Los precios se incrementan tras cuatro semanas consecutivas de descenso
Un usuario repostando en una estación de servicio de Madrid
Un usuario repostando en una estación de servicio de Madrid

La subida del petróleo se contagia a los combustibles

El litro de gasolina y gasóleo suben un 0,55% y un 0,74%, respectivamente

El precio solo recoge parcialmente el alza de cinco dólares del barril de crudo

La más que previsible intervención de Siria ha vuelto a convulsionar el precio del petróleo. Pese a que es un productor insignificante, su posición geográfica como zona de tránsito de crudo y sus estrechas relaciones con dos grandes productores, como Rusia o Irán, han disparado los temores a un posible recorte del suministro o de la producción mundial. El primer impacto de estos acontecimientos ha sido una fuerte subida del precio del barril de Brent, de referencia en Europa, que ha escalado a máximos en seis meses, superando los 116 dólares por barril, con un alza de cinco dólares esta semana.

Un encarecimiento que se ha transmitido de forma automática al surtidor. El precio del litro de gasóleo y de gasolina se ha incrementado en España un 0,55% y un 0,74% esta semana, según los datos proporcionados en el Boletín Petrolero de la Unión Europea. Unos precios que el Ejecutivo español transmitió el lunes a las autoridades comunitarias y que por lo tanto no reflejan la posterior subida del precio del crudo. Este hecho invita a pensar que la semana que viene volverán a subir el precio de los combustibles en España y que podrían empezar a acercarse a los máximos de septiembre de 2012 (1,518 euros por litro para la gasolina y 1,522 para el gasóleo). Incluso aunque lleguen a esos niveles, el precio de venta al público en España está todavía por debajo de la media de la Unión Europea (1,592 y 1,629 euros por litro). Solo Chipre, Luxemburgo y Austria tienen precios inferiores en la zona euros.

La razón se encuentra en que, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos autonómicos y el final de las exenciones fiscales a la mezcla de biodiésel, España sigue contando con una menor presión fiscal. En concreto, los impuestos representan el 50% del precio final para la gasolina (un 57% de media en la Unión Europea) y el 45% del gasóleo (un 50% en la UE).

Los precios de los carburantes en España son de los más baratos de la zona euro y de los más caros si se descuentan los impuestos

Si se descuentan los impuestos, la situación es radicalmente contraria, ya que España aparece como uno de los países con los combustibles más caros. El precio de gasolina y gasóleo es de 0,739 y 0,762 euros por litro, muy por encima de la media europea (0,699 y 0,733).

 

Normas
Entra en El País para participar