La City

Los ‘gallifantes’ de Soraya

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, está obsesionada con la maraña legislativa del país y quiere hacer limpieza. Observa cada jueves en las comisiones preparatorias del Consejo de Ministros cómo cada cambio normativo tropieza con infinidad de normas de rango similar y reglamentos de desarrollo, y que no siempre pueden ser derogados alegremente sin vulnerar derechos de unos y privilegios o prerrogativas de otros. A su juicio, cada norma que se apruebe debe derogar otra. Y para ello ha establecido una especie de ranking gubernamental en las reuniones, de tal guisa que concede gallifantes a los ministros por cada norma derogada y pone cruces a aquellos que no observan su recomendación y no acompañan los proyectos normativos nuevos con derogaciones de los viejos.

Normas
Entra en El País para participar