Piden a la UE que suspenda la ayuda financiera al país
Simpatizantes de los Hermanos Musulmanes y del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi se cubren con máscaras de gas durante los choques con la policía en El Cairo (Egipto).
Simpatizantes de los Hermanos Musulmanes y del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi se cubren con máscaras de gas durante los choques con la policía en El Cairo (Egipto). EFE

Las protestas en Egipto se saldan con 173 muertos desde el viernes

Las autoridades detienen al hermano del líder de Al Qaeda

El Gobierno interino estudia disolver la organización de los Hermanos Musulmanes

Las protestas organizadas por los Hermanos Musulmanes contra el golpe de Estado del pasado 3 de julio que supuso la detención del presidente islamista Mohamed Morsi y la formación de un Gobierno interino se ha saldado con 173 muertos desde el viernes y más de un millar de heridos. Estas cifras, ofrecidas por el Ministerio de Sanidad, podrían incrementarse en la medida en que los disturbios se suceden en todo el país. 

Durante la jornada del sábado, islamistas y fuerzas de seguridad han intercambios disparons en la mezquita de Al Fatah, en el Cairo. Reuters informa que la política ha irrumpido en el templo para detener a los partidarios de Morsi. 

La Presidencia de Egipto ha señalado que el país se halla en “guerra contra el terrorismo” y acusó a los manifestantes islamistas que piden la restitución del depuesto presidente Mohamed Mursi de ser “fuerzas extremistas”. En una comparecencia ante la prensa, el asesor presidencial para Asuntos Políticos, Mustafa Higazi, aseguró este sábado que el pueblo egipcio salió a las calles para levantarse contra el “fascismo teocrático” de los Hermanos Musulmanes y que fueron los líderes de este grupo quienes impidieron un arreglo negociado a la crisis.

Respecto a la afirmación previa de un portavoz gubernamental de que el Ejecutivo estudia la ilegalización de los Hermanos Musulmanes, Higazi se limitó a decir que no hay esfuerzos para disolver ninguna organización, pero que “toda organización que trabaje en Egipto tiene que estar legalizada con medidas jurídicas para que actúen dentro del marco de la ley”.

Conmoción internacional

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, y su homologo qatarí, Chalid al-Atija, reaccionaron este sábado con “indignación y consternación” ante la continuación de la violencia en Egipto. “Los muertos nos consternan y nos indignan”, dijo Westerwelle tras un encuentro con Al-Atija en Berlín. Westerwelle añadió que sólo el diálogo puede llevar al final de la violencia y manifestó también su indignación por los nuevos ataques a cristianos en Egipto.

El Gobierno austríaco defindió que la Unión Europea suspenda la ayuda financiera a Egipto hasta que se restaure el proceso de democratización en el país árabe. “Hay que retener los 5.000 millones de euros hasta que el proceso vaya de nuevo en dirección a una democratización”, defiende el ministro de Exteriores austríaco, Michael Spindelegger, en una entrevista que publicará mañana el diario “Kurier” y que adelanta hoy la agencia APA.

Según el ministro, Bruselas ha de usar la ayuda financiera para ejercer presión sobre las autoridades egipcias. El jefe de la diplomacia austríaca reconoce que el depuesto presidente Mohamed Mursi fue elegido de forma democrática, pero recuerda que las protestas ciudadanas fueron incluso más numerosas que contra el expresidente egipcio Hosni Mubarak. “Decisivo es que se celebren pronto nuevas elecciones”, indica Spindelegger, quien rechaza la escalada de violencia en las calles y la falta de diálogo entre Gobierno y oposición islamista.


Normas