Firme demanda en deuda a tres y nueve meses; la próxima subasta a largo plazo será el 5 de septiembre
Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro.
Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro.

El Tesoro vende 4.070 millones en letras a un coste que roza el mínimo histórico

Excelente subasta de deuda a corto plazo. El Tesoro ha colocado sin ningún problema 4.070 millones de euros en letras a tres y nueve meses, con una rentabilidad por los suelos y una demanda más que holgada, de casi 10.500 millones de euros. El importe de la colocación se ha colocado en la parte máxima del rango, que oscilaba entre los 3.000 y los 4.000 millones de euros.

En la deuda a tres meses, España pagará un mínimo 0,155%, cerca de su mínimo histórico del 0,13% del pasado abril, y claramente por debajo del 0,442% que prometió en la subasta del pasado 23 de julio. A nueve meses, ha prometido un 1,089%, también un coste muy ajustado en comparación con el 1,152% de la colocación de hace poco más de un mes.

La demanda en las letras a nueve meses ha alcanzado los 5.955 millones de euros, de los que se han adjudicado 3.060,3 millones de euros. A tres meses, se han solicitado 4.531 millones de los que se han colocado 1.006,4 millones de euros. 

El organismo que dirige Íñigo Fernandez de Mesa celebró una subasta el día 1 de agosto, cuando vendió 3.217,88 millones en bonos a tres y cinco años y bajó los tipos de interés. No volvió a los mercados hasta el pasado martes día 20, cuando colocó 4.148 millones en letras a seis y 12 meses.

España ha logrado el 76% de la financiación a largo y medio plazo prevista para todo el año. Es decir, ya tiene 92.200 millones de los 121.300 presupuestados. La holgada situación va a permitir a España rebajar de forma contundente el importe que solicitará al mercado en lo que queda de 2013. “A partir de septiembre, reduciremos en un 30% el volumen de las emisiones en las subastas programadas”, explica Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro.

El Tesoro metió el turbo desde comienzos de año. En varias subastas a medio y largo plazo (bonos con vencimiento a dos años o más) superó ampliamente los 5.000 millones de euros –el 10 de enero, por ejemplo, colocó 5.817 millones a dos, cinco y 13 años– y la tónica habitual ha sido vender más de 4.000 millones. El importe medio se sitúa en 4.313 millones. Además, se han realizado cuatro emisiones sindicadas.

A partir de ahora, no será necesario tanto esfuerzo. Se requerirán menos de 3.000 millones de euros en cada una de las 10 programadas para captar la deuda a medio y largo hasta mediados de enero del próximo año. La próxima emisión de deuda a medio y largo plazo se celebrará el próximo jueves 5 de septiembre.

Normas