El mercado prevé que la banca busque relevo para los más de 229.000 millones que debe al BCE en las oficinas
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Seis razones que anticipan que la rentabilidad de los depósitos volverá a subir en enero

La rentabilidad de los depósitos de la banca española ha tocado fondo. El comienzo del fin de la barra libre de liquidez del BCE –al que los bancos españoles tienen que devolver más de 229.000 millones–, la incipiente recuperación económica y la tendencia al alza del euríbor impulsarán el precio del pasivo, según los expertos.

Los tipos de interés de los depósitos se han desplomado desde comienzos de año. Han pasado del 4% que ofrecían habitualmente los bancos a finales de 2012 a un máximo del 2,5% para el común de los clientes que contraten sus imposiciones a un plazo superior a los dos años.

El Banco de España puso orden en la retribución del pasivo a los particulares para evitar que las entidades machacaran sus márgenes. Todos los bancos acataron la recomendación y pusieron en marcha los límites sugeridos por el organismo que dirige Luis María Linde. Cuentan, eso sí, con la libertad de poder saltárselos para el 15% de la cartera pendiente de renovación, potestad que utilizan para atraer o retener a clientes preferentes.

La rentabilidad media de los nuevos depósitos con vencimiento a un máximo de 12 meses se ha hundido a la mitad, hasta el 1,44% del pasado julio desde el 3% de finales de 2012.

1,41%

es el tipo de interés medio que ofrecía la banca española en julio en los depósitos con vencimiento a menos de un año.

4,01%

era el tipo medio de los depósitos a un máximo de 12 meses que se vendían a finales de 2008. _

3%

se pagaba a finales de 2012. Pese al previsible repunte, los expertos descartan que se llegue a tan elevados niveles.

Los expertos consultados consideran que el panorama comenzará a cambiar a partir del primer trimestre de 2014. Ya hay movimientos que confirman esta tendencia, como el efectuado por Popular, que la semana pasada anunció depósitos con una rentabilidad de hasta el 3%.

De momento se mantienen alineados todos los factores que explican las bajas rentabilidades pero hay seis claves que hacen pensar en un alza suave –eso sí, no se alcanzarán los rendimientos pasados– a partir del próximo año. Son las siguientes:

1 Las entidades financieras tenían prestados a familias y empresas 1,44 billones de euros a cierre de julio, un 21% menos que a finales de 2010. Si la banca concede menos crédito necesita menos liquidez. Si se consolida la incipiente recuperación económica, la tendencia se revertirá y las entidades requerirán más efectivo.

2 El segundo factor es que los ahorradores siguen demandando depósitos, como demuestra el hecho de que las familias contaban con 737.144 millones a 30 de julio en este tipo de productos, un 2,8% más que a finales de 2012. No obstante, la situación comienza a cambiar; los fondos de inversión españoles se han convertido en un poderoso competidor, con un crecimiento en el patrimonio cercano a los 17.000 millones de euros entre enero y julio, según Inverco, la asociación del sector.

3 El tercer motivo es que la banca española continúa empapada en la liquidez barata del BCE. A cierre de julio le debían 229.141 millones a largo plazo, dinero en su mayor parte procedente de las megasubastas de liquidez efectuadas por Mario Draghi a finales de 2011 e inicios de 2012. El próximo año ya tendrán que comenzar a devolver ese dinero... De hecho, los analistas de banca de Credit Suisse avisan en un reciente informe de la elevada dependencia de las entidades medianas de la ventanilla del BCE.

4 La cuarta razón es que, pese a que Mario Draghi insiste en que el precio del dinero a corto plazo seguirá bajos, el euríbor a 12 meses se ha disparado un 16,5% desde el mínimo que marcó el 23 de mayo. El viernes pasado, se situó en el 0,551%. Los tipos de interés a medio plazo se mueven, además, claramente al alza y este es el escenario al que se enfrenta la economía mundial en los próximos meses, confirma Juan Luis Luengo, responsable de fondos de inversión de Citi en España. Por ejemplo, el bund alemán a 10 años paga el 2% frente al mínimo del 1,17% que marcó el pasado mayo. La deuda estadounidense a una década ha pasado de ofrecer el 1,6% de hace cuatro meses a cerca del 3% actual.

5. Enrique Lluva, responsable de Renta Fija de Ahorro Corporación Gestión, augura que la subida en las rentabilidades de los depósitos comenzará a partir de 2014 y que se intensificará en la segunda mitad del ejercicio, cuando la banca tenga más cerca el límite para devolver la liquidez a tres años que solicitó al BCE. Los vencimientos que afronta la banca incentivarán que se reactiven las ofertas par atraer el dinero de los particulares. Popular, BBVA, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter suman vencimientos por unos 75.000 millones de euros, según Bloomberg.

6 La captación de liquidez en oficina ayuda al sector a depender menos de la financiación mayorista. Una estrategia en la que los bancos españoles se han esforzado ante la sequía en los mercados de capitales y en la que Bruselas desea que profundicen; además les es muy útil para captar clientes rentables.

 

Vencen 120.000 millones hasta final de año

De aquí a fin de año la banca española afronta vencimientos de depósitos por unos 120.000 millones de euros, según se deduce de las estadísticas del Banco de España.

Una parte de este dinero se está dirigiendo a la inversión colectiva, que ofrece alternativas que prometen hasta el 4% anual en productos con rentabilidad objetivo. Otra parte de los clientes dirige su mirada hacia los seguros de ahorro, como los planes de previsión asegurada (PPA) o los PIAS (planes individuales de ahorro sistemático). Ambos productos, a diferencia de las imposiciones a plazo fijo, son instrumentos fuera de balance de las entidades financieras y no están afectados por las recomendaciones de rentabilidad del Banco de España. El organismo que dirige Luis Linde, en cualquier caso, se ha cuidado mucho en no hacer una normativa específica, de forma que en cualquier momento puede dar vía libre a los bancos para que mejoren el precio de los depósitos minoristas. “Y_así lo hará en caso de que la coyuntura lo exija”, sentencia un directivo de banca. Entre enero y junio del próximo año, vencerán unos 86.000 millones de euros en depósitos.

Ahora las entidades extranjeras son las más generosas en la remuneración. Banco Espírito Santo ofrece un 3% a un año a partir de un mínimo de 50.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar