El recorte en deducciones sigue por debajo del aplicado en el resto del país desde 2011
 Iñigo Urkullu (centro), el secretario general del PSE-EE, Patxi López (izquierda) y el líder del PNV, Andoni Ortuzar. efe
Iñigo Urkullu (centro), el secretario general del PSE-EE, Patxi López (izquierda) y el líder del PNV, Andoni Ortuzar. efe

PNV y PSE-EE firman el pacto que aumenta la presión fiscal en Euskadi

La deducción máxima por compra de vivienda baja de 1.800 a 1.530 euros

El tipo marginal del IRPF sube del 45% al 49%

El PNV y los socialistas rubricaron ayer un acuerdo fiscal que está pendiente de su aprobación por las diputaciones, que son las que recaudan en Euskadi. Los contribuyentes vascos tendrán menos deducciones por compra de vivienda, ahorro, fondos de pensiones y herencias. Pero la presión tributaria en la autonomía seguirá por debajo de la del resto del país.

El nuevo escenario impositivo alumbrado ayer afecta a todos, tanto a los contribuyentes de rentas altas como a los de ingresos más modestos. El primer ajuste llega en la compra de vivienda, el principal elemento de desgravación de 380.000 ciudadanos de Euskadi. Se mantiene la deducción de 36.000 euros en toda la vida fiscal del contribuyente, pero con menos desgravaciones por ejercicio.

De la inversión realizada en el año (por el pago de créditos hipotecarios o las aportaciones a las cuentas de ahorro), el tipo de deducción se fija en el 18%, con un límite de 1.530 euros [hasta ahora era de 1.800]. Los jóvenes y familias numerosas desgravarán un 20%, frente al 23% anterior. El tope de deducción de estos colectivos baja de 2.300 euros a 1.700 euros. En el resto del Estado, estas medidas están acotadas a rentas inferiores a 24.000 euros y a un tipo del 15% (con un máximo de 1.352 euros).

La propuesta mantiene el tipo para las empresas en el 24%

El acuerdo entre el PNVy el PSE-EE también especifica que las aportaciones a los fondos de pensiones no tendrán bonificaciones a partir de los 5.000 euros (antes 6.000 euros). Los mayores de 52 años podían superar esos límites en 500 euros por ejercicio desde que superaran esa edad. Ya no lo podrán hacer. En el resto del Estado, las aportaciones pueden llegar a 10.000 euros.

El ahorro también recibe un varapalo. Las plusvalías de 15.000 euros tributarán al 21%, al 23% los siguientes 15.000 euros, y a partir de ahí al 25%. Antes, el mínimo era del 20% y el máximo del 22% (del 21% al 27%, respectivamente, en territorio común).

Y en el campo de los ingresos también sube la presión. Las rentas más altas, a partir de 91.370 euros, tributarán al 46%. Un punto más si suben de los 121.820 euros y un tipo del 49% para los que pasen de los 177.650 euros. Antes de que entre en vigor el pacto, las rentas hasta 63.680 euros al año pagan al 40% y al 45% al pasar de los 63.680 euros. En el Estado, las horquillas van desde el 40% (desde 33.007 y hasta 53.407), al 52% que pagan los que ganan 300.000 euros o más.

El tipo máximo del IRPF

pasa del 45% al 49%

Otra de las novedades es la de las herencias. Desde 1989, en Euskadi no se paga el Impuesto de Sucesiones entre familiares de primer grado (de padres a hijos). El acuerdo de nacionalistas y socialistas acaba con esta peculiaridad. Fija un 1,5% en estos casos, aunque están exentos los primeros 400.000 euros. En el ámbito de las sucesiones, cada autonomía tiene su propia normativa.

Los despidos también tendrán otro trato tributario. Las indemnizaciones no cotizan en el actual escenario, siempre que no excedan de los tres años y medio de salario de la antigua modalidad de contrato indefinido. La normativa que promueven PNV y PSE-E sólo deja exentos los primeros 180.000 euros. A partir de esa cantidad, el resto hay que declararlo como ingreso del trabajo.

En el ámbito de las empresas, la propuesta de PNVy PSE-EE mantiene el tipo general del Impuesto de Sociedades en el 28%, que es del 24% para las pymes. En cambio, la tributación de las cooperativas mantiene sus tipos singulares (entre el 8% y el 9% de los beneficios del ejercicio). En el Estado, el tipo general para las compañías es del 30% y del 20% al 25% para las pymes, según categorías por ingresos.

El colectivo de contribuyentes en Euskadi supera ligeramente el millón de personas (sobre un censo total de 2,2 millones de habitantes). Aquellos que realizan donaciones, podrán desgravarse un 20%, según la normativa que quieren sacar adelante PNV y PSE-EE. Y los trabajadores que tomen una participación accionarial en la empresa que les da empleo podrán deducirse un 10% de esa inversión, con un límite de 1.200 euros.

El pacto fue suscrito ayer en Vitoria por el secretario general de los socialistas, Patxi López, y por el líder del PNV, Andoni Ortuzar, junto con el lendakari Iñigo Urkullu. Es para toda la legislatura y en opinión del último de los citados permitirá que Euskadi remonte mejor que otras regiones la actual crisis económica. Las medidas aportarán unos recursos adicionales de 1.500 millones, que se destinarían a costear parte de las medidas dirigidas a impulsar la economía y el empleo y a sostener los servicios públicos esenciales.

Normas