La ocupación hotelera en verano regresa a los niveles previos a la crisis
Imagen de la playa de la Malvarrosa, en Valencia.
Imagen de la playa de la Malvarrosa, en Valencia. EFE

España se aproxima al techo de los 60 millones de turistas

Cataluña y Baleares lideran la clasificación, con un 90% y un 85% de ocupación

Los destinos más dependientes del turismo nacional caen con fuerza

La llegada de turistas extranjeros en julio y agosto marcó máximos históricos en España y esa mayor afluencia ha tenido su reflejo en la ocupación hotelera en temporada alta. Entre julio y septiembre se han ocupado el 70% de las camas disponibles, el nivel más alto desde el inicio de la crisis, lo que anticipa que se podría alcanzar un nuevo récord de llegadas en la temporada alta y al cierre del año. “Si llegamos a finales de septiembre con 49 millones de visitantes y si se repiten los datos conseguidos en 2012 en octubre, noviembre y diciembre, es bastante posible que se rocen los 60 millones de turistas”, apuntó ayer Juan Molas, presidente de la Confederación de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), durante la presentación del balance de los hoteles en verano.

Y a ello va a contribuir de forma decisiva el trasvase de turistas desde Egipto a Canarias en el último trimestre del año. “La reserva de slots (derechos de vuelo) para el invierno ha crecido a tasas de dos dígitos”, señaló Molas, quien, sin embargo, achacó esa mejoría a factores endógenos, que no exógenos. En su opinión, el conflicto en Egipto puede haber beneficiado a Canarias, pero no ha provocado un préstamo de visitantes. “Si todo sigue como ha transcurrido en los tres meses anteriores, el acumulado entre enero y septiembre se cerrará con un crecimiento del 4% en la entrada de turistas extranjeros en España, frente a los crecimientos superiores experimentados por nuestros competidores de sol y playa”. Y entre ellos citó a Portugal, con un avance del 8%, Croacia (9%) o Túnez, otro de los países del norte de África afectado por las revueltas, donde la llegada de visitantes extranjeros ha crecido un 20% anual.

La mayor llegada de extranjeros no se ha repartido de forma homogénea entre todos los destinos. Los más beneficiados han sido los de sol y playa, impulsados por la recuperación de los tres grandes mercados emisores tradicionales (Reino Unido, Alemania y Francia), y de emergentes como los países nórdicos o Rusia. En la clasificación aparece en primer lugar Baleares, la comunidad autónoma que mejores resultados ha obtenido en verano, con una ocupación del 90%, gracias a su mayor dependencia del visitante extranjero (ocho de cada diez turistas son foráneos), seguida por Cataluña, con niveles de ocupación del 85%. En el caso del turismo urbano, solo seis ciudades (Barcelona, Valencia, Málaga, San Sebastián, Bilbao o Palma de Mallorca) han registrado fuertes incrementos de visitantes y ocupación, gracias a su fuerte especialización en el turismo extranjero.

Aquellos destinos en los que el visitante nacional tiene un peso más importante (destinos urbanos y las comunidades de interior) han retrocedido tanto en el número de llegadas como en la ocupación hotelera. Especialmente significativo ha sido el caso de Madrid, en el que la ocupación en verano apenas ha llegado al 50% de las plazas disponibles y la llegada de visitantes ha retrocedido un 22% en agosto. El presidente de Cehat, Juan Molas, achacó ese deterioro a la política de tasas de Aena, que ha sacado a un buen número de aerolíneas de bajo coste, a la reducción de la oferta de Iberia y a los escasos fondos que destinan a promoción. De hecho, sugirió que sería aconsejable centralizar esas laborales en un solo ente y dar entrada al sector privado, tal y como sucede en Barcelona.

El presidente de Cehat alertó sobre la proliferación de alojamientos turísticos no reglados y solicitó a las comunidades autónomas, que tienen las competencias en esta materia, que atajen este sistema que subsiste en la economía sumergida y que ha crecido, según su estimaciones, un 30% en un año. “Pone en grave riesgo a la primera industria española”, advirtió. Molas ilustró este fenómeno con un dato. “La encuesta de entrada del Ministerio de Industria muestra que 8,3 millones de extranjeros se alojan en casa de familiares y conocidos. ¿Alguien se puede creer esa cifra?”, remarcó.

Normas