice de aquí a fin de año. No obstante, siempre que la publicación de los beneficios en los próximos trimestres no decepcione, la subida puede continuar tranquilamente, dada la ausencia de activos alternativos rentables”.

En Société Générale manejan un objetivo para 2014 de 10.750 puntos para el Ibex. Citi estima que las Bolsas mundiales subirán el próximo año entre un 15% y un 20% y no cree que el selectivo español destaque por encima de ese nivel. Por su parte, Deutsche Bank prevé que 2014 se cierre en los 10.500 puntos.Piensan que será un año de consolidación, aunque elevarían ese objetivo si se ven mejoras de las estimaciones y de la economía y menor presión de la deuda.

En relación a otros mercados de la periferia europea, los analistas creen que España cuenta con varios elementos que le otorgan un mayor atractivo. A saber, “mayor estabilidad, mejora de la situación macroeconómica, balances más limpios y valoración atractiva”, afirma Javier Codina, director de renta variable de Société Générale.

Grecia, con un tercer rescate a la vista, está recibiendo inversión extranjera, pero “son entradas que parecen de tipo más especulativo”, afirman desde Renta 4. Mientras, Portugal genera dudas, porque su programa de rescate termina a comienzos de 2014, pero los expertos ven pocas opciones de que logre volver a financiarse sin ayuda el próximo año.

Italia y España rivalizan, pues, para convertirse en el escenario más sugerente para los inversores en la periferia. Aunque Letta logró salvar hace unas semanas la moción de censura que amenazaba la supervivencia del Gobierno de coalición del que es primer ministro, el equilibrio político sigue siendo precario.

No obstante, el país transalpino también presenta un gran interés para el inversor. JPMorgan cree que la Bolsa italiana es más atractiva que la española. En especial, la firma estadounidense destaca su sector bancario, porque sus bancos están más baratos que los españoles y porque el sector privado está menos apalancado.

Los mejores valores: empresas con negocio internacional y cíclicas, las preferidas

Varias compañías repiten en las listas de preferencias de los expertos consultados. El cambio de contexto económico influye en la selección de las carteras. Los valores cíclicos y las grandes compañías con gran exposición al mercado internacional se suceden en la lista de mejores empresas para invertir en Bolsa en los próximos meses. Esto se debe a que aunque los expertos prevén una mejora del mercado interno, creen que esta será lenta y por eso dan prioridad a empresas con expansión internacional.

BBVA, Dia e Inditex son las apuestas favoritas de Société Générale, según su director de renta variable, Javier Codina. El banco presidido por Francisco González también aparece en la lista de Fidelity, junto a otras entidades financieras como Caixabank, Santander y Bankinter. Telefónica es otro valor interesante según esta gestora de fondos, así como “empresas de crecimiento (Inditex o Amadeus) y cíclicas al comienzo del ciclo (Antena 3 o Mediaset)”.

Deutsche Bank confía sobre todo en los valores que han demostrado fortaleza estos últimos años “contra viento y marea”. Empresas como Inditex, Ferrovial y Abertis. De la compañía textil destaca que, a pesar de cotizar en máximos históricos, cada trimestre crece en nuevos mercados, el comercio electrónico le da buenos resultados y presenta un modelo de negocio único en su sector. En el caso de Abertis, confía en que la recuperación gradual dé paso a un aumento del tráfico en sus autopistas. Por su parte, le gusta de Ferrovial su expansión internacional. Añade que, aunque solo tiene un 12% de su negocio en España, si vuelve la obra civil con la recuperación económica se beneficiará de ello.

“ArcelorMittal y OHL también nos gustan. Sectores cíclicos, como el de infraestructuras, pero con una exposición internacional importante. La única empresa con negocio solo español que recomendamos comprar es Enagás, por sus altos dividendos y una regulación estable”, añade Jiménez-Albarracín. Para inversores con un perfil de riesgo moderado y con horizonte de inversión de medio plazo, Renta 4 ofrece su cartera de 5 grandes, todos ellos con una ponderación del 20%: BBVA, ArcelorMittal, Telefónica, Repsol y OHL. En línea con el resto de expertos, José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi para España, explica que “aún habrá que apoyarse en cíclicos, aunque prefiero grandes compañías. Y que sigan primando balances sólidos y negocio diversificado. La reducción de la deuda sigue siendo clave”.

Para Genconsult los valores más interesantes son compañías cíclicas (Acerinox y Ence) y Técnicas Reunidas.

 Renta fija: Atractivo en deuda pública y corporativa

La bajada de la prima de riesgo española es el principal indicador de la mayor confianza de los inversores en la economía española.Los analistas creen que el diferencial del bono español a diez años con el bund alemán puede seguir cayendo, en parte por subidas del interés de su homólogo germano. ElTesoro coloca deuda con menores costes de financiación y con alta demanda entre los inversores. En este escenario, desde Ibercaja Gestión destacan que “dejando aparte a Grecia, Irlanda y Portugal, que preferimos evitar, dentro de los países con grado de inversión, España ofrece la mayor rentabilidad”.

La deuda soberana conserva atractivo para los inversores a ojos de los expertos aunque en algunos casos hay matices a esa apuesta. Diego Jiménez-Albarracín, analista de Deutsche Bank, cree que “para un inversor con un perfil de riesgo moderado al que no le guste la Bolsa, todavía tiene cierto atractivo la deuda soberana en plazos cortos y medios, hasta cinco años. No más de cinco años, porque las políticas expansivas de los bancos centrales terminarán y habrá subidas de tipos, lo que hará menos atractivos los bonos con vencimiento más allá de cinco años”. También mira con buenos ojos a las emisiones de las Comunidades Autónomas, porque ofrecen un sobreprecio en relación a la estatal y el Estado siempre es el garante final.

La deuda corporativa de empresas españolas es más atractiva que la de compañías homólogas europeas, penalizadas aquellas por las presiones del rating de España. Fernando García, director de mercados de capitales de deuda para empresas de Société Générale, afirma que “la empresa española lleva tiempo ofreciendo un valor atractivo a los inversores sobre empresas comparables de Francia o Alemania, aunque el perfil de crédito de la compañía española es igual o incluso mejor”. Pone el ejemplo de Telefónica frente a France Telecom o Deutsche Telekom. “Telefónica no tiene nada que envidiar, pero paga más”, explica. Cree que estas emisiones pueden seguir siendo interesantes, aunque observa una tendencia a la normalización en relación a la rentabilidad ofrecida por otras empresas europeos.

 Sector inmobiliario: Sareb y créditos fallidos concentran las gangas del ladrillo

Más allá de la Bolsa y la renta fija, los inversores encuentran interés en otros activos del mercado español. Por ejemplo, el inmobiliario. Recientemente, César Pérez, estratega jefe de JPMorgan Banca Privada para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) declaró a CincoDías que los activos de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) y las carteras de impagados son los activos de España que más interesan al inversor. En este sentido, muchos bancos han optado por poner a la venta créditos morosos.Entre otros, Sabadell, Santander, Bankia, BMN y Popular han adoptado esta vía de ingresos. Desde enero de 2012 hasta agosto del ejercicio actual, la banca española ha vendido créditos morosos por más de 17.000 millones de euros.

El precio de la vivienda arrastra una fuerte caída en España desde el inicio de la crisis. Por eso, Francisco Platón, director de inversiones de Andbank España, piensa que “estamos ante una muy buena oportunidad, quizás histórica, de invertir en el sector inmobiliario en España. Principalmente en zonas prime en Madrid y Barcelona. Es el único activo que continúa con precios deprimidos y no ha sufrido recuperación por el momento”.

“Aún vemos descensos en los precios de la vivienda y todavía necesitamos tiempo para absorber los inventarios no vendidos”, dice José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi.“Pero sí empezamos a ver precios atractivos en el sector comercial”, confirma.

Preguntado sobre otros activos interesantes, Martínez Campuzano señala a la pequeña y mediana empresa, aunque matiza que “es importante propiciar aumentos de tamaño y mayor transparencia en su gestión”.

Una última opción de inversión para el próximo año podrían ser las cédulas hipotecarias, productos emitidos por los bancos que han tenido un buen comportamiento durante 2013. Diego Jiménez-Albarracín, analista de Deutsche Bank, cree que pueden tener recorrido el próximo año, porque estima que “con las nuevas pruebas de estrés y ratio de capital a los bancos, y la incertidumbre que dejan los exámenes (sobre todo por la forma en la que se lo toma el mercado) puede generarse cierta volatilidad que hace que podamos ver oportunidades en algunos activos de menos riesgos”.

Normas