El líder socialista pide la dimisión de Rajoy
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su réplica al presidente del Gobierno el 1 de agosto de 2013.
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su réplica al presidente del Gobierno el 1 de agosto de 2013. EFE

Rubalcaba: “Le pido que se marche, está haciendo daño a España”

"Lo que genera dudas fuera es no venir al Congreso"

l líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba concluyó su primera intervención en el pleno parlamentario exigiendo a Rajoy que “en un gesto de generosidad” abandone la presidencia del Gobierno. La supuesta financiación ilegal del PP, los sobresueldos, la contabilidad b y la relación entre el presidente y “el tesorero infiel”, como denominó a Luis Bárcenas, fueron los caballos de batalla sobre los que el líder socialista fundamentó sus exigencias.

 Desde el comienzo de su intervención, Rubalcaba quiso centrar el debate en el caso Bárcenas. A las acusaciones de Rajoy de generar incertidumbre fuera de España, Rubalcaba contestó que “lo que genera dudas fuera es justamente no venir a esta Cámara”. El socialista apeló a otro argumento para justificar la comparecencia del presidente: “Financial Times, Der Spigel o The Economist, no es de mí de quien hablan, es de usted”.

Pero fue la corrupción el eje de su discurso. “Los delitos contra la democracia no prescriben”, apuntó el líder socialista insistiendo en la dimisión del presidente. Según él, Rajoy ya no tiene autoridad “para pedir a los españoles según qué cosas”.

A propósito de los SMS que habrían intercambiado hasta marzo pasado el jefe del Ejecutivo y el extesorero del PP, Rubalcaba dijo que dichas conversaciones eran las de “un socio que habla con otro socio que le puede poner en apuros”. Además, recalcó que, por las fechas de los mensajes, el contacto entre ambos continuó después de que se conociesen las cuentas de Bárcenas en Suiza. El líder de la oposición, como antes había hecho Rajoy, recurrió a las citas textuales para rememorar algunas conversaciones como “sé fuerte” o “Luis, nada es fácil, hacemos lo que podemos”. Esta actitud hacia el tesorero cambió, según Rubalcaba, en el momento en el que Bárcenas rompió su silencio. Entonces “empezó a ser un delincuente”, aseguró el líder socialista. En cualquier caso, la intervención inicial de Rajoy no cambió la impresión de Rubalcaba sobre los hechos a debate: “La verdad de esta historia es como parece ser”.

“Hubo sobresueldos”

Punto por punto, el líder socialista fue cuestionando las explicaciones del jefe del Ejecutivo, que, en su opinión, se había limitado a decirle al país “esto no es lo que parece”. “Claro que hubo sobresueldos”, exclamó Rubalcaba refiriéndose a lo que antes Rajoy había llamado “complementos salariales”.

Tampoco tuvo dudas sobre la existencia de una contabilidad b en el Partido Popular: “Es la suma de la A, auditada por el Tribunal de Cuentas, y la B presentada por Bárcenas en la Audiencia Nacional”. Y sobre el supuesto sistema de financiación ilegal del partido, Rubalcaba también fue muy duro: “¿Con qué autoridad va a decir a los ciudadanos que no evadan impuestos si su partido lo lleva haciendo 20 años?”, interpeló el líder de la oposición.

Rubalcaba insistió en la falta de autoridad moral de Rajoy para exigir sacrificios a los ciudadanos y para hablar de corrupción. Por todo lo anterior, la moción de censura sigue siendo una opción contemplada por el PSOE, un instrumento al que los socialistas no renuncian “por lo que ha pasado y por lo que pueda pasar”, apostilló Rubalcaba.

El rifirrafe entre ambos líderes continuó en el turno de réplica. A las acusaciones del jefe del Ejecutivo, respondía el socialista presumiendo de honradez: “Jamás en mi vida política he cobrado en negro ni mandado SMSa delincuentes; usted, solo con el SMS enviado, debe dimitir”. Rubalcaba retó al presidente del Gobierno a un cara a cara si este último así lo quiere.

Normas
Entra en El País para participar