El Gobierno de González pide a Montoro que no "haga chistes"
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

Divorcio total entre Hacienda y la Comunidad de Madrid

"Será que les sobra el dinero", dijo Montoro acerca de una posible rebaja fiscal en Madrid

El Gobierno de Ignacio González se siente perjudicado por el actual modelo de financiación

El hecho de compartir las siglas del Partido Popular (PP) no impide que los desencuentros entre el Gobierno madrileño de Ignacio González y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se sucedan. El portavoz del Ejecutivo madrileño pidió hoy a Montoro que "no haga chistes" con "algo tan serio" como es el "castigo" que sufren los madrileños en el reparto de la financiación autonómica. El enésimo conflicto entre ambas Administraciones tiene su origen en las palabras que el ministro de Hacienda pronunció ayer en los pasillos del Congreso cuando le preguntaron su opinión sobre las rebajas fiscales que había anunciado el Gobierno de Ignacio González. "Será que les sobre el dinero", señaló con ironía.

Este comentario ha molestado mucho en la Comunidad de Madrid, que se considera perjudicada por el actual modelo de financiación. González asegura que su región pierde cada año en torno a 1.000 millones por un sistema injusto y que se hizo, siempre según su opinión, para contentar a Cataluña. La falta de financiación no impide que Madrid mantenga los impuestos autonómicos más bajos de toda España y que González esté estudiando aplicar nuevas rebajas fiscales en el Presupuesto de 2014. 

Desde Hacienda, apuntan que resulta contradictorio que Madrid se queje de falta de dinero y baje los impuestos. "No tiene nada ver", responde Salvador Victoria, portavoz del Gobierno madrileño. Victoria asegura que Montoro sabe que "una baja fiscalidad supone mayor recaudación".

El equipo del ministro de Hacienda rechaza esta tesis en un contexto de crisis actual y suele recomendar a sus homólogos de la consejería madrileña que, si precisan más financiación, apliquen el impuesto sobre el patrimonio. Madrid es la única comunidad que ha rechazado recaudar este tributo de competencia autonómica y que grava los patrimonios que superan los 700.000 euros.

La mala relación entre ambas Administraciones se hizo evidente en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado julio, donde Madrid votó en contra de los objetivos de déficit autonómicos impuestos por Hacienda. En este caso, el Ejecutivo de González se posicionó en el mismo bando que Cataluña, Asturias o Canarias, tres comunidades donde no gobierna el PP.  A pesar de la tensión que genera la vía independentista abierta por el Gobierno de Artur Mas, Hacienda mantiene una mejor relación y colaboración con Cataluña que con Madrid. Ello se debe en buena parte a que la Generalitat precisa de la ayuda del Ejecutivo central para refinanciar su deuda.

Las peticiones madrileñas de iniciar ya una reforma del modelo de financiación no reciben respuesta desde el Ministerio de Hacienda ni desde el Palacio de la Moncloa. El Ejecutivo de Rajoy tiene claro que el nuevo sistema de reparto de los recursos autonómicos se negociará junto con la reforma fiscal y entrará en vigor en 2015. Hasta entonces, Madrid seguirá protestando y, probablemente, en vano.

Normas