El desfase hasta julio genera dudas entre los expertos
Hacienda asegura que no recurrirá a nuevos ajustes para cumplir el déficit Ampliar foto

Hacienda asegura que no recurrirá a nuevos ajustes para cumplir el déficit

En el último cuatrimestre de 2012, el Estado obtuvo ingresos adicionales que ahora no están previstos

Los ingresos tributarios avanzan a un ritmo menor del esperado

Hacienda asegura que no planea nuevos ajustes de aquí a final de año para garantizar que los números rojos del Estado no rebasen el objetivo de déficit del 6,5% del PIB. El conjunto de la Administración tiene el reto de bajar el déficit público de los 73.298 millones registrados en 2012 a los 66.965 millones (6,5% del PIB) comprometidos con Bruselas. Supone un ajuste de 6.300 millones. ¿Es factible? De momento, los últimos datos comparables muestran que, hasta junio de este año, el déficit ascendió a 38.633 millones, 2.026 millones menos que el año anterior. Una reducción de los números rojos que parece insuficiente si se tiene en cuenta que, en 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy registró ingresos y ahorros extraordinarios en el último cuatrimestre con los que ahora no puede contar.

Entre septiembre y diciembre del año pasado, la Administración logró 2.263 millones por la subida del IVA a partir del primero de septiembre, ingresó 1.284 millones por la amnistía fiscal y ahorró algo más de 5.000 millones por la supresión de la paga extra a los funcionarios. En total, sumó un ajuste de 8.000 millones que permitió que el desfase cerrara en el 7%. Ahora, sin esos recursos -el efecto del aumento del IVA finaliza en septiembre y el Gobierno no tiene intención de eliminar la extra de Navidad-, el Estado debe rebajar la cifra al 6,5. De momento, el conjunto de la Administración –sin contar los ayuntamientos– ya suma un desfase del 5,27%, una cifra que no puede compararse con la del ejercicio anterior porque el Ejecutivo empezó en enero a ofrecer datos agregados mensuales. 

El profesor de economía de Icade Business School José Carlos Díez sostiene que si no se toman medidas, el desfase acabará en el 7,5% del PIB y alerta de los desvíos que se están produciendo en los ingresos. Precisamente por ello, el Ejecutivo acaba de aprobar cambios legislativos como prohibir la deducibilidad de las pérdidas generadas en el exterior, lo que supondrá 3.650 millones para las arcas públicas, aunque la mayor parte se ingresará en 2014.

La revisión a la baja del PIB obliga a un ajuste mayor

La revisión a la baja del PIB nominal del año 2012 y anteriores que realizó el INE en agosto supone una presión añadida para Hacienda, que se ha visto obligada a rebajar el volumen del PIB previsto para 2013. Antes del cambio, el objetivo de déficit del 6,5% del PIB se traducía en 68.298 millones de euros. Con la revisión, ese porcentaje se queda en 66.965 millones. La Administración ha perdido 1.300 millones de margen fiscal.

El director de Coyuntura y Estadística de Funcas, Ángel Laborda, también detecta que los ingresos avanzan a un ritmo inferior al esperado, aunque estima que el déficit público cerrará este año en el 6,8%, solo tres décimas por encima del objetivo comprometido. Laborda recuerda que el incremento del déficit no es lineal y no se muestra alarmado por el saldo negativo alcanzado hasta julio. 

Desde Hacienda aseguran que no ha sonado ninguna alarma y argumentan que en verano no se producen ingresos significativos. En este sentido, confían en que la recaudación mejore en la medida en que la economía abandonará las tasas negativas en el tercer y cuarto trimestre. Sin embargo, como apunta Díez, la recuperación económica no tiene un reflejo automático en los ingresos. Ello es especialmente cierto cuando la mejora económica se explica por el sector exterior y no por un aumento del consumo o el empleo, las dos actividades que más recaudación aportan a través del IRPF y el IVA.

En cualquier caso, la máxima prioridad de Hacienda es cumplir el déficit y, por lo tanto, es previsible que se adopten medidas extraordinarias en el momento en el que se detecte la posibilidad de desviarse de forma significativa del objetivo.

La economía crecerá entre un 0,6% y un 0,8% en 2014

El Ministerio de Economía está ultimando el nuevo cuadro macroeconómico sobre el que pivotará el Presupuesto General de 2014 que el Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes. Las cifras mejorarán las previsiones actuales. El Ejecutivo confía en que el PIB caerá menos que el 1,3% previsto para este año. La mejora no será superior a una o dos décimas. Respecto a 2014, el Gobierno había previsto un ligero crecimiento del 0,5%. El nuevo cuadro macroeconómico elevará esa cifra.

Fuentes del Ejecutivo indican que todavía se están elaborando las previsiones pero apuntan que, previsiblemente, el crecimiento en 2014 se situará entre el 0,6% y el 0,8%. El paro, que seguirá siendo el principal lastre de la economía española, también registrará mejores resultados. Para empezar, Economía asegura que la tasa de paro no alcanzará el 27,1% previsto para este año en el cuadro macroeconómico todavía vigente. Y, para 2014, la tasa de desempleo también será inferior al 26,7% estimado hasta ahora. Será a partir de la segunda mitad del próximo año cuando Economía espera que se empiece a generar empleo neto. El Ejecutivo asegura que la reforma laboral permitirá que, con un crecimiento mínimo, los puestos de trabajo creados superen los destruidos.

Normas