La agencia prevé una recuperación lenta del país
Sede de la agencia Fitch en Nueva York.
Sede de la agencia Fitch en Nueva York.

Fitch considera que Holanda perderá la triple A

Detrás de la perspectiva negativa de Fitch está “el empeoramiento de las dinámicas de deuda pública, que han conseguido mantener sin embargo el tirón, así como la persistente recesión económica, el alto endeudamiento de las familias y la bajada de precios inmobiliarios”.

Fitch pronostica que la deuda bruta llegue a un máximo del 80% del PIB en el horizonte de 2018 y luego se relaje paulatinamente a medio plazo.

La agencia espera una recuperación “lenta” de la economía holandesa, sobre la que pende un proceso de déficit excesivo.

Así, prevé que la economía holandesa se contraiga un 1,3% este año, se estanque en 2014 y comience a crecer al 1% en 2015.

Además, la exposición de la banca holandesa al sector inmobiliario ha creado, según la agencia, un círculo vicioso que está amplificando la caída de los precios de la vivienda y la pérdida de confianza.

Con todo, Fitch mantiene por ahora la triple A y muestra su satisfacción, entre otros factores, por “la flexibilidad, diversificación, alto valor añadido y competitividad” de la economía holandesa.

También destaca su perfil de crédito, que considera beneficiado por sus instituciones financieras nacionales, y sus sólidas finanzas públicas.

Resalta la resiliencia del sector financiero holandés, que hace que los riesgos del mismo sean para Fitch “muy bajos”.

Sobre las reformas llevadas a cabo por el Gobierno en el sector inmobiliario, la agencia señala que se han dado los primeros pasos para equilibrar el mercado.

También es positiva la valoración de la agencia de notación sobre la reforma de las pensiones, por la que se retrasa de cara a 2021 la edad de jubilación de los 65 a los 67 años.

En términos globales sobre la crisis de la eurozona, Fitch considera que los últimos doce meses han reflejado progresos gracias a las reformas fiscales nacionales, los compromisos adquiridos a nivel comunitario y la gradual construcción de la unión bancaria.

Con todo, a su juicio, “la crisis de la eurozona no se ha terminado y potenciales lastres fruto de la crisis siguen estando presentes”, un análisis en línea con el ofrecido por la Comisión Europea la pasada semana.

 

Normas