Editorial

Un plan ambicioso para la innovación

El ministro de Economía dejó claro esta semana en la ceremonia de entrega de los Premios CincoDías a la Innovación Empresarial que la principal aportación que ha hecho este Gobierno al sector de la ciencia y la investigación ha sido evitar el colapso de las cuentas públicas de la economía española. Es cierto. Sin una economía saneada es muy difícil mantener alto el nivel de la investigación, el desarrollo y la innovación, pero también es evidente que sin estos tres elementos el impulso de cualquier país tiende a la anemia. Esa es la razón por la que adquiere mayor trascendencia el anuncio realizado por Luis de Guindos tras la entrega de los premios a la innovación, que en su sexta edición han recibido Endesa, Acciona y Basque Culinary Center, este último en colaboración con la Universidad de Mondragón. El responsable de Economía y Competitividad del Ejecutivo avanzó que durante el primer semestre de 2014, y en colaboración con la UE, el Gobierno hará un estudio profundo del sistema de ciencia e I+D+i de España, que será comparado con el de los países del entorno con el objetivo de mejorar su eficiencia. Un análisis a fondo que lleve a un diagnóstico preciso y desemboque en un plan de futuro ambicioso, tanto en el sector público como en el privado, son los pasos a dar. Y reconforta que el Gobierno esté en esa acertada línea.

Normas