La sociedad retribuía de media 95.000 euros por empleado y año
Sede central de la empresa Pescanova en Chapela, Pontevedra.
Sede central de la empresa Pescanova en Chapela, Pontevedra.

La matriz de Pescanova redujo en abril en más de la mitad su plantilla

Pescanova SA, matriz del grupo pesquero, redujo el pasado mes de abril su plantilla en más de un 50% dejándola en 50 personas. La compañía destinaba más de 11 millones de euros al año al gasto de personal.

Pescanova SA, en concurso de acreedores con 3.641 millones de euros de deuda, empleaba a 126 personas en 2011. En diciembre de 2012 eran 122 los profesionales que integraban la plantilla del grupo. A 30 de abril de este año –Pescanova dio la primera señal de alarma sobre su delicada situación el 28 de febrero, cuando comunicó ala CNMVque no formulaba las cuentas del pasado ejercicio–, el número de personas que trabajaba en la sociedad era solo de 50, según el informe concursal presentado esta semana al juez por Deloitte, designado administrador concursal de Pescanova por el regulador del mercado español.

“Si bien es cierto”, señala Deloitte, “que a 30 de abril de 2013 la plantilla de Pescanova se componía de 50 empleados, durante los meses desde enero hasta marzo la plantilla era superior a 120 personas”. En el mes de abril, continúa el administrador concursal de Pescanova, “tuvo lugar una reducción de plantilla que consistió en una reubicación de trabajadores en otras sociedades de Grupo Pescanova, así como en jubilaciones”.

Los trabajadores de Pescanova SA tienen 16 pagas a lo largo del año

La consultora añade en su informe que los responsables de la empresa han explicado que la reducción de personal “se llevó a cabo debido a la bajada de actividad de la concursada y el traslado de parte de las actividades que tradicionalmente se hacían de manera centralizada en Pescanova a las diferentes sociedades participadas”.

De acuerdo al informe de Deloitte, la empresa destinó a la partida de gastos de personal 11,7 millones de euros en 2011, y 11,6 millones en 2012. En abril de este año el gasto en personal contabilizado asciende a 3,6 millones de euros.

La consultora añade que los empleados de la sociedad tienen 16 pa_gas a lo largo del año, 12 pagas ordinarias y 4 extraordinarias, “así como una bolsa de vacaciones”.

Mayor valor de los inmuebles

Pescanova SA es propietaria de varios activos inmobiliarios. Entre ellos, el edificio Bouzas, situado en Vigo y que consta de cuatro viviendas. La administración concursal valora el inmueble en 0,26 millones.

El activo inmobiliario de mayor valor del que dispone la firma es una concesión administrativa sobre una superficie de33.640 metros cuadradosen el puerto de Vigo, destinados a la construcción de oficinas y una nave de mil metros cuadrados. El edificio principal de oficinas tiene dos plantas y una planta baja y cuenta con4.490 metros cuadradosconstruidos. Deloitte señala que Tinsa, empresa líder en España en valoración inmobiliaria, estimó en septiembre de 2011 el valor de este activo en 4,5 millones. Sin embargo, el pasado mes de julio Tinsa llevó a cabo una nueva valoración, otorgando al activo un valor mucho ma_yor, de 13,8 millones.

La empresa también es propietaria de un terreno en Chapela, en Pontevedra, donde está la sede del grupo, de3.660 metros cuadradosque conforman principalmente el tramo de carretera que lleva a la empresa. El valor contable que Pescanova SA otorga en sus libros a este activo es de cero euros; pero una nueva valoración de Tinsa, de julio, le otorga un valor de 0,32 millones.

Pescanova SA también es propietaria de puestos en Mercamadrid, Mercabilbao y Mercavalencia, a los que la administración concursal les da un va_lor entre los 85.000 y 120.000 euros.

La empresa también es poseedora de dos locales comerciales en Las Palmas de Gran Canaria, a los que Deloitte otorga un valor de 299.000 euros. No obstante, la administración concursal señala que sobre la “plena titularidad” de estos dos locales existen “dudas”.

Bonistas y accionistas celebran asamblea y junta

Pescanova celebra esta semana asamblea de bonistas y junta general extraordinaria de accionistas. La asamblea, que tendrá lugar mañana en el hotel Rías Bajas, en Pontevedra, ha sido convocada por BNP Paribas Securities Services en su condición de comisario del sindicato de bonistas, y a ella están llamados los titulares de bonos de tres emisiones realizadas por Pescanova en los últimos años que suman 450 millones de euros. En concreto, se trata de una emisión de bonos convertibles lanzada en 2010 por importe de 110 millones de euros, a un tipo del 6,75% y con vencimiento a 2015, de la lanzada en 2011 por 180 millones, al 5,125% y con plazo de amortización en 2017, y de la suscrita en 2012 por 160 millones a un tipo del 8,75% y con vencimiento en 2019. En la asamblea se informará a los bonistas sobre la situación de la empresa y se propondrán medidas legales.

El jueves, en primera convocatoria, Pescanova celebra junta general extraordinaria de accionistas, de la que previsiblemente saldrá un nuevo consejo de administración. La junta –a la que algunos accionistas que acudirán a la misma denominan como “la junta de los abucheos”– tiene que votar alguna de las propuestas para formar nuevo consejo de administración.

De momento solo Grupo Damm, segundo mayor accionista de la empresa, con el 6,2% del capital, ha desvelado los nombres que propone para formar dicho consejo. Las otras propuestas serán las que anuncien el fondo Cartesian, con el 5% de Pescanova, aliado con pequeños accionistas representados por el despacho Cremades & Calvo-Sotelo que tienen el 3%, y el propio Fernández Sousa, que informará sobre su propuesta en el transcurso de la junta.

Unilever paga 4,5 millones al capitán Pescanova

Imagen publicitaria de Pescanova.
Imagen publicitaria de Pescanova.

Pescanova ha cobrado este año 4,5 millones de euros que ha pagado la multinacional Unilever tras haber sido condenada por una campaña publicitaria similar a la que Pescanova hace con su famoso Capitán Pescanova.

Pescanova y Unilever pleitearon durante más de 10 años por el empleo de la figura del Capitán Pescanova por parte del grupo gallego en su publicidad y del Capitán Frudesa por parte de la multinacional británica en sus campañas publicitarias. En diciembre de 2008 el Tribunal Supremo declaró firme una sentencia a favor de Pescanova dictada en 2005 (la cuestión llegó a los juzgados en 1996).

En el informe concursal de Deloitte sobre Pescanova presentado al juez la pasada semana, la consultora señala que en 2012 las periodificaciones a corto plazo de la compañía se incrementaron en 3,8 millones y que, según explicaciones de los responsables de la empresa, la variación responde al registro en diciembre de 2012 de una provisión de los ingresos “derivados de la sentencia por el procedimiento llevado a cabo contra Unilever en relación a la campaña publicitaria Capitán Pescanova por un importe aproximado de 4,5 millones de euros que fueron cobrados por la concursada en el ejercicio 2013”.

En sus cuentas Pescanova registra en el apartado de otros gastos de explotación, como “servicios exteriores”, el importe destinado a publicidad. En 2011 el grupo gastó en esta partida 44,9 millones y en 2012 este gasto ascendió a 59,1 millones. A abril de 2013 la cifra era de 7,2 millones.

Normas