Los jubilados cobrarán un 0,25% más, límite inferior previsto en la reforma

El alza mínima de las pensiones y la congelación a los funcionarios sujetan el presupuesto

 La austeridad sigue marcando los ingresos y gastos del Estado. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha insistido de forma machacona en que hoy el Gobierno ha presentado los presupuestos de la recuperación económica, dado que para 2014 las cuentas prevén un crecimiento del PIB de 0,7 puntos porcentuales. Pero como toca seguir cuadrando las cuentas, el gasto de los ministerios baja el 4,7% y los ingresos crecen apenas el 1%. Eso sí, no se subirán los impuestos de nuevo, como ha recalcado Montoro, en este apartado “no hay un plan B”. Hacienda fía el alza de los ingresos a la mejora de la recaudación.

Sin alza de impuestos, el Gobierno ha tirado por el camino habitual para controlar las cuentas y ajustarlas al prometido déficit del 5,8%. Los funcionarios verán congelados sus salarios un año más, como confirmó el Ejecutivo la semana pasada. Otra medida también se intuía: las pensiones solamente se revalorizarán un 0,25% este año, es decir, el mínimo que contempla la reforma de pensiones del Ejecutivo. No obstante, Montoro ha matizado que está abierto a negociar en el trámite parlamentario de dicha norma, si bien el PP tiene capacidad para aprobarla en los términos actuales merced a su mayoría absoluta.

Las pensiones son, con mucho, la mayor partida presupuestaria: se llevarán 127.483 millones de euros, más de la mitad del presupuesto. Las transferencias a las autonomías (que se reducen en un 13%), el servicio de la deuda y el paro son las demás partidas por orden de importancia. Por otra parte, las inversiones también se ven afectadas por los recortes, y bajan más del 7%. El Gobierno, eso sí, no prevé más ajustes en la prestación por desempleo.

Con estas cifras, el déficit público cerrará el año en el 5,8% del PIB, y la deuda acabará 2014 en un nivel sin precedentes del 99,8%. El ministro ha argumentado que acercarse a esta cota es menos grave dado el descenso de los tipos: “la carga de intereses que se prevé es del 3,5%, inferior a la que teníamos con 30 puntos menos de deuda en 1996. ¿Preocupa? Sí, pero cada vez estamos pagando un servicio de la deuda pública más asimilable".

Por ministerios, el mejor tratado es el de industria, que aumenta presupuesto un 35% gracias al dinero público destinado a compensar el déficit de tarifa de las eléctricas. El que más baja su presupuesto es el de Sanidad, con una caída del 31,6%. Economía y Empleo también aumentan presupuesto en más del 10%.

Pensiones:

Las pensiones contributivas subirán un 0,25% en 2014, el mínimo previsto en la nueva reforma del Gobierno. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha reconocido, en todo caso, que este porcentaje podría cambiar durante la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2014 en función de cómo quede finalmente el factor de sostenibilidad, que se tramitará en paralelo a las cuentas.

El proyecto de ley de reforma de las pensiones, que aún está pendiente de su aprobación en el Congreso de los Diputados, contempla un cambio drástico en los criterios para la revalorización de las pensiones. Así, la fórmula del Gobierno, el llamado factor de sostenibilidad, pasa por marcar una revalorización mínima de las pensiones del 0,25% anual (la cual se ha establecido para el año siguiente) y una máxima: el IPC más el 0,25%.

El Gobierno prevé un gasto en pensiones contributivas de 112.102,61 millones de euros, un 5,4% más que el año anterior. Esta cifra es el resultado de sumar la revalorización anual del 0,25%, más la previsión del aumento del número de pensionistas y la variación de la pensión media.

Prestaciones de desempleo:

El Gobierno destinará un total de 29.429,3 millones de euros al pago de prestaciones por desempleo en 2014, lo que representa un 10,2% más en comparación con el presupuesto inicial de 2013, cuando el gasto previsto se situó en 26.696 millones de euros, según consta en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014.

El Ejecutivo justifica este repunte en la desviación que ha experimentado el gasto en prestaciones en 2013 respecto a la previsión inicial; se hecho, se espera que el gasto en 2014 sea muy similar al dato definitivo de cierre de 2013.

Todo ello, a pesar de las medidas contempladas en el decreto antidéficit de julio de 2013, que rebajó el porcentaje de la base reguladora para el cálculo de las prestaciones del 60% al 50% a partir del séptimo mes y suprimió el subsidio especial para mayores de 45 años para nuevos beneficiarios. Para 2014, el Gobierno no espera más recortes en la prestación por desempleo.

Más ingresos fiscales pese a no subir los impuestos:

Rajoy no subirá los impuestos en 2014. Pero espera, sin embargo, que los ingresos fiscales aumenten un 1% con respecto al año pasado hasta alcanzar los 178.632 millones de euros. Montoro confía en que la mejora del empleo se traduzca en “nuevos contribuyentes que entrarán a tributar” y que estos sean los que provoquen el alza en los ingresos.

El Ejecutivo explica que los ingresos crecerán menos que en 2013 porque el impacto adicional de las medidas fiscales sobre la recaudación será moderado en 2014, mientras que este año se registró el impacto máximo de estas medidas de consolidación fiscal.

Los ingresos previstos para el IRPF se elevan a 73.196 millones de euros, lo que significa un incremento del 1,7% (1.214 millones de euros más) en relación con el cierre estimado para 2013, pero un 1,4% menos que el presupuesto de 2013. Por su parte, los ingresos previstos por el Impuesto sobre Sociedades para 2014 son 22.237 millones de euros, 1.146 millones más que el avance de liquidación de 2013, un 5,4% más, que se eleva a un incremento del 17,4% si se compara con el presupuesto inicial de 2013.

Deuda al 99,8% del PIB

En apenas cuatro meses, la previsión de deuda presentada por el Ejecutivo para 2014 ha pasado del 96,2% al 99,8%, rozando el 100% del PIB. Pese a ello, Hacienda prevé que el gasto en servicio de la deuda caiga el 5,2%. En total, España se gastará 36.590 millones, más del 10% del presupuesto, en pagar intereses. Por otra parte, el Tesoro emitirá 243.888 millones de euros en términos efectivos, necesarias para refinanciar los vencimientos de deuda en el año y para cubrir las nuevas necesidades financieras derivadas del déficit, que se espera termine el ejercicio en el 5,8%.

Más cotizaciones a la Seguridad Social

Las bases máximas de cotización a la Seguridad Social crecerán un 5% el próximo año, lo que supondrá más gasto de personal y menos salario para las personas con salarios altos. Más allá de estos ajustes, el Gobierno prevé que los ingresos por cotizaciones bajen un 2,9% sobre el presupuesto de 2013, debido a la bajada de salarios y a la escasa o nula creación de empleo.

Bajan un 1,6% los gastos de personal

El salario de los funcionarios está congelado y, debido a que se contratan muchos menos trabajadores en el sector público de los que cesan, esta partida de gasto se ve recortada en un 1,6%. El Gobierno prevé gastarse 13.880,44 millones de euros en pagar los sueldos de los empleados públicos que trabajan en los distintos Ministerios y en las Cortes Generales, Tribunal de Cuentas, Tribual Constitucional, Consejo de Estado y Consejo General del Poder Judicial.

Sector público empresarial

Las empresas públicas ganarán 1.894 millones, debido fundamentalmente a Loterías, que tiene presupuestado un beneficio de 1.719 millones de euros. En Aena el beneficio llegará a 436 millones. Entre las entidades que cerrarán en positivo también destacan la SEPI, Puertos y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Por el contrario, el sector ferroviario sigue lastrando las cuentas, con pérdidas que entre Renfe y Adif suman 500 millones. La aportación de capital a empresas públicas ampliará el déficit en 1.529,4 millones el próximo año, frente a los 1.233,3 presupuestados para 2013.

 1.232 millones más para el déficit de tarifa

El ministerio de Industria es el mejor parado de todo el gabinete, merced al llamado déficit de tarifa, es decir, a la diferencia entre el precio regulado que se establece para la generación y distribución de electricidad y lo que se cobra a los usuarios. En 2014 esta diferencia será de 4.153 millones, 1.232 millones más que el dinero presupuestado en el ejercicio anterior.

 Casa real y Gobierno

El Rey recibirá de los presupuestos estatales 7,78 millones de euros en 2014, un 1,89% menos que en el ejercicio actual, para el sostenimiento de su familia y Casa, si bien esta cantidad no incluye los gastos derivados de la representación del Estado cubiertos por otros ministerios (Defensa o Exteriores).

Mariano Rajoy, percibirá 78.185,04 euros, la misma cantidad que cobra el jefe del Gobierno desde 2010. El resto de miembros del Ejecutivo también verán congelado su salario: la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, recibirá 73.486,32 euros, y los ministros, 68.981,88 euros.

Información elaborada por David M. Pérez, Raquel Pascual, Guillermo S. Vega, Pablo M. Simón, Cecilia Castelló y Nuño Rodrigo.

Normas