El desfase del Estado alcanza el 4,62% del PIB hasta agosto
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El difícil reto de bajar el déficit en 8.400 millones en cuatro meses

La subida del IVA ha permitido recaudar 6.200 millones adicionales

Los números rojos se han reducido en 1.000 millones entre enero y agosto

El déficit del Estado se situó en agosto en 47.579 millones, el 4,62% del PIB. Los más optimistas señalarán que la cifra es inferior en 1.000 millones al desfase registrado en el mismo período del año anterior (4,73% del PIB). Sin embargo, el ritmo de reducción de los números rojos es lento si se tiene en cuenta que el objetivo de déficit para este año es del 3,8%. Es decir, a la Administración central le quedan cuatro meses para reducir su déficit en ocho décimas de PIB, unos 8.400 millones. 

El reto es complicado y más si se tiene en cuenta que, a diferencia de 2012, el Estado no contará en el último cuatrimestre con el ahorro derivado de la supresión de la paga extra a los funcionarios o con los ingresos extraordinarios de la amnistía fiscal. Además, en la parte final del año se desvanecerá el efecto en las cuentas públicas de la subida del IVA aprobado en septiembre de 2012.

De hecho, el déficit del Estado habría aumentado si no fuera por el incremento del principal impuesto indirecto, una medida que aportó entre enero y agosto unos 6.200 millones adicionales. A favor del Estado juega el hecho de que este año se han adelantado las transferencias a la Seguridad Social, lo que provoca un aumento de esta partida de gasto que se irá diluyendo a medida que pasen los meses.

El gasto estatal aumenta por la partida destinada a pagar los intereses de la deuda y por las mayores transferencias a la Seguridad Social

Desde Hacienda, insisten en que la situación está bajo control y rechazan la posibilidad de aplicar medidas adicionales de aquí a final de año. De momento, los ingresos por IRPF, el impuesto más importante por recaudación, aportó 43.739 millones hasta agosto a las arcas públicas, un 2,2% más. Una caída mucho mayor, del 21,7%, registró el impuesto sobre sociedades.

Este descenso sorprende especialmente porque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró semanas atrás que los ingresos por este tributo avanzaba a un ritmo mejor del esperado. Los datos de este tributo están desvirtuados por el hecho de que Hacienda, para mejora la cifra de déficit de 2012, postergó para enero de este año devoluciones fiscales que, en condiciones normales debería haber realizado a finales del ejercicio anterior. La Agencia Tributaria aclara que, eliminando esta distorsión, la recaudación por Sociedades cae un 3,2% hasta agosto.

Los ingresos por los impuestos especiales mejoran un 4,8%, beneficiados por las subidas de tipos sobre el tabaco y el alcohol. Aunque también se detecta un incremento del consumo de hidrocarburos. Los ingresos tributarios totales ascendieron hasta agosto a 99.905 millones, sólo un 0,2% más que el año anterior. 

El gasto del Estado alcanzó los 111.798 millones frente a los 106.015 millones registrados entre enero y agosto de 2012. El incremento se explica por la partida destinada a los intereses de la deuda, que alcanzó los 22.186 millones, un 9,2% más y, también, por las mayores transferencia a la Seguridad Social, que recibió 11.915 millones, un 71,6% más que el ejercicio anterior. En cambio, la partida de sueldos y de inversión cayó un 2,2%y un 4%, respectivamente.

Un superávit que tiene los días contados

La Seguridad Social registraron un superávit de 3.334 millones hasta agosto, una cifra que equivale al 0,40% del PIBy que resulta engañosa. Según los datos difundidos por el Ministerio de Empleo, los ingresos alcanzaron los 85.450 millones, un 4,62% más y los gastos también aumentaron un 3,94% hasta los 82.066 millones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Estado ha transferido hasta agosto a la Seguridad Social 13.968 millones, el 90% de lo previsto para todo el año.

En los próximos meses, las buenas cifras que muestra la Seguridad Social se irán deteriorando hasta entrar en la zona de déficit. De hecho, según las previsiones del Gobierno el sistema de pensiones, el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) y el Fogasa cerrarán el año con un déficit conjunto del 1,4%. Dicho de otra forma, la Seguridad Social gastará este año 14.400 millones más de los que ingresará.

El año 2013 será el cuarto año consecutivo en el que el sistema cierra con números rojos. Y, según las previsiones del propio Gobierno, esta tendencia se mantendrá, al menos, hasta 2016. El elevado paro y el incremento del número de pensionistas explica los malos resultados de la Seguridad Social.

Normas
Entra en El País para participar