Rajoy garantiza el cobro de la ‘extra’ de Navidad este año y las dos pagas el que viene
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados. EFE

Confirmado: el Gobierno congelará el sueldo de los funcionarios en 2014

Las bajas por jubilación seguirán sin cubrirse salvo contadas excepciones

La medida supone el cuarto año consecutivo de congelación salarial después de la rebaja del 5% en 2010

En los últimos días, desde distintos sectores se había especulado con la posibilidad de que el Gobierno decidiera aplicar una pequeña subida salarial, aunque fuera testimonial, a los empleados públicos para el próximo año.

Sin embargo, fuentes conocedoras del Presupuesto de 2014 –que el Ejecutivo ultima estos días– descartaron ayer cualquier posibilidad de incrementar las retribuciones a los asalariados del sector público. Ni siquiera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiso aclarar este extremo ayer en el Senado, donde se limitó a garantizar que los empleados públicos cobrarán este año la extra de Navidad y las dos pagas en 2014.

De esta forma, los 2,6 millones de asalariados de todas las administraciones (estatal, autonómica y local) verán congeladas sus remuneraciones por quinto año consecutivo. Fue a mediados de 2010 cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aplicó un primer decreto de recortes presupuestarios a instancias de Bruselas. En él bajó un 5% de manera fulminante el salario de los empleados públicos ya para la segunda mitad del año. Y desde entonces, ejercicio tras ejercicio, los distintos Gobiernos han mantenido esas retribuciones recortadas congeladas.

Estas mismas fuentes explicaron que el Ejecutivo mantendrá también la denominada tasa de reposición cero. Esto significa que las bajas que se produzcan por la jubilación de empleados públicos no podrán reponerse con nuevos trabajadores. Aunque se mantendrán algunas excepciones, en las que se reemplazará el 10% de las bajas. Será en sectores como la persecución del fraude fiscal (personal de la Agencia Tributaria) o laboral (Inspección de Trabajo); así como algunas áreas de educación, sanidad o cuerpos de Seguridad del Estado.

Confirmado: el Gobierno congelará el sueldo de los funcionarios en 2014

Asimismo, el Ejecutivo planea volver a congelar la aportación del Estado al fondo de pensiones de los trabajadores de la Administración General, como ya hizo el año pasado. No obstante, de momento, desde Hacienda no han contradicho la promesa del propio Rajoy, cuando aseguró que la paga de Navidad retirada en 2012 se repondría a partir de 2015, al menos a los empleados públicos estatales, a través de aportaciones a su fondo de pensiones. Todas estas medidas están orientadas a contener el gasto en personal, al que las administraciones públicas destinan anualmente unos 116.000 millones, el 27% del total.

Dicho todo esto, el diseño final de las cuentas de 2014, que Hacienda llevará al Congreso el próximo lunes, aún no está cerrado definitivamente. Por ello, cabría la posibilidad, muy poco probable en estos momentos, de que una decisión política de última hora aplicara una subida más que testimonial, por debajo incluso del 0,25% que subirán las pensiones como mínimo. O bien, posteriormente, en la tramitación parlamentaria, algún partido de la oposición logre algún incremento retributivo o de empleo público para el próximo año.

Menos prestaciones de Muface y un ‘moscoso’ más

El Ministerio de Hacienda negocia estos días la renovación del concierto con las aseguradoras que prestan la asistencia sanitaria a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface). Este organismo, dependiente de Hacienda, atiende a 1,5 millones de funcionarios y sus familias, que están inscritos en un régimen especial de la Seguridad Social. Las conversaciones para renovar este concierto no van por buen camino. Fuentes conocedoras de la negociación aseguran que Hacienda ya ha decidido no aplicar el incremento anual automático del 1,5% de la prima que abona a las aseguradoras (Asisa, Adeslas, DVK, Sanitas e Igualatorio Cantabria) para que éstas atiendan a los funcionarios de Muface. Estas compañías, que amenazaron con cesar de prestar sus servicios al colectivo, parece que podrían aceptar renovar el concierto sin recibir más dinero. Pero a cambio recortarán más la cartera de prestaciones que ofrecen –que ya han experimentado un ajuste este año–. Además, estas aseguradoras no estarán obligadas, como hasta ahora, a prestar atención sanitaria a estos funcionarios en todo el territorio nacional. Así, no serán multadas si no pueden atenderles en determinadas zonas del país por no tener infraestructura. Por otro lado, fuentes de distintos Ministerios barajan la posibilidad de que el Gobierno les devuelva uno de los tres moscosos (días libres para asuntos propios) que les retiró este año, cuando pasaron de contar con seis a tres anuales.

Normas
Entra en EL PAÍS