Urge a "reabrir" la Administración federal
El presidente de EEUU, Barack Obama
El presidente de EEUU, Barack Obama EFE

Obama cree que EE UU es "rehén" de una "cruzada ideológica" republicana

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha responsabilizado al Partido Republicano del 'cierre de Gobierno' que entró en vigor la medianoche del lunes al martes y ha lamentado que la economía nacional sea ahora "rehén" de la "cruzada ideológica" que lidera la "extrema derecha". Antes, una franja de más de dos kilómetros de museos, monumentos y edificios gubernamentales a lo largo del National Mall han cerrado sus puertas.

El mandatario norteamericano ha comparecido ante la prensa este martes en los jardines de la Casa Blanca para hablar de lo que ha definido como el "cierre republicano", en alusión a la falta de fondos de la Administración federal que ha dejado en casa a cientos de miles de funcionarios considerados no esenciales.

Obama ha afirmado que, "cuanto más dure", peores serán sus "efectos". "Este cierre republicano no tenía que haber ocurrido", ha lamentado Obama, que ha acusado a los republicanos de convertir la economía del país en un "rehén" de sus intereses ideológicos. "Piden un rescate sólo por hacer su trabajo", ha apostillado.

En el eje de las disputas entre las dos principales formaciones figura la entrada en vigor de la reforma sanitaria impulsada por Obama. El presidente ha insistido este martes en que, independientemente de la "cruzada ideológica" emprendida por la "extrema derecha", la nueva normativa ha entrado en vigor, lo cual supone una "ironía".

Obama ha alertado de que el 15 por ciento de la población de Estados Unidos vivía hasta ahora sin seguro médico y "decenas de miles" de ciudadanos fallecen cada día por carecer de una asistencia adecuada. Ahora, ha indicado, la población "puede obtener un seguro sanitario por cien dólares o menos". El presidente estadounidense ha pedido a los republicanos que den marcha atrás y "reabran" el Gobierno y recapaciten de cara a futuros debates parlamentarios. "El Congreso tiene que dejar de gobernar a golpe de crisis, el país no se lo merece", ha agregado.

Washigton sufre el cierre

Horas antes, los congresistas que han provocado el primer cierre del Gobierno estadounidense en 17 años este martes han podido ver de primera mano el resultado de sus disputas en el Capitolio: una franja de más de dos kilómetros de museos, monumentos y edificios gubernamentales a lo largo del National Mall con las puertas cerradas. Con hasta un millón de funcionarios federales en todo el país obligados a quedarse en sus casas sin sueldo, el impacto del cierre se ha concentrado principalmente en la capital, Washington, donde el Gobierno federal es el principal empleador. Los turistas tenían hoy pocas razones para madrugar.

Los museos del Smithsonian, uno de los principales destinos turísticos de la capital, tienen las puertas cerradas. Frente al popular Museo Nacional del Aire y el Espacio se podía leer el cartel "todos los museos del Smithsonian y el Zoo Nacional están cerrados hoy por el cierre del Gobierno. Lamentamos las molestias".

Las webcams que muestran a los animales del zoo están apagadas, incluida la de los pandas, lo que ha privado a los numerosos fans del nuevo panda gigante nacido el pasado mes de agosto de seguir sus progresos. "Todos los animales seguirán siendo alimentados y atendidos", ha asegurado el Parque Zoológico Nacional para tranquilizar a la población en su página web.

Barreras impedían el acceso al Lincoln Memorial, donde se encuentra la estatua del presidente Abraham Lincoln. La escalinata del monumento, desde donde el activista Martin Luther King dio su famoso discurso 'he tenido un sueño' en 1963, estaban cerrada por una cinta en la que se podía leer "Policía, no cruzar". Un portavoz del Servicio de Parques, Mike Litterst, ha indicado que otros lugares del Mall, entre ellos el Memorial de la Segunda Guerra Mundial, también están cerrados. La capital, con 600.000 habitantes y un área metropolitana de casi 6 millones, sin embargo no es una ciudad fantasma. El Gobierno local está operativo, al igual que el transporte público, y aparentemente los atascos matutinos eran iguales a los de otros días.

En el Congreso, la Policía del Capitolio está apostada en las entradas, algunos de ellos quejándose, aunque fuera de cámara, de que tienen que estar ahí ya que son "personal esencial" si bien no se les paga. No obstante, los miembros del Congreso seguirán recibiendo su salario durante el cierre, ya que están trabajando para cerrar un acuerdo que permita que el Gobierno vuelva a funcionar. Algunos restaurantes y bares de la zona han visto una oportunidad de negocio. El Washington Post ha publicado una lista de los locales en los que hay descuentos e incluso 'happy hours' durante todo el día, para que los funcionarios que no cobran no pasen hambre o sed. Según este diario, el área de Washington podría perder hasta unos 200 millones de dólares al día debido al cierre de los principales destinos turísticos como el Smithsonian o el Zoo Nacional, de acuerdo con las autoridades. |

Normas