Acepta la petición de REE de hacer un nuevo cable eléctrico a Baleares y conectar Ceuta
Redes de alta tensión de REE.
Redes de alta tensión de REE.

Soria carga 3.200 millones al sistema eléctrico con 16 conexiones en las islas

Ha remitido una propuesta de orden ministerial a la CNE

La norma no forma parte de la reforma eléctrica, pese a los costes

El pasado 31 de julio, el Ministerio de Industria remitió a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) una propuesta de orden ministerial por la que se añaden fuertes inversiones al programa de instalaciones de la red de transporte (alta tensión) para este año, que solo un día antes el departamento que dirige José Manuel Soria le había pedido el operador del sistema y propietario de las redes de transporte, REE.

 La propuesta de orden, que llegó a la CNE en medio de la vorágine de normas (una docena) de la reforma eléctrica aprobada por el Gobierno a mediados de ese mes, resultó una enorme sorpresa ya que no formaba (ni forma) parte oficial de un paquete legislativo con el que el Gobierno pretende acabar con el déficit de tarifa. Ello a pesar del elevado coste que tendrán las nuevas inversiones para el sistema y toda una paradoja teniendo en cuenta los recortes que la reforma impone a las empresas eléctricas y a la industria, y las subidas de tarifas que sufrirán los consumidores.

Soria carga 3.200 millones al sistema eléctrico con 16 conexiones en las islas

El programa de infraestructuras incluye 16 interconexiones eléctricas en los sistemas extrapeninsulares: un nuevo cable (en dos direcciones) entre Baleares y la península; el primer enlace eléctrico con Ceuta y distintas conexiones entre las islas de los dos archipiélagos. Proyectos que requerirá una inversión de 1.930 millones de euros y supondrá un coste para el sistema de 3.162 millones, según el texto legal al que ha tenido acceso CincoDías. De dicho coste, 1.776 millones corresponderán al cable de Baleares (su territorio cuenta ya con otro, además de un gasoducto submariono), que suma una inversión de algo más de mil millones.

Algunos de estos proyectos fueron paralizados en la Planificación Energética 2008-2016 aprobada por el Gobierno anterior, pero otros los congeló el año pasado el actual Ejecutivo a través del Real Decreto Ley 13/2012 a la vista del permanente derrumbe de la demanda y la lacra del déficit de tarifa, que supera los 26.000 millones. La paralización de infraestructuras no afecta solo a la electricidad, sino también al gas.

Entre las empresas del sector ha sorprendido sobremanera que las inversiones, que abordará REE y, por tanto, pasarán a engrosar su retribución, se consideren urgentes, excepcionales y “con riesgo inminente para la seguridad de suministro” (argumento que permite dicho RDL). También que se tramiten a través de una orden ministerial, cuando Industria debe abordar este mismo otoño una nueva Planificación Energética.

El Ministerio de Industria pide, efectivamente, que se haga una excepeción “a la suspensión” de las inversiones, que se aplicará mediante un acuerdo del Consejo de Ministros. Para ello advierte “del impacto económico negativo en el sistema causado por la no construcción de instalaciones que se pretende excepcionar”.

Industria califica de “imprevistos” los nuevos enlaces

Las actuaciones del programa anual de infraestructuras de la red de transporte, que el Ministerio de Industria considera “hechos imprevistos”, incluyen ni más ni menos que el desarrollo de la red de alta tensión de Canarias para integrar el concurso eólico del archipiélago; varios enlaces para la integración del sistema balear: un cable de tecnología VSC Península- Mallorca y nuevos enlaces Mallorca-Menorca, Mallorca-Ibiza e Ibiza-Formentera, cada uno de ellos de 132 kV; otros tantos entre Gran Canarias, Fuerteventura y Lanzarote con dos nuevos enalces entre las dos primeras islas y el refuerzo del existente entre Gran Canarias y Lanzarote, así como dos cables submarinos entre Tenerife y La Gomera.

También se propone la construcción de dos cables submarinos entre la Península y Ceuta, de 132 kV, lo que supondría la primera conexión eléctrica de la ciudad autónoma con una inversión de 120 millones.

En todos los casos, Industria transmite, sin más, los argumentos de la empresa que preside José Folgado. Así, en el caso de Ceuta, Industria / REE asegura que “sigue muy expuesta a los apagones mientras sea una isla eléctrica” y dado su reducido tamaño. Y recuerda que en enero de 2011 (hace más de dos años) su red se colapsó y desde entonces ha sufrido 30 incidentes.

En Baleares, y con el fin de abaratar costes, considera necesarias inversiones de más de mil millones para recuperar los proyectos de desarrollo de redes que habían sido abandonados. Otro tanto opina en el caso de Canarias, que mantiene seis subsistemas eléctricamente aislados y para los que se estiman unas inversiones de 535 millones, además de 192 millones para integrar los nuevos parques eólicos. Todo ello, costará 3.162 millones para el sistema.

Proyectos más caros que los ahorros de la reforma eléctrica

Detrás de la petición de REE para abordar fuertes inversiones en los sistemas extrapeninsulares en plena crisis, subyace el hecho de que el operador, que adquirió por imperativo legal todas las redes de alta tensión de dichos sistemas, no ha cumplido con los objetivos de mejora de dichas redes (compradas a Endesa) que puso en marcha en 2010 a través del programa MAR.

Endesa, que mantiene las redes de distribución y la mayor parte de la generación en los archipiélagos, Ceuta y Melilla, ha alegado en la CNE que los ahorros de costes que pretende REE con los nuevos enlaces se producirán solo en dichos territorios, pero, a cambio aumentarán los costes de generación peninsular. No solo no se producirán ahorros, sino un sobrecoste de 380 millones al año para el conjunto del sistema, un volumen mayor que los recortes que la reforma eléctrica pretende con la reducción de ingresos a la distribución (348 millones), el transporte (76 millones)y fuera de la península (215 millones). Estas inversiones impedirán cumplir con el límite del 0,6% del PIB en inversiones en transporte que establece una de las normas de la reforma eléctrica

En el caso de Baleares, la interconexión de gas con la península, que tuvo un coste de 500 millones, se vinculó a la construcción de 900 MW de ciclos combinados (otros 850 millones) necesarios para asegurar el suministro. Ahora, señala Endesa, se proponen nuevas inversiones que dejarían ociosas dichas infraestructuras.

En el sector consideran además que el trámite para descongelar las inversiones en transporte podría ser “irregular”. Al ser considerada una excepción a la ley debía haber pasado antes por el Consejo de Ministros e informar a las comunidades afectadas.

Normas
Entra en El País para participar