Los analistas creen que el acuerdo con Yoigo en 4G será positivo para Movistar
Sede de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.
Sede de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Telefónica recibirá 300 millones con la venta de antenas a Abertis

El pacto provocará un incremento de la competencia en la banda ancha fija

Nuevo paso de Telefónica en su estrategia de reducción de la deuda. Y es que, con la nueva venta de antenas móviles a Abertis, que forma parte del acuerdo a tres bandas con Yoigo, podría percibir hasta 300 millones de euros, según las estimaciones de los analistas de BPI.

Y es que el pacto contempla la adquisición por parte de Abertis de un mínimo de 4.227 antenas de Telefónica y Yoigo por 385 millones de euros. En esta línea, los analistas de Sabadell explicaban este viernes en un informe que el 70% de este importe corresponderían a Telefónica, lo que supondría 270 millones de euros. Para los expertos de esta entidad financiera, estos ingresos “aceleran la reducción de deuda”.

A su vez, los analistas de Bankia indican que la venta de antenas concede visibilidad al valor oculto de la infraestructura pasiva, al tiempo que Telefónica reduce deuda.

En términos generales, diversos analistas coinciden en que el acuerdo con Yoigo será positivo para Telefónica. Sabadell cree que, a corto plazo, permitirá a la operadora disponer de 4G, y así evitar la pérdida de los clientes más avanzados. “Creemos que el despliegue actual de 4G es aún muy reducido, por lo que a corto plazo se trataría más bien de marketing y posicionamiento comercial”, señalan estos analistas, que creen que Telefónica podrá ofrecer 4G sin desplegar de forma desordenada y poco eficiente y mantener su plan de despliegue LTE optimizado a sus frecuencias de 800 MHz, 900 MHz y 2.600 MHz.

En esta línea, Morgan Stanley indica que Telefónica no estará obligada a construir su propia red de 4G hasta que estén disponibles las frecuencias de 800 MHz, “probablemente en 2015”. Asimismo, Bankia afirma que con el acuerdo, la operadora aumenta su cobertura 4G con una inversión baja.

Con respecto al impacto sobre el conjunto de la industria, los analistas del banco de inversión estadounidense creen que, tras el acuerdo de Movistar y Yoigo, el proceso de consolidación en el sector español de las telecomunicaciones “es ahora menos probable”. La firma recuerda que Yoigo estuvo a la venta en 2012, pero el proceso fue abandonado posteriormente, indicando que los acuerdos de roaming establecidos ahora por Telefónica y Yoigo podrían incluir penalizaciones.

A su vez, Bankia indica que la maniobra es defensiva y permite a un alternativo como Yoigo, que no tiene presencia en la banda ancha fija, frenar el crecimiento de otros alternativos con un posicionamiento comparable.

En relación al posible impacto del acuerdo para los competidores, Sabadell indica que el pacto supondrá un incremento de la competencia en la banda ancha fija. Estos analistas advierten de que supone una mayor presión para Vodafone y Orange, sobre todo esta última, “con la ventaja para Yoigo de acceder al producto de fibra por lo que, desde nuestro punto de vista, la operación de fusión y adquisición tendría cada vez más sentido”. Asimismo, BPI también advierte de que el debilita la posición de Orange y Vodafone.

 

Normas
Entra en El País para participar