La patronal augura un alza de las exportaciones del 18,7% para este año
La recuperación de la UE disparará las ventas de bienes de equipo Ampliar foto

La recuperación de la UE disparará las ventas de bienes de equipo

El peso en el sector exterior sube al 21,3% del total y recupera niveles de 2007

La patronal reclama más crédito y apoyo para la salida al exterior

El cuadro macroeconómico que el Ejecutivo ha diseñado para el próximo año fía gran parte de la recuperación económica a la exportación. La demanda externa aportará 1,2 puntos de crecimiento, mientras que la interna restará cuatro décimas. Dentro de la demanda externa, la industria de bienes de equipo (aquellos que se producen para posteriormente ser utilizados en la fabricación de otros bienes u otras máquinas) va a desempeñar un papel fundamental en el incremento de las exportaciones. Ángel Lara, presidente de la patronal de bienes de equipo Sercobe, avanza que las ventas al exterior van a crecer un 18,7% a final de año, según la última encuesta realizada entre sus socios. “Hemos hecho un esfuerzo brutal en la contención de márgenes, precios y salarios y eso nos ha permitido frenar la espiral de destrucción de empleo y de empresas. Hace poco tiempo cerraban compañías a mantas”, apunta Lara, quién resalta el efecto balsámico que sobre los pedidos de la industria ha tenido la salida de la recesión de la zona euro y de la UE.

En el segundo trimestre, Francia abandonó los números rojos y el crecimiento de Alemania y Reino Unido ha recuperado fuste. Tres datos vitales para un sector que destina el 54% de sus ventas a esa zona y que da empleo, la mayoría cualificado, a más de 185.000 trabajadores de forma directa y a 400.000 de forma indirecta. “La Unión Europea sigue siendo nuestro principal cliente, pero el peso ha ido descendiendo gracias al tirón de los mercados emergentes como China, Corea, Turquía o Brasil”, subraya.

Lara considera que ese proceso de diversificación de las exportaciones puede verse frenado ante la falta de crédito y de apoyos a internacionalización. “Nuestras empresas requieren financiación para costear una salida al exterior que en muchos casos no es sencilla porque competimos con otros países, como China o India, con costes sensiblemente inferiores”, recalca. Por ello considera que es importante que el crédito recibido por la banca con problemas fluya hacia la economía real y que las condiciones de acceso al crédito sean mucho más flexibles. “No se pueden pedir avales de todo tipo e intereses del 10% para financiar inversiones”, subraya.

Con estas previsiones, Sercobe augura que las ventas al exterior de bienes de equipo podrían rozar los 52.000 millones de euros, lo que supondría un 21,3% del total previsto por la Secretaría de Estado de Comercio (242.681 millones). En 2013 ganará 1,7 puntos respecto al ejercicio anterior y regresaría al nivel perdido en 2007, fecha del inicio de la crisis.

“No pueden subir más los impuestos y la luz”

Las decisiones de política económica y las reformas que el Ejecutivo presidido por Rajoy ha puesto en marcha en casi dos años suscitan opiniones encontradas dentro de la patronal de bienes de equipo. Por n lado ensalzan la reforma laboral, al haber posibilitado acabar con el despido masivo de trabajadores. “Las plantillas se han adecuado en función de la demanda. Algo que valoramos mucho porque los trabajadores de la industria son muy cualificados y atesoran un largo proceso de formación que en algunos casos pueden durar hasta diez años”. Lara subraya que con la nueva legislación en materia laboral “nos quedamos con las plantillas, pese a no tener trabajo, gracias a los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE)”.

Muy distinta opinión le merecen las subidas de impuestos y de los costes energéticos. En materia impositiva cree que “no es muy alentador la subida permanente de tributos” y considera que la única manera de generar empleo y actividad pasa obligatoriamente por una bajada de las cotizaciones sociales.

Pero la principal crítica se centra en la subida de la factura energética, en un sector en el que la energía puede llegar a suponer hasta el 50% de los costes en ramas como la metalurgia o las fundiciones. “Corremos el serio riesgo de que todas las ganancias de competitividad que hemos logrado en los últimos ejercicios se vean diluidas por el impacto que en nuestras cuentas de explotación tiene la subida de la energía”, advierte Lara. Un factor que, a su juicio, no debe desdeñar el Ejecutivo puesto que deja a la primera industria exportadora en una situación de desventaja frente a otros países competidores.

Normas
Entra en El País para participar