La cadena hotelera emplea a 2.000 personas
Joan Gaspart, en una imagen de 2011.
Joan Gaspart, en una imagen de 2011.

Un acreedor insta concurso contra Hoteles Husa, de Joan Gaspart

Hoteles Husa tenía 250 millones de deuda en 2010

Aparece en el RAI con impagos por 27 millones

PwC dudaba en 2010 de la continuidad del grupo

Hostelería Unida, conocida como Hoteles Husa, una de las mayores cadenas hoteleras en España, de la familia del expresidente del Barcelona FC, Joan Gaspart, afronta solicitud de concurso instada por un acreedor esta semana en un juzgado de Barcelona, según fuentes judiciales conocedoras del proceso. La compañía asegura no saber nada.

De admitirse la solicitud de concurso presentada por un acreedor, el proceso sería declarado necesario y los actuales gestores de la cadena hotelera podrían ser apartados de la administración. Si hubiese sido la familia Gaspart la que, con anterioridad, hubiese pedido concurso (preconcurso, artículo 5.bis de la Ley Concursal), dispondría de un periodo de hasta cuatro meses para negociar con los acreedores un posible convenio que evite la entrada en concurso.

Hoteles Husa, según las últimas cuentas del grupo depositadas en el Registro Mercantil, del año 2010 (no haberlas actualizado puede suponer a la empresa una sanción de hasta 60.000 euros), perdió ese ejercicio 15,9 millones de euros con una deuda de 250 millones de euros.

El abuelo del expresidente del Barcelona FC, José Gaspart, creó Husa en 1930. La compañía gestiona en la actualidad 67 hoteles en España y otros dos en Bélgica, dos en Bruselas y uno en Cuba y emplea a 2.000 personas. De acuerdo a las cuentas del año 2010, el grupo hotelero cerró ese ejercicio con un patrimonio negativo de 67,5 millones de euros. Según datos consultados en el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) , la compañía cuenta ahora con impagos por 27,7 millones.

La auditoría de las cuentas de Husa del año 2010 elaborada por PwC apunta salvedades e indicaciones demoledoras. La consultora advierte en su informe de auditoría que la compañía presenta una deuda con empresas participadas por 32,9 millones sobre la que no existe, apunta PwC, "evidencia objetiva de la recuperabilidad", lo que eleva la cifra de patrimonio negativo del grupo hasta los 67,5 millones de euros.

Además PwC señala que la memoria consolidada de la empresa no incluye información legal por la que se "establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales". La consultora termina su informe diciendo que existen "suficientes condiciones objetivas indicativas de una incertidumbre significativa sobre la capacidad del grupo para continuar su actividad".

Normas