Tribuna

¿Cambiar el modelo de distribución de coches?

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha entrado como elefante en cacharrería en el mundo de la distribución de coches. Durante los meses de junio y julio realizaron diversas inspecciones a marcas de automóviles y concesionarios y, como resultado de las mismas, se han abierto expedientes sancionadores por posibles prácticas anticompetitivas (fijación de precios y condiciones comerciales y de servicio), así como el intercambio de información estratégica .

Ahora habrá que esperar un periodo máximo de 18 meses hasta que se resuelva la instrucción de estos expedientes, considerados infracciones muy graves. Las posibles prácticas anticompetitivas, según las investigaciones de la CNC afectan a la mayoría de fabricantes y a numerosos concesionarios.

La patronal de los concesionarios, Faconauto, se defiende afirmando que el precio medio efectivo de los coches vendidos en España ha descendido un 9,3% desde 2007, desde los 19.213 euros a los 21.204 de entonces. Lo que no indican es que el mercado ha cambiado mucho desde entonces: se venden otro tipo de coches (modelos low cost como el Dacia Logan ha sido el más vendido dos meses este año, algo inaudito) y hasta las marcas más premium incluyen motorizaciones de acceso mucho más baratas para no perder cuota en un país golpeado por la crisis.

En coches.com trabajamos con cientos de concesionarios y sabemos que la distribución de coches, como muchos otros sectores, lo están pasando mal. Faconauto ofrece cifras escalofriantes: desde 2007 se han cerrado 1.150 concesionarios y se han perdido 52.380 puestos de trabajo. Y eso a pesar de que han contado con ayudas directas a la compra (Plan PIVE, Plan PIVE 2 y Plan PIVE 3), algo de lo que no han gozado otros sectores. De confirmarse los indicios esta investigación de la CNC, resultaría paradójico que el Estado ayude con dinero público a quien no cumple las normas del juego.

Es precisamente en estos momentos de crisis cuando debería mejorar la eficacia en todos los sectores. De igual modo que el Gobierno anunció medidas liberalizadoras en el sector de los hidrocarburos, para que los consumidores tuviesen mejores precios... ¿por qué no se realiza algo similar en la distribución de automóviles? Ese tipo de actuaciones fomentan la competencia y reducen la eficacia.

Si vamos más allá... en el mundo ultraconectado del Siglo XXI... ¿Tienen sentido los concesionarios monomarca para vender coches nuevos? La gente tiene al alcance de las mano las características de cada modelo y muchas veces lo conocen mejor que el comercial que lo atiende en un concesionario. Además, el margen de cada coche vendido se reduce cada vez más... A todo ello se suman las exigencias de las marcas en cuanto a infraestructura y medios, así que todo se acaba sosteniendo gracias a los servicios postventa, no a las ventas de coches nuevos.

En estos momentos de crisis ¿debería abrirse entonces el camino hacia el cambio del modelo en la distribución de coches? Sin duda. Hoy, los fabricantes se preocupan de fabricar un producto. Los concesionarios de venderlo y proveer al cliente de servicios de manteniento (y no más). Pero un buen vendedor que trabaja en un concesionario de una marca, vendería infinidad de coches más si pudiese vender cualquiera de los coches del mercado.

El modelo de venta de coches nuevos en coches.com se basa precisamente en la libre competencia entre concesionarios. Nuestra labor es indicar al usuario cual es el más barato en cada momento siendo los concesionarios quienes suben sus ofertas a la web para poder competir por un mercado mayor, mucho más allá de su ciudad.

No hemos descubierto la rueda. Hay miles de buscadores similares de ofertas en Internet en otros sectores (ropa, seguros, vuelos, hoteles...). Creemos que se debe fomentar la competencia, ayudar al cliente a descubrir el mejor precio del producto que quiere… un sistema que no gusta demasiado a los más conservadores del sector de la distribución del automóvil.

Más allá de cómo se resuelva la investigación de la CDC, el gobierno debería actuar en esa línea. Que un distribuidor de coches pueda vender cualquier marca, al precio que él considere oportuno, sin presiones por parte de las marcas en forma de cerrar el paso a otras, y por el canal que más oportuno considere. Eso redundaría en una mayor competitividad y en unos clientes que obtendrían su producto a un mejor precio.

 Iñaki Arrola es CEO de Coches.com

Normas