La baja recaudación se mantiene pese a las subidas fiscales
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

El Estado solo ingresa el 37% del PIB por impuestos, nueve puntos menos que Europa

El gasto público en España, incluyendo los 39.139 millones del rescate bancario, es inferior a la media europea.

Los incrementos impositivos, más que elevar la recaudación, han evitado una caída mayor

La oficina estadística europea, Eurostat, publicó ayer las grandes cifras de las finanzas públicas de los Estados miembros. España destaca por tener el déficit público más elevado de la UE y por la baja capacidad recaudatoria de su sistema fiscal. El año anterior, el conjunto de la Administración (Estado central, comunidades autónomas, ayuntamientos y Seguridad Social) ingresaron 382.007 millones, el 37,1% del PIB. 

Esta cifra supone un nivel muy alejado de la media europea (46,3% del PIB) y de los países del entorno español. Solo Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia, Bulgaria e Irlanda recaudan menos que España. Y ello sucede después de que el actual Gobierno y el anterior subieran los principales impuestos, el IRPF y el IVA. Además, se han retirado un gran número de deducciones fiscales en el impuesto sobre sociedades y las comunidades autónomas y los ayuntamientos también han subido los tributos sobre los que tienen competencia. Sin embargo, en 2012, la recaudación solo pasó del 36,2% del PIB al 37,1%. Las subidas tributarias aprobadas, más que elevar la recaudación, han servido para evitar una caída mayor de los ingresos. 

La reforma fiscal sobre la que está trabajando la comisión de expertos elegida por el Gobierno y que Hacienda aprobará el próximo ejercicio persigue elevar los ingresos públicos y ampliar las bases imponibles. La crisis económica y, sobre todo, el pinchazo de la burbuja inmobiliario, ha provocado un retroceso sin precedentes de la recaudación.

Por el lado del gasto público, España también se sitúa por debajo de la media europea. En 2012, según los datos publicados por Eurostat, la Administración gastó el equivalente al 47,8% del PIB frente al 49,9% de la media de la zona euro. Sin embargo, la cifra incluye 39.139 millones procedentes del rescate bancario que distorsionan la estadística. Si se descuenta este efecto, el gasto público se sitúa en el 44%, un nivel muy alejado al registrado por la mayoría de países. En cualquier caso, el Gobierno de Mariano Rajoy tiene la intención de seguir recortando las partidas de gasto hasta el nivel del 41% en 2016. Así lo indica el plan presupuestario remitido por el Ejecutivo a Bruselas. 
Baile de cifras en el déficit

Baile de cifras en el déficit público

Eurostat también ofreció ayer el dato definitivo de déficit de 2012, que ha sufrido variaciones a lo largo del ejercicio. En febrero, Hacienda anunció que, descontando el efecto de las ayudas a la banca, el desfase ascendió en 2012 al 6,74% del PIB, una cifra que Eurostat obligó un mes más tarde a elevar hasta el 6,98% tras constatar que la Administración central había retrasado devoluciones fiscales para mejorar sus cuentas. Sin embargo, en septiembre, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que finalmente el déficit del año pasado se había situado en el 6,8%. El 6,84% del PIB especificó Hacienda. Sin embargo, ayer se produjo un nuevo cambio y Eurostat señaló que los números rojos alcanzaron el 10,6% del PIB y, sin ayuda bancaria, se redujeron hasta el 6,9% y no el 6,84% anunciado por el Gobierno. Esta diferencia se explica porque Eurostat resta los intereses cobrados por el Estado de las inyecciones públicas de capital, Así, el efecto neto del rescate financiero para la oficina estadística asciende a 38.360 millones, una cifra que Hacienda eleva a 39.139 millones.

Normas