La operación “ha sido buena y correcta”, ha defendido el expresidente de Vueling
El expresidente de Vueling y recién nombrado consejero delegado de OHL, Josep Piqué.
El expresidente de Vueling y recién nombrado consejero delegado de OHL, Josep Piqué.

Piqué defiende las ventajas de la fusión de Iberia con British

El expresidente de Vueling y recién nombrado consejero delegado de OHL, Josep Piqué, cree que la fusión de Iberia con British Airways fue una decisión “buena y correcta” y considera que una reducción de capacidad de la aerolínea española no tiene por qué ser necesariamente mala para que vuelva a ser rentable.

En una entrevista concedida a la Agencia EFE, el exministro popular ha querido desvincular la fusión entre ambas aerolíneas que dio lugar al grupo IAG de los problemas internos que aborda Iberia, su propia reestructuración y su definición estratégica.

“Creo que la fusión con British -que es muy peculiar- es buena”, ha indicado Piqué, que sostiene que redimensionarse a la baja para recuperar rentabilidad puede dar “músculo” suficiente para después protagonizar un proceso de crecimiento rápido, “que es exactamente lo que ha hecho Vueling”.

Esta estrategia, ha explicado, consiste en “perder grasa para ganar músculo”. “Probablemente eso es lo que está haciendo Iberia y le deseo que tenga éxito”, ha añadido el expresidente de Vueling, compañía integrada en el grupo IAG, al igual que Iberia.

En este sentido, ha asegurado que la fusión entre ambas aerolíneas tenía unas determinadas sinergias que solo se materializan en su totalidad si al mismo tiempo “se hace lo que se tiene que hacer dentro de la propia empresa”, en referencia a Iberia.

Las declaraciones de Piqué contrastan con las del ministro de Industria, José Manuel Soria, quien insiste en que la fusión con British Airways para crear International Airlines Group (IAG) “no ha sido buena” para Iberia, que ha perdido ingresos y frecuencias desde entonces a diferencia de la aerolínea británica.

Piqué, que dejó la presidencia de Vueling en agosto de este año cuando abandonó el consejo de administración de la aerolínea, que fue absorbida por el grupo IAG, ha explicado que esta estrategia ha permitido a Vueling encadenar este año su cuarto ejercicio con beneficios “importantes”.

Desde que accedió a la presidencia de Vueling en 2007, Piqué ha aprovechado para hacer un balance de la evolución que ha experimentado la compañía durante estos años, que nació hace 9 años con dos aviones y ahora tiene 70 y ya ha pedido 120 adicionales.

Piqué no quiere sin embargo hablar de “low cost”, prefiere identificar a Vueling como una de compañía de costes bajos que intenta ofrecer un servicio cada vez más parecido a las aerolíneas convencionales pero con una estructura de costes mucho menor.

En estos momentos, atendiendo al número de pasajeros transportados, “la primera aerolínea en España es Ryanair aunque bajando, y la segunda Vueling pero subiendo”, ha contestado preguntado sobre las perspectivas de crecimiento futuras de la compañía.

Normas