El mercado espera que lance el nuevo modelo en 2014
Lamborghini Gallardo. Ver fotogalería
Lamborghini Gallardo.

Lamborghini confía en el sucesor del Gallardo para resucitar en España

Es muy difícil ver un Lamborghini circulando por las carreteras españolas. No solo porque es un producto de alto lujo (el modelo Aventador cuesta más de 350.000 euros) sino porque es una marca que no goza del renombre en España de otros de sus competidores como Ferrari. Y eso que sus modelos llevan los nombres de famosos toros de lidia, tan castellanos como Murciélago o Gallardo. En lo que va de año, la marca ha vendido solo un vehículo, cuando en los mismos meses de 2012 había comercializado seis. Ferrari, que también ha reducido sus ventas a la mitad, comercializó 43 modelos en 2012 y 29 en lo que va de 2013.

La marca no se arredra y ha decidido no perder un mercado que considera interesante. Tal y como explicó Stephan Winkelmann, presidente y consejero delegado de Lamborghini en el mundo, hace unas semanas en la apertura de su primer concesionario en España, la enseña ha decidido “apostar por la futura recuperación del país. España sigue siendo una meta atractiva para una firma como la nuestra, sobre todo ante las importantes novedades de producto que están a punto de llegar. No podíamos no estar presentes”.

El hundimiento de las ventas de coches en España, desde los 1,7 millones de vehículos que se comercializaban en 2007 a los escasos 700.000 que se matricularán en 2013 gracias a la respiración asistida de los Planes PIVE, ha sido determinante para que la enseña pusiera el mercado español en pausa durante los últimos años. Su negocio, desde el radiante 2007, ha caído un 82%. Fuentes de mercado apuntan además a que la empresa italiana ha tenido problemas en el pasado para encontrar un socio que la satisficiera en la distribución. Ahora, van de la mano con Jemercar, que desde hace 10 años se encarga de la asistencia posventa de los vehículos de la mítica marca italiana en España y de los que Winkelmann afirma que les “han demostrado su profesionalidad y su gran estima a la marca”.

Pero el verdadero revulsivo es aún un secreto. La marca confía plenamente en el impacto en sus ventas que tendrá el nuevo sucesor del Lamborghini Gallardo, el vehículo más exitoso de la historia de la compañía italiana, según detallan fuentes del sector, dado que no hay manifestaciones oficiales de la compañía a este respecto. Han vendido 14.000 Gallardos en 10 años, todo un récord para una compañía de selectos clientes y ventas concretas. El mercado estima que el nuevo modelo se lanzará el año que viene y tendrá un nombre español, de acuerdo con la tradición Lamborghini. Para albergar a la nueva criatura se ha inaugurado un concesionario en Madrid y no será el único de España si las ventas del nuevo modelo justifican la expansión, afirman desde el sector. La estrategia de Lamborghini pasa por una fuerte política de aperturas de nuevos concesionarios. Aumentarán de 124 a 130 tiendas en 2013, la mayor parte en Europa del Este.

En España, las estimaciones de la industria apuntan a que llegue a vender entre 15 y 20 deportivos en dos años, una cifra que si bien no es enorme, es un “razonable comienzo para una marca en un mercado deprimido”, apuntan. Los mayores mercados de Lamborghini son Estados Unidos, China y Oriente Medio.

Normas