Las estancias de los residentes crecen por primera vez desde 2010
Centenares de turistas disfrutan del sol y las altas temperaturas en la playa del Postiguet de Alicante.
Centenares de turistas disfrutan del sol y las altas temperaturas en la playa del Postiguet de Alicante.

Récord de turistas extranjeros y pernoctaciones en agosto

España podría superar a finales de año el máximo histórico de 2008 (58,9 millones)

Rusia y los Países Nórdicos, los que más crecieron en agosto

Agosto suele ser un mes tradicionalmente bueno para el turismo en España. La fuerte estacionalidad obliga a los grandes destinos turísticos a recibir en cuatro meses (de junio a septiembre) a casi la mitad de los visitantes. Y este mes no ha sido una excepción en la serie histórica que mide el Instituto de Estudios Turísticos desde el año 2000. En agosto, España recibió 8,3 millones de turistas internacionales, lo que supone un 7,1% más respecto al mismo mes del pasado ejercicio y un nuevo máximo de la serie histórica. Entre enero y agosto la cifra se elevó a 42,3 millones, un 4,5% más.

A la consecución de estos hitos han colaborado la buena evolución de los mercados emisores tradicionales (Reino Unido, Alemania y Francia, que concentraron el 55% de las llegadas) y de los emergentes como Países Nórdicos y Rusia. El primero se ha convertido en el cuarto mercado emisor, por encima de otros tradicionalmente más pujantes como Italia u Holanda, con 3,23 millones de visitantes entre enero y agosto. Supone el 7,6% del total y representa un incremento anual del 18,1%.

Aún mayor ha sido la subida en el mercado ruso. Entre enero y agosto llegaron 1,12 millones de turistas, un 30% más que en 2012 y prácticamente la misma cantidad de lo recibido en el pasado ejercicio (1,20 millones). Rusia se ha convertido en el primer mercado más importante fuera de la Unión Europea y todo apunta a que la cifra de cierre de año se aproximará a los dos millones de visitantes. Rusia es el mayor emisor de turistas a Egipto, envuelto en un conflicto que ha provocado una cascada de anulaciones de reservas de cara a la temporada invernal.

Todos estos factores llevaron ayer al ministro de Industria, Turismo y Energía, José Manuel Soria, a vaticinar un año “histórico” para el turismo. “Podemos cerrar el ejercicio con cifras récords de llegadas”, lo que supondría superar los 58,6 millones registrados en 2007.

Ese tirón del turismo extranjero, que ya se había intuido en los meses anteriores, se ha visto acompañado esta vez por una recuperación de las pernoctaciones. En agosto se realizaron 42 millones de estancias en los hoteles españoles, lo que supone la cifra más elevada desde 1999 y el cuarto avance mensual. El comportamiento entre el turismo nacional y el extranjero, sin embargo, fue muy diferente. De los 42 millones, 26,2 correspondieron a foráneos y 15,9 a nacionales. La cifra de pernoctaciones de extranjeros fue la más alta en catorce años, mientras que la de residentes retomó la senda del crecimiento en agosto por primera vez en tres años.

En el acumulado entre enero y agosto, las estadísticas siguen mostrando el deterioro sufrido por la ocupación hotelera desde el inicio de la crisis y el impacto que ha tenido en las cuentas de las compañías hoteleras. En ese período, se registraron 199 millones de pernoctaciones, regresando a los niveles previos a la crisis. El mercado nacional, pese al crecimiento de agosto, sigue en mínimos históricos, mientras que el extranjero está en máximos.

La crisis y Barajas siguen pasando factura a Madrid

Madrid se ha quedado aislada del impulso desatado entre las comunidades turísticas por la mayor entrada de visitantes y pernoctaciones. Cataluña, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana o Andalucía han experimentado fuertes crecimientos hasta agosto, mientras que la entrada de extranjeros cayó un 7,7% en Madrid. El ajuste en agosto ha sido todavía más grande llegando al 22,2% anual.

La comunidad presidida por Ignacio González se ha visto muy dañada por la crisis, que ha afectado especialmente al mercado italiano y latinoamericano, dos de sus principales emisores, y al número de operaciones con salida y destino del aeropuerto de Barajas. Hasta agosto, Madrid ha perdido 28.000 operaciones y ha recibido cuatro millones de pasajeros menos que en el mismo período de 2012, según los últimos datos de Aena. En el conjunto de aeropuertos la merma se ha elevado 110.000 operaciones y 6,5 millones de pasajeros.

Normas
Entra en El País para participar