Una norma de febrero encarece el coste de estos incentivos en la factura de la luz
Jose Manuel Soria, ministro de Industria, y Alberto Nadal, secretario de Estado de Energía.
Jose Manuel Soria, ministro de Industria, y Alberto Nadal, secretario de Estado de Energía.

Un ‘error’ regulatorio de Soria dispara en mil millones las primas renovables

La previsión de Industria pasa de 9.050 a 10.000 millones este año

La factura se encarece y las empresas cobran lo mismo

Las empresas del sector de renovables ya lo advirtieron en febrero: la nueva regulación incluida en el RDL 2/2013 de medidas urgentes en el sector eléctrico y financiero incrementaría el coste de las primas que pagan los consumidores en la factura de la luz. Dicha norma eliminaba el anterior sistema de retribución de las energías verdes, que hasta entonces tenían dos alternativas:o cobrar el precio de mercado compensado con una prima o recibir directamente un precio regulado o tarifa. Con el citado RDL se eliminó la primera opción y quedó únicamente la de la tarifa y, claro está, la posibilidad que todas tienen de optar por el mercado libre sin prima.

 La medida afectó sobre todo a los parques eólicos, que, para evitar riesgos, se pasaron en masa a la opción de precio regulado en la que siempre han estado las solares en lugar de vender la energía producida en el mercado. La norma fue rechazada desde el principio por las empresas que advirtieron del encarecimiento de las primas y a las que el tiempo ha dado la razón.

Así, mientras en la orden ministerial de peajes eléctricos, la tarifa que financia dichos incentivos, Industria preveía para todo el año un coste de 9.050 millones de euros para primas del régimen especial, en los nuevos peajes incluidos en el paquete de la reforma eléctrica que entrarán en vigor mañana, el ministerio ya prevé 10.000 millones de euros, por tanto, 950 milones más.

¿Cómo es posible semejante incremento cuando existe una moratoria a las energías renovables por lo que apenas se han incorporado nuevos megavatios al sistema? En buena parte, se ha debido a la nueva regulación cuya aplicación ha coincidido además con una fuerte caída del precio de mercado, que se ha tenido que compensar a las empresas en forma de primas. Aunque estas cobran lo mismo con un sistema que con otro, el coste recaerá en su totalidad sobre los consumidores, cuando podrían haberlo cobrado en el mercado. Según los datos de la CNE, el pago unitario a la producción del régimen especial en 2012 fue de 79,69 euros/MWh, mientras en el primer semestre de este año dicho pago se ha incrementado hasta los 88,25 euros MWh.

Otro factor que ha contribuido a engordar el coste de las primas han sido las condiciones meteorológicas de la primera parte del año, en que se incrementó de manera importante la producción eólica e hidráulica debido a un invierno muy ventoso y lluvioso.

El error regulatorio del departamento de dirige José Manuel Soria da al traste con los ajustes que la polémica reforma eléctrica aprobada en julio asesta al sector. De hecho, el recorte de la retribución a las renovables que Industria estima para este año (750 millones que figuran también en el balance de costes e ingresos de los nuevos peajes), ni siquiera van a cubrir los casi mil millones de desviación. Por tanto, un año perdido.

La reforma eléctrica supone un nuevo cambio en el sistema de retribución, que tendrá en cuenta una rentabilidad determinada por toda la vida regulatoria de la instalación, y se basará en estándares aún por elaborar. Las empresas afectadas han denunciado la nueva regulación, entre otras razones, porque supone la tercera en un año.

 

 

La eólica pide cambios en el trámite de la reforma

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha presentado alegaciones ante la Comisión de la Energía (CNE) al anteproyecto de ley del Sector Eléctrico, a la orden de peajes y a cinco de los decretos que integran la reforma eléctrica. Esta asociación cree que la eólica será la más afectada si el Gobierno no establece “los parámetros de manera adecuada”.

La AEE opina que la reforma “es retroactiva, discriminatoria y arbitraria” al sustituir el actual sistema de retribución de las inversiones por un “complemento a la inversión” ligado a las obligaciones del Tesoro a 10 años más 300 puntos básicos. Una rentabilidad ajena al criterio de los países occidentales, basado en el coste del capital (WACC). Como este complemento se aplica a toda la vida útil de las instalaciones, “es claramente retroactivo”, según la AEE, que lo considera discriminatorio pues no se aplica a ningún otro coste regulado.

Algunas plantas, entre ellas algunas de las más eficientes podrían quedarse din derecho a percibir más incentivos por haber superado el nuevo umbral de supuesta rentabilidad, alega la asociación. Ycomo los estándares para la retribución se incluirán en una futura orden ministerial, al menos, hasta finales de año, los parques desconocen lo que van a recibir. En definitva, desparece el régimen especial y las medidas de fomento a las renovables que exigen las directivas, según la AEE.

La eólica también se verá afectada por otras normas contra las que ha alegado la AEE: tendrá que financiar futuros déficit de tarifa; el coste del servicio se interrumpibilidad, que “carece de sentido”;parte del pago por respaldo a las renovables y los pagos por capacidad. Ycree que el sistema de subastas para nuevos megavatios en Canaria desincentivará las inversiones.

Mañana sube la factura de la luz

La subida de los peajes eléctricos que forman parte del paquete legislativo de la reforma eléctrica se aplicará a partir de mañana sábado, según informó esta semana el propio ministro de Industria, José Manuel Soria. Será la primera vez que el recibo de la luz suba en un mes de agosto y una de las subidas más complicadas de especificar para cada tipo de consumidor.

La orden de tarifas, cuyo informe fue aprobado el miércoles de la semana pasada por la Comisión Nacional de la Energía(CNE) incluye un cambio en la estructura del recibo, en el que subre la ponderación o el peso que el término fijo tiene en el mismo, respecto al consumo. Una medida que desincentivará el ahorro y castigará a las segundas viviendas y los hogares más humildes que no tengan bono social.

Durante la presentación pública de la reforma eléctrica, tanto el ministro de Industria como el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, anunciaron que los peajes de acceso subirían un 6,6%, pero, teniendo en cuenta que esta tarifa supone solo una parte de la factura, la subida media sería del 3,2%.

Un cálculo basado en el volumen de ingresos que el ministerio pretende obtener (900 millones de euros), pero que en kWh se traduce en una subida superior al 8% de media. A ello hay que sumar el efecto de pagar más a partir de ahora por el término de potencia o fijo.

Industria ha hecho cuadrar los peajes sin saber cómo quedarán los recortes de los ingresos de las emrpesas que incluye la reforma eléctrica. El balance entre ingresos y costes del sistema cuadran por primera vez en muchos años, al menos en el papel, gracias a los ajustes a las empresas, la subida de tarifas y la aportación del Estado. Industria prevé un superávit de tarifa de 19 millones.

Normas
Entra en El País para participar