Nuevo rumbo de la empresa de alimentación
Juan Manuel Urgoiti atiende a los medios de comunicación tras ser designado por unanimidad como presidente del Consejo de Administración de Pescanova, en la Junta General Extraordinaria de Accionistas celebrada en Chapela (Pontevedra). EFESalvador Sas Ver fotogalería
Juan Manuel Urgoiti atiende a los medios de comunicación tras ser designado por unanimidad como presidente del Consejo de Administración de Pescanova, en la Junta General Extraordinaria de Accionistas celebrada en Chapela (Pontevedra). EFE/Salvador Sas EFE

Las familias Carceller y Oetker cogen el timón de Pescanova

El consejo de administración de Pescanova, tradicionalmente compuesto por destacados representantes del mundo de la empresa y la banca gallega, va a estar controlado a partir de ahora por la familia catalana Carceller, que tiene como socio estrella al grupo familiar alemán Oetker, propietarios de uno de los mayores conglomerados industriales europeos.

A la cerveza Damm, los sándwiches de Rodilla o el agua Fuente Liviana, los Carceller suman ahora los productos del mar de Pescanova. Grupo Damm, que además de contar con un 6,2% de Pescanova es también accionista de referencia de la cotizada Ebro Foods, factura cerca de mil millones de euros al año y emplea a más de 3.000 personas con un nivel de deuda asimilable. La empresa cotiza en la Bolsa de Barcelona y está participada en un 27,8% por la familia Carceller a través de Disa Corporación Petrolífera, y en un 25% por los Oetker. El tercer accionista de la compañía es una firma domiciliada en Holanda que es propiedad de otras tres sociedades situadas en aparentes paraísos fiscales.

El grupo Oetker facturó el pasado año cerca de 11.000 millones de euros. Miembros de la familia alemana se sientan en el consejo de Damm, y también en el de Ebro Foods. El conglomerado germano emplea a más de 22.000 personas, controla negocios millonarios en el sector de la alimentación (a través de Dr. Oetker comercializa postres, yogures, pizzas congeladas, etc.); las bebidas (es propietario de marcas de cervezas como Radeberger o Clausthaler, y de vinos con la empresa Henkell & Co. Sektkellerei); la industria (es dueña del grupo Hamburg Süd, la mayor compañía privada de buques de Alemania, con 160 barcos y una plantilla de 4.500 personas); y las finanzas (los Oetker son propietarios de Bankhaus Lampe, un banco de inversión alemán fundado en el año 1852). Además poseen otros muchos negocios relacionados con la industria química, el transporte (Roland Transport) y el turismo (como la cadena de hoteles de lujo Oetker, con establecimientos en Alemania, Francia y Marruecos).

Controlando ahora el consejo de Pescanova, ¿añadirán los Carceller y los Oetker a su lista de productos de alimentación los de la multinacional gallega? ¿Adquirirán divisiones de Pescanova en una probable reestructuración del grupo? ¿Qué consecuencias para Grupo Damm tendrán las investigaciones judiciales en marcha en la Audiencia Nacional relacionadas con presuntos delitos fiscales? La composición del nuevo órgano de gobierno de Pescanova cierra una etapa pero los interrogantes, sobre la efectiva viabilidad de Pescanova y sobre el posible interés de Damm y Oetker en el grupo español siguen abiertos.

Banca acreedora

Además, estos hipotéticos planes podrían verse frustrados. Se prevé que las entidades acreedoras tengan que asumir una fuerte quita de su deuda en Pescanova y que parte de esta se convierta en acciones, pasando así a convertirse en los dueños de la pesquera en unas semanas. Y, de momento, solo Sabadell, propietario del 3,39% a través de Liquidambar, ha manifestado su respaldo a Damm.

Frentes judiciales abiertos

Cerrada la composición del nuevo consejo de Pescanova, accionistas, consejeros y ejecutivos mantienen todavía varios frentes judiciales abiertos. El próximo mes declararán en la Audiencia Nacional altos cargos de la empresa, entre ellos el expresidente Manuel Fernández de Sousa, al que se le imputan cinco presuntos delitos, y el exconsejero Alfonso Paz Andrade. El magistrado ha impuesto una fianza por responsabilidad civil a diez altos cargos de Pescanova y seis sociedades relacionadas que suman 1.200 millones. La pasada semana la policía portuguesa impidió que la esposa de Sousa traspasara cuatro millones desde una cuenta en un banco portugués a otra entidad china.

Joaquín Yvancos, exabogado de José María Ruiz Mateos, representante de accionistas que presentaron ante la Audiencia Nacional la primera querella contra Pescanova, advirtió ayer en el transcurso de la junta que otros miembros del anterior consejo, entre ellos José Carceller, podrían ser imputados más adelante.

El fondo Cartesian, con el 5% de Pescanova, ha mostrado su decisión de presentar una demanda contra BDO, la consultora que auditó los últimos diez ejercicios de la multinacional gallega, sin apuntar nunca salvedad alguna a las cuentas.

También el juez Ruz dictó esta semana un auto en el que acusaba de presuntos delitos fiscales a Demetrio Carceller Coll, padre del presidente de Damm, Demetrio Carceller Arce.

Normas
Entra en El País para participar