El empleo crecerá en 2014 gracias al trabajo a tiempo parcial
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, a la entrada de la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, a la entrada de la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno prevé rebajar el déficit al 5,8% sin subir ningún impuesto

"Los Presupuestos de la recuperación”. Así definió en varias ocasiones la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el Proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2014 que el Consejo de Ministros aprobó el viernes. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, destacó que, por primera vez, las cuentas del Gobierno de Mariano Rajoy no contemplarán nuevas subidas fiscales y se incorporarán rebajas selectivas incluidas en la Ley de Emprendedores. Ello es posible porque la economía volverá a crecer en 2014, cuando el PIBavanzará un 0,7%. En cualquier caso, algunas medidas como el incremento del IRPF o el recargo sobre el IBIse prorrogarán al ejercicio 2014 para asegurar que el conjunto del déficit público baje al 5,8% del PIBcomprometido con Bruselas.

La recaudación aumentará un 2,7% en 2014 
Montoro se mostró cómodo e desinhibido en la conferencia de prensa para presentar el proyecto de Ley de Presupuestos de 2014. Nada que ver con las dos ediciones anteriores. La diferencia es que, esta vez, no le tocó anunciar drásticas subidas fiscales. Los ingresos del Estado aumentarán, según las proyecciones del Gobierno, un 2,7% hasta los 179.750 millones, un incremento que Montoro atribuyó al crecimiento económico. En los dos Presupuestos anteriores, los ingresos también aumentaron, pero a costa de elevar los grandes tributos como el IRPF, el IVA o el impuesto sobre sociedades. Montoro recordó que en 2014 entrarán en vigor rebajas “selectivas de impuestos”: las pymes contarán con una nueva deducción del 10% en inversión o los “business angel” podrán descontarse del IRPF el 20% de la inversión destinada a un nuevo proyecto empresarial.

Montoro apuntó que los Presupuestos mantienen su carácter restrictivo. La Administración Pública deberá rebajar su déficit del 6,5% previsto en 2013 al 5,8%, un ajuste de 7.200 millones. Este es uno de los motivos por los que se prorroga el próximo año la subida del IRPF, el recargo sobre el IBI o los incrementos de los pagos fraccionados y la eliminación de deducciones en el impuesto sobre sociedades. Además, entran en vigor los nuevos impuestos medioambientales que gravan, por ejemplo, los aparatos de aire acondicionado. Si bien es cierto que el objetivo de déficit de la Administración central para 2014 es del 3,7% frente al 3,8% de 2013 –un esfuerzo mínimo–, el Estado no puede permitirse perder recursos en la medida en que financia al resto de Administraciones (comunidades, seguridad social y ayuntamientos). Los ingresos de todos los grandes tributos aumentarán por la mejora de la economía.

El PIB avanzará un 0,7%, alentado por el sector exterior 
El Gobierno prevé que la economía crecerá un 0,7% en 2014, un dato que, en caso de cumplirse, supondrá el primer avance significativo del PIBdesde 2008. Las exportaciones seguirán sosteniendo la economía española y la contribución del sector exterior al crecimiento del PIB será de 1,2 puntos frente a los 1,9 puntos del año anterior. Sin embargo, este descenso será compensado por la mejor evolución del mercado interior. El consumo privado avanzará en 2014 un 0,2% tras registrar caídas cercanas al 3% en los dos años anteriores. La inversión –formación bruta de capital– también aumentará por primera vez desde 2008 un 0,2%. Solo la Administración Pública seguirá –por mandato de Bruselas– recortando su gasto. Como ya sucedió el año anterior, la economía española presentará una capacidad de financiación respecto al resto del mundo, una variable que refleja la buena evolución del sector exterior.

El Gobierno prevé rebajar el déficit al 5,8% sin subir ningún impuesto

La tasa de desempleo bajará al 25,9% en 2014 
El ministro de Economía, Luis de Guindos, explicó que las cifras de paro serán mejores que las previstas en el cuadro macroeconómico presentado en abril. Así, la tasa de desempleo se situará este año en el 26,6% en lugar del 27,1% y, en 2014, el porcentaje bajará al 25,9%, el primer descenso desde que empezó la crisis. En cualquier caso, España se mantendrá como uno de los países con más paro. Guindos destacó que la destrucción de empleo tocará a su fin en el primer semestre del próximo año. Así, en la segunda parte del ejercicio se empezarán a crear puestos de trabajo. El cuadro macroeconómico (ver gráfico) reflejan un retroceso del empleo total del 0,2%, un porcentaje que equivale a unos 30.000 puestos de trabajo. Guindos explicó que este retroceso del empleo neto se calcula en términos de contabilidad nacional, es decir, teniendo en cuenta solo los contratos a tiempo completo. Si se toman los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que incluye los contratos a tiempo completo y parcial, el Ejecutivo de Mariano Rajoy prevé un aumento del empleo neto que se moverá en torno al 0,1%.


El Presupuesto de gasto sube por las partidas a la Seguridad Social 
Puede resultar contradictorio que unos Presupuestos catalogados de restrictivos presenten un incremento del gasto del Estado del 2,7% hasta los 133.259 millones. Sin embargo, este incremento se debe a las aportaciones a la Seguridad Social y al Servicio Público de Empleo Estatal. Si se descuentan ambas variables, el Presupuesto cae hasta los 101.507 y el gasto ministerial retrocede hasta los 34.584 millones, un 4,7% menos que en 2013. El carácter austero de las cuentas de 2014 se refleja en la congelación de los salarios de los empleados públicos y en el mantenimiento en zona de mínimos de la inversión pública. Montoro quiso destacar el incremento del 1,3% para apoyar a la I+D+i, que supondrá 5.633 millones. Las becas alcanzarán los 1.1413 millones, un 21,5% más. Las ayudas al alquiler y la rehabilitación supondrán otros 770 millones, un 4,8% más y también mejorarán un 17,1%, hasta los 81 millones, los recursos destinados a teatros y federaciones deportivas. En cualquier caso, representan partidas menores.
Nada que ver con el gasto en pensiones, que supone más de 120.000 millones en el Presupuesto consolidado (que incluye al Estado y los organismos públicos como la Seguridad Social). Esta partida se incrementará en su conjunto un 4%, aunque el Ejecutivo rechazó detallar la revalorización de las prestaciones a los jubilados.

El Consejo de Ministros también remitió el viernes al Congreso el proyecto de ley que incorpora el factor de sostenibilidad, que contempla que los ingresos del sistema y la situación de la economía determinen la revalorización de las pensiones que, hasta ahora, solo se vinculaban al IPC. La propuesta del Ejecutivo es que, en el contexto actual, aumenten únicamente un 0,25%. En cualquier caso, el Ejecutivo aseguró que está abierto a alcanzar un acuerdo con la oposición y los agentes sociales. Guindos y Montoro rechazaron la idea de que la reforma de las pensiones supondrá una pérdida de poder adquisitivo y recordaron que, en momentos de bonanza económica, las prestaciones de los jubilados podrán subir más que la inflación. 

El coste del servicio de la deuda se reduce un 5,2% 

El Estado presupuestó en el año 2013 que la partida destinada a pagar intereses alcanzaría los 38.615 millones, una cifra que se reduce un 5,2% hasta los 36.590 millones en las cuentas de 2014. Se trata de la primera caída del gasto financiero presupuestado desde el año 2007 y se explica por la rebaja de la prima de riesgo. En cualquier caso, el coste del servicio de la deuda sigue lastrando los Presupuestos. De hecho, los intereses superan los recursos disponibles para el conjunto de los ministerios. El 27% del gasto total del Estado se destina a pagar intereses. 

Adiós a la relación entre inflación y precios públicos 
El IPC, la variable que mide la evolución de los precios, está condenado a perder peso. Además de la intención del Gobierno de desvincular la inflación de la revalorización de las pensiones, el Ejecutivo aprobó el viernes el anteproyecto de Ley de Desindexación de la Economía con el objetivo de que la actualización de rentas, precios y otros conceptos de las Administraciones Públicas dejen de estar ligados al IPC.

La idea es que, a partir de ahora, los cambios en los precios de los servicios procedan de variaciones de los costes y no de la inflación. Ello afecta a multitud de precios regulados como concesiones administrativas de autopistas, peajes eléctricos, el butano, o billetes de autobús. De hecho, estos productos con tarifas que impone la Administración suponen el 7% de la cesta de la compra. Economía cifra que la nueva ley permitirá ahorrar 700 millones bajo un escenario en que el IPC crezca un 2%. Guindos aseguró que el Ejecutivo incentivará que esta medida se extienda al sector privado. La moderación de precios resulta clave para mejorar la competitividad. 

La recaudación de 2013 será inferior a la prevista

Hacienda prevé que los ingresos fiscales ascenderán a 175.520 millones este año frente a los 177.860 millones presupuestados. Unos 2.300 millones menos. Una cifra considerable que no inquieta al Gobierno, que asegura que no compensará esa falta de recursos con más ajustes. Hay que tener en cuenta que, cuando se realizaron los Presupuestos de 2013, el objetivo de déficit se situaba en el 4,5%, cifra que Bruselas suavizó hasta el 6,5%. Ello ofrece margen para los desvíos presupuestarios.

Por otra parte, como avanzó este periódico el viernes, los nuevos cálculos de Hacienda muestran que los ayuntamientos registraron un superávit del 0,22% en 2012,en lugar del déficit del 0,15% anunciado en marzo. Los entes locales han permitido que los números rojos de la Administración bajaran al 6,84% frente al 7% publicado anteriormente.

Normas