Alemania y Francia continúan tirando de la actividad en la zona euro
El presidente del BCE, Mario Draghi, durante su comparecencia hoy ante el Parlamento Europeo.
El presidente del BCE, Mario Draghi, durante su comparecencia hoy ante el Parlamento Europeo. REUTERS

En busca de la velocidad de salida de la crisis

El índice PMI de actividad registra los mejores valores de los últimos meses

Draghi califica la recuperación europea de “lenta” y aboga por continuar con las reformas estructurales

Puesto que ha habido muy pocas sorpresas en el resultado electoral alemán, los expertos están deseando que toda la maquinaria política y burocrática de Bruselas retome el trabajo cuanto antes ahora que los primeros indicadores adelantados del último cuatrimestre del año siguen mostrando síntomas de recuperación.

Según los datos recopilados entre el 12 y el 20 de septiembre, el índice PMI compuesto de la actividad de la zona euro elaborado por Markit se elevó a 52,1 puntos, lo que representa el sexto mes consecutivo al alza y el valor más alto de los últimos 27 meses. Además, la actividad comercial aumentó por tercer mes consecutivo, dando como resultado el trimestre (julio, agosto y septiembre) de más sólido crecimiento desde el segundo de 2011. Esta mejora estuvo impulsada por un avance más acelerado de los nuevos pedidos. La recuperación fue generalizada, tanto en el sector servicios, como en el manufacturero, aunque solo se contabilizó una aceleración del ritmo de aumento en los servicios.

Y dentro de la Unión, la buena noticia es que destacó la marcha favorable de las dos economías líderes, también conocidas como la locomotora europea: Francia y Alemania.

En el caso alemán, el índice compuesto PMI se situó en 53,8 puntos, frente a los 53,5 de agosto, lo que supone su mejor lectura en ocho meses. En Francia, el registro alcanzó los 50,2 puntos (48,8 en agosto), convirtiéndose en la cifra más elevada de los últimos 19 meses y poniendo fin a año y medio de contracción en la actividad (cuando el índice no alcanza los 50 puntos).

Gasto de los consumidores

Tim Moore, economista sénior de Markit y autor del informe para Alemania destacó que “la actividad alemana se mantuvo firmemente en modo de recuperación durante septiembre, por lo que su fortalecimiento debería continuar reverberando a través de la eurozona”.

En cuanto a Francia, el indicador correspondiente a los servicios alcanzó los 50,7 puntos, frente a los 48,9 de agosto, su mejor nivel en 20 meses, mientras que el indicador referido al sector industrial disminuyó a 47,8 puntos, comparados con los 48,5 del mes anterior, su peor lectura en cuatro meses. Otro hecho para la esperanza lo constituye, tal y como apunta Markit, el hecho de que aunque el empleo siguió a la baja, “el ritmo de destrucción de empleo se ha atenuado hasta registrar un ritmo muy modesto”.

Por su parte, el informe Global Economy Watch, elaborado por PwC, puso también ayer de manifiesto que después de cinco años de crisis, las economías desarrolladas parece que ya estarían alcanzando la velocidad necesaria para conseguir la salida de la crisis. Según su análisis, esta afirmación se fundamenta en tres aspectos. En primer lugar, la zona euro creció un 0,3% en el segundo trimestre del año, abandonando 18 meses consecutivos de recesión.

En segundo lugar, el resto de países desarrollados, como Estados Unidos, Japón o Reino Unido incrementaron su actividad un 0,5% en el mismo periodo.

Por último, el informe proyecta un aumento del gasto de los consumidores de las 20 mayores economías del mundo del 3% en agosto. Además, el estudio de PwC refleja que la economía mundial va a continuar creciendo a un ritmo lento en 2014. Concretamente, la zona euro experimentará una recuperación paulatina, con un aumento del 0,9% en 2014 y del 1,5% entre 2015 y 2019. Reino Unido y Estados Unidos crecerán un 2,35% y un 2,6%, respectivamente.

El presidente del BCE, Mario Draghi, una de las voces más prudentes a la hora de vaticinar el final de la recesión, volvió a insistir hoy ante el Parlamento Europeo que espera una “recuperación lenta” los próximos meses e instó a seguir con las reformas. “La actividad se beneficiará de una mejora gradual de la demanda doméstica, con el apoyo de la política monetaria acomodaticia del BCE y del refuerzo de la demanda externa para las exportaciones”, explicó.

Paro y deuda, motivos de dolor de cabeza

En el caso de España, las noticias que llegan desde los principales ámbitos económicos también son positivas. Los últimos indicadores de actividad disponibles apuntan hacia una estabilización de la situación económica, tras casi dos años de contracción, según publicó ayer en su informe Crédito y Caución. Según sus estimaciones, el crecimiento de las exportaciones, la disminución de los desequilibrios internos o los primeros resultados de las reformas estructurales puestas en marcha permiten prever una salida de la recesión en breve, que situará el avance del PIB en 2014 del 1%. Para este ejercicio, todavía espera una caída de la actividad del 1,2%.

Más prudentes son los pronósticos de PwC, que establecen que España experimentará un crecimiento del 0,4% en 2014, mientras que en el periodo entre 2015 y 2019 la economía española aumentará un 1,79% de promedio. Tal y como admiten esta firma de servicios profesionales y el presidente del BCE, Mario Draghi, el hecho de que parezca confirmarse la recuperación a nivel mundial no significa que los problemas de la euro zona hayan acabado. El desempleo y el alto endeudamiento siguen siendo motivo de preocupación en países como Grecia, España o Irlanda.

Asimismo, también señala que algunas de las potencias emergentes, como India, China o Brasil, han frenado su ritmo de crecimiento en los últimos meses, lo que podría lastrar a corto y medio plazo la actividad mundial.

Normas
Entra en El País para participar