Deja atrapados a 3.336 partícipes
Sucursal de CatalunyaCaixa.
Sucursal de CatalunyaCaixa.

Catalunya Banc liquida su fondo inmobiliario

La entidad catalana, actualmente en proceso de subasta, ha iniciado la disolución de su fondo de inversión inmobiliaria después de abrir el periodo de liquidación y suspender, a fecha de 30 de septiembre, los derechos de suscripción y reembolso de participaciones del fondo, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El fondo de inversión, denominado CX Propiedad, cuenta en la actualidad con 3.336 partícipes y un patrimonio de 96.667.125,82 euros, según recoge la entidad catalana en su página web.

El fondo inmobiliario en liquidación de la entidad nacionalizada fue inscrito en la CNMV en mayo de 2006.

La antigua caja catalana ha concretado que la sociedad gestora procederá a liquidar dicho fondo con la “mayor diligencia y en el más breve plazo posible” a enajenar los valores y activos del fondo y “a satisfacer y percibir los créditos”. “Una vez realizadas estas operaciones, elaborará los correspondientes estados financieros y determinará la cuota que corresponda a cada partícipe”, especifica la entidad a la CNMV.

Fuentes oficiales de Catalunya Banc han explicado a Europa Press que se trata de un tipo de producto “residual” y han enmarcado esta disolución en los movimientos que está tomando el sector en general. Además, han enfatizado que en torno al 75% del fondo es propiedad de la propia entidad y que los clientes particulares oscilan en torno al 25%.

Antes de la elaboración de los estados financieros, el liquidador podrá repartir el efectivo obtenido en la enajenación de los valores y activos del fondo, en concepto de liquidaciones a cuenta, de forma proporcional entre todos los partícipes del fondo. Un proceso, especifica, que dependerá de que se hayan satisfecho todos los acreedores del fondo onsignado el importe de sus créditos vencidos.

“Cuando existan créditos no vencidos, se asegurará previamente el pago”, añade. Los estados financieros deberán ser verificados por los auditores del fondo, mientras que el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias deberán ser publicados en la web de la sociedad gestora.

Tras un mes desde la fecha de su publicación sin que se hubieran formulado reclamaciones, se procederá al reparto del patrimonio entre los partícipes. Las cuotas no reclamadas en el plazo de tres meses se consignarán en depósito en la caja general de depósitos y quedarán a disposición de sus legítimos dueños.

Asimismo, la entidad catalana ha informado a la CNMV de que, con fecha efectos 1 de octubre, en el periodo de liquidación, la gestora reducirá la omisión de gestión, que pasará a ser del 0,50% sobre el patrimonio del producto.

 

Normas