Campus de la Universidad de Deusto en Bilbao.
Campus de la Universidad de Deusto en Bilbao.

Los campus dan la mano a la industria

Los tres centros de educación superior de Euskadi

están enraizados en el tejido empresarial y social

La percepción de que, en general, el mundo académico vive de espaldas al mundo empresarial no es aplicable al País Vasco. La transferencia de conocimiento, la relación directa con el tejido productivo y las Administraciones locales forman parte del ADN de las tres universidades que integran el sistema de educación superior de Euskadi. 


En la Universidad del País Vasco/Euskal Herrico Unibertsitatea (UPV/EHU), la única pública y la de mayor tamaño, con 45.000 estudiantes matriculados, se desarrolla el 70% de la investigación que se realiza en esta comunidad autónoma. “Nos definimos como una universidad investigadora”, señala Amaya Maseda, vicerrectora de proyección y transparencia. Con un presupuesto de 392 millones de euros para este curso, 40 millones menos que el pasado, y una apuesta a largo plazo por la ciencia, en el seno de la UPV/EHU se crean una media de siete empresas de basetecnológica cada curso, con un nivel de supervivencia más allá de los cinco años en el 90% de los casos. “Esto se debe, en parte, a que contamos con programas de emprendimiento y viveros de empresas en nuestros campus: tres en Vizcaya, uno en San Sebastián y otro en Vitoria”, puntualiza Maseda.

La UPV/EHU es la quinta universidad del Estado en creación de spin-off, es decir, iniciativas promovidas por la universidad que basan su actividad en la explotación de nuevos procesos, productos o servicios a partir del conocimiento y los resultados obtenidos en el propio centro. Otro dato relevante: el curso pasado, la institución pública vasca facturó cerca de 10 millones de euros a través de contratos con empresas, es decir, por servicios ofertados directamente. “No se trata de proyectos de investigación, sino de actuaciones colaborativas”, aclara Maseda.

Por servicios a empresas, la UPV/EHU facturó diez millones de euros

Además, debido a su decidida apuesta por el euskera, hoy la mayoría de las materias que imparte se pueden cursar tanto en castellano como en vasco, lenguas a las que se suman otras,principalmente inglés. Precisamente, el proyecto Euskampu fue calificado como Campus de Excelencia Internacional en 2010; la UPV/EHU aspira a situarse entre las mejores universidades europeas. También se siente muy orgullosa de figurar en el último ranking de Shanghái entre las primeras cien universidades del mundo en el área de matemáticas.

La Universidad de Deusto, fundada por la Compañía de Jesús, tiene a sus espaldas más de 125 años de historia fuertemente enraizada en esta tierra. Con sedes en Bilbao y San Sebastián, ha sido pionera en la enseñanza de estudios económicos y empresariales, un área puntera y sólida que reforzó en 2008 con la creación de la escuela de negocios Deusto Business School, también presente en Madrid. Además, ha implantado un plan de acción tutorial que permite una relación más directa con los estudiantes y sus procesos de aprendizaje.

Deusto fomenta su proyección internacional


En este sentido, José María Guibert, rector de la Deusto, subraya que la institución ha realizado un intenso trabajo para poner en marcha el nuevo modelo de formación: “Nuestro reto es ser exquisitos en el cuidado de las personas a las que acompañamos en su proceso formativo”, asegura.

Las tasas se mantienen para el curso 2013-2014

La Universidad pública del País Vasco (UPV-EHU) no ha aplicado subida en las matrículas para el curso 2013-2014, excepto la del IPC. Los jóvenes que empiecen este año una carrera en alguna de las tres universidades de Euskadi pagarán entre los 850 euros que cuestan los estudios más baratos en esta institución hasta los 8.400 euros o 9.360 euros que deberán abonar para acceder a los cursos más caros de Mondragón y Deusto, respectivamente. El número de alumnos ha aumentado en los tres centros.

La adaptación de todas las titulaciones a Europa, los cambios de metodologías y, en definitiva, la transformación experimentada por la educación superior han tenido en Deusto su correspondencia con un importante cambio y renovación de sus infraestructuras: aulas para grupos más reducidos, salas para trabajar en equipo... Entre las obras realizadas en los últimos años destaca la construcción de la Biblioteca-CRAI (Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación). Diseñada por Rafael Moneo y situada frente a la Universidad de Deusto y junto al Museo Guggenheim, es la mayor del País Vasco, con un millón de volúmenes. También el campus de San Sebastián ha experimentado una importante adaptación con la inauguración de tres nuevos edificios.

Guibert resalta, asimismo, la proyección internacional de Deusto, como demuestran sus más 2.200 estudiantes internacionales, un 15% del total, procedentes de 67 países.

La institución inició en la década de los noventa su participación en el programa Erasmus, una iniciativa que cada año moviliza unos 400 alumnos de grado. En los últimos años se han sumado a este programa otros que han elevado considerablemente el número de estudiantes, como el Erasmus Mundus, un sello de calidad que la Unión Europea concede a los mejores posgrados europeos. “Contamos con cinco másteres Erasmus Mundus”, subraya Guibert.

También de carácter privado, Mondragon Unibertsitatea (MU) capitaliza un proyecto propio de enseñanza universitaria caracterizado por su cercanía al tejido empresarial, en particular a la Corporación Mondragón, de la que forma parte. Especializada en enseñanzas técnicas, ingenierías, ciencias empresariales, ciencias de la educación y comunicación audiovisual, ha ampliado su mapa de titulaciones con ciencias gastronómicas. Su implantación territorial se circunscribe a Guipúzcoa con cuatro campus, aunque tiene previsto ampliar su presencia a Vizcaya y Álava.

“Somos una universidad privada de utilidad pública”, dice Jon Altuna, Vicerrector de Mondragon Unibertsitatea

Joan Altuna, vicerrector de Mondragon Unibersitatea.
Joan Altuna, vicerrector de Mondragon Unibersitatea.

Jon Altuna, vicerrector de Mondragon Unibertsitatea desde septiembre de 2011, nació en 1971 en Lazkao (Guipúzcoa). Obtuvo el título de Ingeniería Técnica Industrial en la Escuela Politécnica de Mondragón en 1993 y, posteriormente, el de Ingeniero en Automática y Electrónica Industrial. Altuna dice que la filosofía de la Universidad de Mondragón es anticiparse al escenario que sucederá a la crisis.

Pregunta. ¿Qué papel desempeña la universidad en la recuperación de la economía?
Respuesta. Creemos que la universidad tiene que jugar un papel clave en la transformación social de un país, y más ahora, en un momento de crisis, cuando nuestra sociedad debe reinventarse. La universidad debe contribuir a ese cambio. Combatimos la crisis e impulsamos la recuperación económica trabajando mucho, consideramos que es la mejor forma de hacer frente a situaciones desfavorables. Nuestra filosofía es anticiparnos al escenario que sucederá a la crisis. En Mondragon Unibertsitatea vivimos la crisis reinventándonos día a día y contribuyendo con nuestro trabajo y nuestra oferta a la transformación necesaria del tejido empresarial, sin la que las empresas están abocadas a desaparecer.


P. ¿Cuáles son los retos que afronta Mondragón respecto a la transferencia de conocimiento?
R. Nuestro compromiso con las empresas y con los centros tecnológicos, principalmente, es responder a sus necesidades preparando a nuestros alumnos para trabajar en ellas y anticipándonos a ellas, apostando por nuevos grados –pioneros en muchos casos– que tienen un nicho en el mercado laboral muy importante. En este sentido, trabajamos en la incorporación de nuevos títulos y en la puesta en marcha de nuevas infraestructuras y espacios de enseñanza.
P. ¿Cuál es su apuesta de futuro?
R. Ser capaces de hacer una prospección, incluso en los momentos más difíciles para nuestras empresas, y poner la vista en las necesidades de esta sociedad a corto y medio plazo. No podemos quedarnos quietos y actuar como meros espectadores mientras las cosas suceden en otros lugares. La universidad es uno de los agentes que más tiene que adaptarse, reinventarse y evolucionar.
P. ¿Qué aspectos distinguen a Mondragón de otras universidades privadas?
R Quisiera aclarar que el concepto de universidad pública y privada es un concepto obsoleto. Somos una universidad privada de utilidad pública, ofrecemos un modelo diferente al resto y, en muchos casos, grados que no tienen otras universidades. Un modelo eficaz que cuida tanto el aprendizaje profesional de los alumnos, con un porcentaje muy alto de inserción laboral, como el personal, inculcando valores como la responsabilidad o la solidaridad. Dicho esto, nos caracteriza el compromiso con la sociedad y con el alumnado para formarlo en lo que aquella necesita y para su integración en el mundo laboral, además del compromiso de colaboración con empresas e instituciones a través de la investigación y la transferencia.


P. ¿Ha bajado el número de alumnos con la crisis?
R. Nosotros hemos experimentado incrementos de alumnos de nuevo ingreso, quizás porque en época de crisis las familias continúan haciendo, si pueden, un esfuerzo superior por garantizar la formación universitaria como la mejor respuesta a la crisis.

Normas